Los giros a la izquierda en coche son un peligro. Ahora la ciencia quiere acabar con ellos

Los giros a la izquierda en coche son un peligro. Ahora la ciencia quiere acabar con ellos
21 comentarios

Girar a la izquierda es una de las maniobras más peligrosas que un conductor puede hacer en la carretera. Según algunos estudios, aproximadamente el 61% de todos los choques que ocurren en las intersecciones se deben a un giro a la izquierda. ¿Por qué? Básicamente porque este movimiento te manda justo contra el tráfico que viene en dirección contraria. Algunos expertos argumentan que quitarlos mejoraría la fluidez de la circulación y salvaría muchas vidas.

La gravedad del asunto. Estos giros suelen producirse en las intersecciones, que es donde se cruzan más coches que vienen en diferentes direcciones y, a veces, también a una velocidad considerable. Este artículo de Inverse señalaba que el 40% de todos los choques ocurren en esas zonas y que el 50% acaba con lesiones graves y el 20% con muertes. Un motivo bastante razonable para replantearnos lo que ocurre en ellas.

Cómo usarlos. Normalmente, cuando queremos girar a la izquierda, ¿que hacemos? Esperar hasta que aparezca un espacio suficiente en el tráfico que se aproxima por ese lado. Algo que depende más de la habilidad del conductor y de su visión y capacidad de anticipación que de otra cosa. Un error humano puede ser mortal. Y seamos sinceros, en esas situaciones somos ansiosos: todos sabemos lo que es estar atrapado detrás de una fila de coches esperando para girar a la izquierda, un hastío profundo.

¿La otra manera? Detener el tráfico que viene en sentido contrario y darles a los coches que giran a la izquierda su propia flecha, según se comentaba en aquel artículo de Inverse. Más seguro, sí, pero se cierra toda la intersección para el resto, reduciendo el ritmo.

Imagen de una interseccion.
Imagen de una interseccion común en las carreteras españolas.

¿Qué dice la ciencia? Los científicos de la Universidad de Penn State defienden que eliminar los giros a la izquierda es la idea más inteligente para solucionar el embrollo. Un nuevo estudio publicado en Transportation Research Record intenta encontrar el equilibrio adecuado entre eliminar esas maniobras sin ponérselo difícil a los conductores.

Y es algo que ya se ha probado antes. De hecho, UPS, el servicio de paquetería, cambió las rutas de entrega para minimizar los giros a la izquierda que realizaban los conductores en 2004 y así reducir los tiempos de viaje, el consumo de combustible y las emisiones de carbono. Aunque puede parecer una tontería, los resultados tuvieron efectos muy beneficiosos. La empresa dice que por año se ha conseguido ahorrar 37 millones de litros de combustible, 20.000 toneladas de emisiones de carbono y les permite entregar 350.000 paquetes más.

¿Cómo funcionaría? Simplemente planificando con anticipación la dirección y girando a la derecha más veces. Es decir, en lugar de girar a la izquierda una vez, deberíamos de girar a la derecha tres veces dando una vuelta a la "manzana". No es algo que no se pueda hacer. Algunas ciudades como San Francisco ya tienen giros a la izquierda limitados. ¿Compensa recorrer 600 metros más? Sí. Aquí varios científicos explicaban cómo el tiempo de espera a veces es mayor que recorriendo más distancia.

Aquí un dibujo de cómo serían los giros:

Giro a la izquierda.

¿Pero eliminarlos todos? No, todos no, ya que algunos ni siquiera dan problemas. Además, hay tantos, que sería imposible acabar con ellos de golpe. ¿Cómo proceder? La respuesta depende de la ciudad y su casuística, tal y como plantea este artículo de The Conversation: desde cómo se ordenan las calles hasta cuánto tráfico puede juntarse en horas punta.

Pero de acuerdo con la investigación, hay una conclusión clara: los primeros giros de las intersecciones que deberían eliminarse son las de los centros de los pueblos o ciudades, que es donde más tráfico hay y más coches se beneficiarían de una circulación más fluida.

Temas
Inicio