Compartir
Publicidad

Finlandia te ofrece unas vacaciones gratis para que aprendas a ser feliz. No funciona así

Finlandia te ofrece unas vacaciones gratis para que aprendas a ser feliz. No funciona así
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un año después, Finlandia sigue siendo el país más feliz de la Tierra. Lo asevera de nuevo el World Happiness Report, el informe elaborado anualmente por Naciones Unidas para identificar las naciones del planeta más satisfechas con su propia existencia. Finlandia, proveedora de generosos servicios públicos, se ha afianzado en lo más alto de la tabla. Y ha llegado a una conclusión lógica: ¿por qué no explotarlo?

¿Cómo? Mediante la campaña "Rent a Finn". Su premisa es simple. Tenemos la oportunidad de "alquilar" a un finlandés para descubrir de su mano, y durante los idílicos meses de verano, el secreto de la felicidad. Visit Finland ha puesto a disposición del resto de la humanidad a ocho fineses plenamente satisfechos con su existencia. Ofrece sufragar tanto los gastos de traslado como los de alojamiento.

Vacaciones gratis en el sitio más feliz de la Tierra. Tan sólo tienes que rellenar un test, subir un vídeo explicando tus motivos y encomendarte a la suerte.

¿Por qué? Primero, por el evidente gancho promocional que ofrece el World Happiness Report. Si los finlandeses son las personas más felices de mundo, Finlandia debe parecerse al paraíso terrenal. Segundo, por la filosofía que subyace tras la iniciativa: Visit Finland atribuye el elevado grado de satisfacción nacional a un estilo de vida, a su permanente contacto con su maravillosa naturaleza.

No es tan sencillo.

Los parámetros. Como vimos en su momento, el informe elaborado por Naciones Unidas no es más que un recopilatorio estadístico. Se vale de métricas macroeconómicas y de encuestas de satisfacción percibida para generar un ránking de naciones felices. El PIB per cápita, la esperanza de vida y el bienestar (servicios sanitarios, educación, redes de apoyo familiar o estatal) juegan un rol determinante.

También la percepción propia de la felicidad y elementos más abstractos como la "generosidad" o la "libertad" para tomar decisiones.

El truco. Ponderar la felicidad es complejo, en gran medida por lo abstracto de la tarea. Junto a Finlandia aparecen los sospechosos habituales: Dinamarca, Suecia, Noruega, Canadá, Australia o Nueva Zelanda. Lo que tienen en común no son bellos lagos e infinitos bosques, sino estados funcionales y poco corruptos, altos niveles de salud y riqueza, oportunidades laborales y menor riesgo de caer en la pobreza.

¿Cómo ser feliz? La campaña de Visit Finland se vale de un viejo ideal: el camino hacia la felicidad está plagado de saunas, retiros espirituales y contactos con la naturaleza. Es un estilo, aspiracional e imitable. Sin embargo, sabemos que las tradiciones culturales y los modos de vida son predictores imperfectos del bienestar, porque parten de experiencias personales y sesgos distorsionados.

La felicidad no se aprende viviendo en una cabaña junto al lago y comiendo grillimakkara, sino con mediante ascensores sociales, servicios públicos y oportunidades. Dicho de otro modo: con dinero. Aunque la sauna ayude.

Imagen: Miguel Virkkunen Carvalho

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio