Publicidad

La gente tiene miedo de entrar a un baño público. Así que está comprando urinarios portátiles

La gente tiene miedo de entrar a un baño público. Así que está comprando urinarios portátiles
9 comentarios

Si los acontecimientos de este año hubieran sido narrados en una serie de televisión haría tiempo que criticaríamos la falta de recursos de los guionistas, abocados a acontecimientos cada vez más absurdos e improbables. Pero no. 2020 es real. Y la siguiente gran tendencia que amenaza con tomarnos a todos son los urinarios portátiles, pequeños artilugios que nos privarán de regresar a un baño público.

Las compras. Según relata Profitero, una compañía dedicada al análisis del comercio digital, las búsquedas de bolsas-urinarios de usar y tirar aumentaron hasta cinco veces entre el 2 de mayo y el 6 de junio. Un término en particular, "Travel John disposable urinal bags", causó sensación entre los consumidores de Amazon. Travel John es una de las firmas especializadas en la materia más reconocibles.

Confesiones. Según Irvine, la compañía que produce tan singulares aparatos, la demanda ha crecido de forma "drástica". La fiebre por los retretes portátiles llega a tal punto que han tenido que "pausar temporalmente nuestras campañas en redes sociales", a un tiempo que multiplicando la producción. Sí les dio para incluir un anuncio en la revista de la NASCAR. También aspiran a publicitarse en televisión.

La lógica. ¿Qué está pasando? Dos fenómenos paralelos. Por un lado, se acerca el verano. Buscamos sitios más concurridos, socializamos más, nos desplazamos a lo largo del país. Por otro, una desescalada gradual y repleta de precauciones. Uno más uno igual a dos. Los espacios cerrados y poco ventilados, proclives al contacto, como los baños públicos, son espacios a evitar de forma casi intuitiva.

Pero nuestras necesidades humanas siguen ahí. Y es en ese hueco de mercado donde se han colado los urinarios móviles.

Funcionamiento. Es simple. Las bolsas contienen una serie de productos químicos que transforman la orina en un material sólido e inodoro. Una vez completado el proceso, es tan sencillo como depositar el material en una basura cualquiera. No es ninguna revolución tecnológica. Lleva en el mercado muchos años, y se diseñaron originalmente para montañeros (el Everest da fe de que la humanidad los necesita). También han resultado populares en festivales de música, de forma lógica.

Fiebres. Lo que quizá nadie podría esperar es que se popularizaran entre el resto de la población porque nos fuera a dar miedo entrar en espacios de dudosa calidad higiénica, como los baños públicos. Tampoco podríamos haber previsto el pánico a quedarnos sin papel higiénico, la fiebre por la levadura la locura por las piscinas hinchables o tantas, tantas otras cosas y patrones de consumo que nos está regalando 2020.

Pero aquí estamos. En un momento de la historia en el que mear en mochilas portátiles es tendencia.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios