Un fabricante chino amenaza con revolucionar la industria del EV. Y aún no ha vendido un solo coche

Un fabricante chino amenaza con revolucionar la industria del EV. Y aún no ha vendido un solo coche
8 comentarios

La fabricación de coches eléctricos en China está en auge. Ahora, un nuevo competidor ha entrado en el terreno de juego con una línea de automóviles que ha creado el caos bursátil en el país asiático. Se trata del desarrollador inmobiliario más grande de China, Evergrande NEV, quien a su vez tiene una variedad de inversiones fuera del sector inmobiliario, desde clubes de fútbol hasta villas para jubilados. Y sí, ahora apunta al negocio de los coches eléctricos y ha cautivado a los inversores. En el pasado China’s 2021 Auto Show, nueve de estos modelos en exhibición eran la atracción más visitada del evento. De hecho, la compañía ha alcanzado cifras de cotización inimaginables en pocos meses.

Sin embargo, esa presencia audaz oculta una verdad incómoda: Evergrande no ha vendido un solo automóvil.

Un mercado millonario. Para tener una idea de cómo la marca ha revolucionado el mundo del automóvil en apenas unos meses hay que conocer las cifras: los accionistas han impulsado las acciones de Evergrande NEV que cotizan en Hong Kong hasta más del 1.000% en el último año, lo que le ha permitido recaudar miles de millones de euros en capital fresco. Ahora tiene un valor de mercado de alrededor de 65 mil millones de euros, superando a empresas punteras como Ford, General Motors, BMW o Renault.

La tendencia alcista. El mercado de los coches eléctricos está en auge. Las ventas en China podrían subir más del 50% solo este año, según la firma de investigación Canalys. Basta con echar un vistazo al sector: es el más grande del mundo para automóviles de nueva energía, donde 400 fabricantes de vehículos eléctricos de alta gama se disputan la atención de los consumidores. ¿El problema? Aún les queda obtener beneficios.

Competencia. Aunque Evergrande NEV llegó bastante tarde a la batalla, tiene un valor de mercado mayor que muchos fabricantes tradicionales del país. En marzo de 2019, Hui Ka Yan, presidente de Evergrande y uno de los hombres más ricos de China, prometía enfrentarse a Elon Musk (fundador de Tesla) y convertirse en el mayor fabricante mundial de vehículos eléctricos en tres años. Aunque no lo tiene fácil.

Tesla ha ganado un punto de apoyo envidiable en China, estableciendo su primera fábrica fuera de los EE UU y vendiendo alrededor de 35.500 coches en marzo. El rival chino Nio Inc. a principios de este mes alcanzó un hito significativo cuando su vehículo eléctrico número 100.000 salió de la línea de producción, lo que llevó incluso a Musk a tuitear sus felicitaciones. Hace unos meses hablábamos en Magnet sobre el coche eléctrico más vendido del mundo. De China, cómo no. El Hong Guang Mini EV del gigante automovilístico AIC Motor.

Despegar. La atención la tienen, pero en la práctica el plan de ruta no está del todo claro. El presidente de la compañía planeaba comenzar la producción de prueba a fines de este año. Pero, hasta el momento, no se espera que las entregas comiencen hasta algún punto de 2022. Las expectativas de una capacidad de producción anual de 500.000 a 1 millón de vehículos eléctricos para marzo de 2022 también se han visto frustradas hasta 2025. Sin embargo, la compañía emitió un nuevo pronóstico optimista: 5 millones de automóviles al año por 2035. A modo de comparación, el gigante mundial Volkswagen AG entregó 3,85 millones de unidades en China en 2020.

Pero no es solo el programa de producción retrasado de Evergrande lo que llama la atención. Un pequeño vistazo bajo el capó de la compañía revela prácticas que tienen a los veteranos de la industria rascándose la cabeza de incredulidad: desde hacer que la venta de apartamentos sea parte de los KPI de los ejecutivos de automóviles, hasta intentar crear una línea de modelos demasiado ambiciosa para cualquier fabricante.

Hengchi

El misterio. Bill Russo, fundador de la firma de asesoría Automobility Ltd. señalaba hace unos días que se trata de una empresa extraña: "Han invertido mucho dinero en algo que realmente no ha conseguido devolver nada”. Además, las operaciones de Evergrande NEV revelan el alcance de su enfoque poco ortodoxo. Si bien ha establecido tres bases de producción, en Guangzhou, Tianjin en el norte de China y Shanghai, la compañía ni siquiera tiene una línea general de ensamblaje de automóviles en funcionamiento. El equipo y la maquinaria aún se están ajustando, según personas que han visto el interior de las fábricas pero no quieren ser identificadas.

En un reportaje de Bloomberg, Evergrande NEV explicaba que estaba preparando maquinaria para la producción de prueba y que podría fabricar “un automóvil por minuto” una vez que se alcance la producción total.

Prácticas extrañas. También resulta curioso que se les pida a sus trabajadores que ayuden a vender bienes raíces, la columna vertebral del imperio Evergrande. Los nuevos empleados deben someterse a una capacitación interna y asistir a seminarios que los analizan sobre el historial de propiedades de la empresa, algo que no tiene nada que ver con la fabricación de automóviles.

Además, se alienta a los empleados de todos los departamentos, desde los trabajadores de la línea de producción hasta el personal administrativo, a promover la venta de apartamentos, ya sea mediante la publicación de anuncios en las redes sociales o llevando a familiares y amigos a los centros de venta para que parezcan abarrotados. El personal de nivel gerencial incluso tiene sus bonos de desempeño vinculados a tales esfuerzos, decían algunos trabajadores.

Y son 14 modelos a la vez. Quieren ir a lo grande. Igual demasiado rápido. En lugar de lanzamientos de unos cuantos modelos que ensalzar, Evergrande NEV está lanzando todos los tipos de automóviles a la vez bajo su marca Hengchi, que se traduce como 'galope imparable'. Desde sedanes hasta SUV y vehículos polivalentes. Los precios oscilarán entre los 10.000 euros y los 76.000. Se trata de una estrategia de desarrollo de productos completamente diferente a la de los pioneros en vehículos eléctricos como Tesla, que solo ofrece cuatro modelos. Nio y Xpeng también han optado por centrarse en sólo un puñado de modelos, e incluso así están luchando por abrirse paso en el mercado.

Sin ningún plan de fabricación a largo plazo, Evergrande sigue emitido directivas inflexibles para cumplir con sus últimos objetivos de producción. Mientras, se vanaglorian diciendo que han entrado en una "etapa de aceleración hacia la producción en masa".

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio