Compartir
Publicidad

Guía de supervivencia para el viajero frecuente de Ryanair

Guía de supervivencia para el viajero frecuente de Ryanair
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Viajar es maravilloso, pero el viaje en sí es horrendo. Exceptuando un puñado de masoquistas encantados de perder días de su vida entre autobuses, trenes y aviones, la mayor parte de las personas detestan el proceso. Especialmente si nos referimos a la aviación civil. Especialmente si hablamos de las compañías de bajo coste. Especialmente si Ryanair. Pero no temas: hay luz al final del túnel. Se puede ser un viajero frecuente de Ryanair y sobrevivir al intento.

¿Cómo? Requiere experiencia práctica, aunque conviene aclarar que Ryanair ha relajado sus términos de uso y condiciones desde que comenzara a operar vuelos de bajo coste en España. Tiempo atrás, allá por 2011, subirse a un avión de Ryanair implicaba superar toda una serie de obstáculos, retos y dificultades tan sólo a la altura de los más dignos aventureros. Hoy la compañía suaviza su imagen con anuncios publicitarios y un rediseño general de su imagen.

Antes que nada: viajar con Ryanair ya es más fácil

El aumento de otras compañías de bajo coste donde la experiencia era notablemente menos ardua también ha facilitado que Ryanair reoriente su política

¿Qué ha pasado para que de repente Ryanair haya caído en la cuenta de que quizá tratar a sus pasajeros como ganado no era la mejor estrategia de negocio? En primera instancia, que los propios viajeros se han cansado. Ryanair sigue ganando mucho dinero y continúa siendo la compañía de bajo coste líder, pero no crece tanto como pudiera crecer. De forma sorprendente, operar en contra del cliente tiene consecuencias negativas.

El aumento de otras compañías de bajo coste donde la experiencia era notablemente menos ardua también ha facilitado que Ryanair reoriente su política. El resto lo han conseguido las autoridades, con algunas sanciones que han provocado, entre otras cosas, que la empresa se vea obligada a permitir un segundo equipaje de mano en cabina (¡horror!). Sea como fuere, Ryanair está cambiando. Pero subirse a un aeroplano de la compañía irlandesa continúa siendo una experiencia difícil.

38984322_b7263c1901_o.jpg

Si aún no has probado suerte con Ryanair, continúa leyendo, quizá esto te permita afrontar la incertidumbre de todo vuelo con mayor seguridad. Si eres pasajero habitual, continúa leyendo, es posible que encuentres muchas de estas situaciones más que familiares.

Ten cuidado: la web está llena de trampas

El punto de partida siempre es la ahora renovada página web de Ryanair. Tiempo atrás, abrir el portal implicaba enfrentarse a una serie de ofensas visuales difíciles de sortear, tales como un gigantesco logotipo blanco sobre fondo azul chillón en Comic Sans (cursiva) y otros elementos decorativos amarillo aún más chillón, todo rodeado de banners y una sobreabundancia de elementos informativos que gritaban, en tu oído y sin misericordia, "te odiamos".

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de volar con una compañía de bajo coste, cualquiera de ellas y especialmente Ryanair, es que lo más importante es el precio

Hoy la primera toma de contacto es menos dramática: la tipografía del logotipo ha cambiado y es más seria, el espeluznante amarillo de antaño ha desaparecido, la home es equilibrada y seria e incluso hay fotografías de alegres pasajeros que, quién sabe, podrían ser tú. Acceder a la compra del billete es extremadamente sencillo: en un cajón a la derecha de la web, tan sólo hay que introducir el lugar de partida y la ciudad de destino. A partir de ahí, a buscar vuelos.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de volar con una compañía de bajo coste, cualquiera de ellas, es que lo más importante es el precio. De modo que no compres el primer billete que tengas a mano: busca entre las semanas de antes y de después para encontrar los destinos y los billetes más baratos. Es cuestión de ingenio.

Comprar billetes: busca el aeropuerto más barato

Hay cierta mitología sobre si un billete de Ryanair sube o baja de precio en función de la cantidad de veces que lo busquemos en su motor interno. Hace varios años llegué a un rumor que decía con exactitud que a la tercera búsqueda la compañía subía automáticamente el precio. Es una leyenda, pero sí es cierto que el precio de los billetes fluctúa: es posible que hoy valgan más o menos de lo que valían ayer o de lo que valdrán mañana. Dado que es imposible predecirlo, no merece la pena esperar: si un billete vale 120€ cuatro semanas antes del vuelo, lo lógico es que no cambie.

Ryanair Aeropuerto

La época de vacas flacas terminó, por cierto. No esperes encontrar billetes tan baratos como hace cuatro años. Es cierto, antiguamente era posible viajar dentro de España por menos de 10€ o marcharse a Bruselas por un precio combinado total de unos 35€, pero ya no es así. Cualquier viaje a Londres, por ejemplo, estará como mínimo por encima de los 70€. Siguen siendo las mejores tarifas, de modo que merece la pena comprarlas.

Juega con la cantidad de aeropuertos que Ryanair tiene desplegados tanto por España como por Europa: mira los trenes y los buses, no tengas miedo a desplazarte después de haber aterrizado

Si un destino es demasiado caro, busca otro. Juega con la cantidad de aeropuertos que Ryanair tiene desplegados tanto por España como por Europa. A menudo puedes descubrir que viajar desde Milán a Barcelona un fin de semana es demasiado caro, pero que en esas mismas fechas hacerlo desde Milán a Girona o Reus es mucho más barato. Si tu destino real es Barcelona, mira los trenes: el billete combinado final puede ser más barato que desplazarte directamente a la ciudad condal.

No temas hacerlo. No estás aquí por la comodidad sino por el precio.

Una mochila es tu mejor aliada cuando vuelas

Una vez superadas todas las páginas promocionales de la página se llega al punto final, de compra y descarga de billetes. Importante: Ryanair ahora permite billete electrónico. Siempre es un riesgo salirse del modelo tradicional, especialmente si por defecto la compañía en cuestión ha tratado de hacerte la vida imposible durante años, pero funciona. Mira la lista de aeropuertos donde el servicio no está activo, en cualquier caso. Por defecto, imprime. Es una horrible incomodidad, pero es improbable que una hoja de papel con tinta te juegue una mala pasada.

Ryanair Maleta Tamano

Viajar es sinónimo de maleta. Maleta es sinónimo de problemas. Hasta hace escasos meses, Ryanair sólo admitía una maleta de mano entre las pertenencias de sus sufridos pasajeros. Hoy puedes llevar dos, aunque con ciertas condiciones. La primera sigue siendo la clásica maleta de mano, complementaria a la grande, dimensiones reducidas pero suficientes y un peso máximo de 10 kilos. La segunda es bastante más pequeña, tamaño neceser grande. Pero aquí también hay trucos.

Si los encargados de revisarla del aeropuerto consideran que es demasiado grande, tendrás que pagar 45€ e irá facturada en la bodega del avión

El primero: la tolerancia de los encargados de permitirte entrar o no con según qué equipaje de mano se ha reducido. Una mochila es por lo general más grande, aunque sólo sea por altura, que las medidas aceptadas para la segunda maleta de mano. Pero es válida, especialmente si dentro llevas cosas como una cámara de fotos o un ordenador. En general, es raro que los encargados de revisar los equipajes te incordien por algo tan elemental. Se puede llevar entre las piernas durante el viaje y supone poca molestia, además de permitir meter cosas útiles como zapatos o más ropa.

En serio, el peso no es tan importante

La maleta grande continúa siendo el gran caballo de batalla. Aquí sí es probable que te encuentres con problemas. Si los encargados de revisarla del aeropuerto consideran que es demasiado grande, dará igual que hayas incluido esa maleta en el avión quince veces antes: tendrás que pagar 45€ de tasa (antes eran 70€) e irá facturada en la bodega del avión. Elige con cuidado tu maleta: a menudo puede cumplir las medidas requeridas por Ryanair... y que las ruedas, por diseño, la dejen fuera.

¿Qué hay del peso? En cinco años volando con Ryanair, tan sólo me han obligado a pesar mi maleta una vez. La primera vez que viajé con ellos revisé cada miligramo de la maleta hasta que no superó los diez kilos. Las siguientes, apenas me preocupé por ello: en general los encargados de pesarlas no tienen ninguna báscula homologada a mano, y el proceso sería laborioso. Si has metido unos 12 kilos, no temas demasiado: mientras quepan en una maleta discreta del tamaño requerido por Ryanair, nadie lo va a notar. Y esos dos kilos no van a tirar el avión abajo.

16683972595_b7aa35f163_o.png

En todo caso, tras años de duro escrutinio por parte de los agentes del aeropuerto, es normal que la desconfianza se haya convertido en parte de nuestra rutina diaria durante el viaje. En nuestro subconsciente, la maleta siempre puede ser algo más grande o pesar un poco más, y nunca sabremos cuándo nos tocará a nosotros ser los desgraciados que pagan los platos rotos. ¿Solución?

Ryanair solicita por megafonía que algún amable cliente se ofrezca voluntario para facturar su maleta a cambio de obtener embarque prioritario: hazlo

Facturar la maleta... gratis. Últimamente, en aquellos vuelos donde hay muchos pasajeros a bordo (todos), hay problemas para meter todos los equipajes de mano en cabina. Cuando sucede, los azafatos y azafatas de Ryanair solicitan por megafonía que algún amable cliente se ofrezca voluntario para facturar su maleta a cambio de obtener embarque prioritario. Si nadie se ofrece, serán los últimos de la fila quienes sean los agraciados. Es tu momento: si tu maleta podría superar los límites de peso o talla, ofrécete voluntario. No la miden ni la pesan. Y no se perderá por el camino.

La maleta va directamente desde la puerta del embarque hasta el avión, de modo que llega al aeropuerto de destino. La ventaja es doble: te ahorras la cola (ahora explicaremos por qué nunca tienes que hacerla), embarcas el primero (con la comodidad que ello conlleva) y te aseguras que tu equipaje, con más o menos kilos, llegue al mismo lugar que tú. Win-win asegurado.

Ni se te ocurra hacer cola para embarcar

Por qué no hacer cola. Tiempo atrás, cuando los aviones de Ryanair eran la jungla y el proceso de embarque una lucha a vida o muerte contra tu entorno, tenía sentido: los asientos no estaban numerados y corrías el riesgo de quizá no poder sentarte con la persona con la que deseabas viajar. Ponerse en las primeras posiciones implicaba elegir asiento y, con toda seguridad, asegurar que tu maleta estuviera a mano durante todo el viaje. Hoy da igual.

Los billetes de Ryanair van numerados, y algunos incluso regalan embarques prioritarios (mira bien el tuyo, puede que ni te hayas percatado de que, en efecto, no tienes por qué esperar). Cuando veas a todas esas personas abalanzarse sobre el mostrador de la puerta de embarque, ni caso. Te va a dar igual entrar antes o después, tu sitio va a ser exactamente el mismo.

Una vez dentro limítate a seguir estas instrucciones de Business Insider.

Reglas De Etiqueta Avion

No despliegues un campamento dentro del avión

Imprescindible: jamás cometas el terrible error de no llevar auriculares contigo. Cuanto más grandes y aislantes, mejor: los aviones de Ryanair suelen ser un trasiego constante de pasajeros yendo al servicio, niños haciendo cosas de niños y azafatas y azafatos ofreciéndote un sinfín de elementos, desde lotería hasta comida de todo tipo (no, esto no ha cambiado). Elige tu disco favorito, a ser posible uno relajante, y lee alguna de las revistas que has comprado en el aerouperto (mantén tu mente ocupada con la lectura durante el vuelo, es el mejor modo de hacerlo corto).

Dentro del aparato, actúa con rapidez. Ten previsto qué vas a hacer cuando el avión se pare antes de que lo haga: una vez detenido, vuelve a ser la jungla y todos los pasajeros comienzan a buscar sus maletas, a ponerse o quitarse ropa y a desacomodarse a la velocidad del rayo, y en menos de un segundo te puedes ver atrapado en tu asiento. No, no es una sensación agradable, ¿por qué crees que todo el mundo está tan desesperado en salir del avión? Cuantas menos cosas saques de la maleta, mejor. Menos tiempo te ocupará volverlas a meter. No despliegues un campamento.

Viajar barato es estupendo. Ryanair y otras compañías semejantes han logrado democratizar el turismo y la aviación civil para todo el mundo: sin ellos no hubieras viajado a tantos lugares distintos por tan poco precio

Cumplimentado todo el proceso, rápidamente estarás bajando las escaleras del avión, diciendo adiós al ambiente claustrofóbico y agobiante de un avión que es ¡amarillo! por dentro y respirando el aire fresco de todo aeropuerto. Vivo, sano, a salvo, dispuesto, otro día más, a volar con Ryanair.

Porque repetirás. Viajar barato es estupendo. Ryanair y otras compañías semejantes han logrado democratizar el turismo y la aviación civil para todo el mundo, y eso es fantástico, un motivo más que suficiente para decir que tanto ella como otras compañías (pero especialmente ella) son muy necesarias en nuestro tiempo. Sin Ryanair posiblemente no hubieras viajado a tantos lugares como has hecho. En el fondo de nuestro corazón, le estamos muy agradecidos.

A cambio, sólo hemos tenido que aguantar vejaciones, desprecios y una atmósfera de culpabilidad siempre apuntando hacia nosotros. Afortunadamente, Ryanair está cambiando, y en el futuro quizá nadie termine en este artículo buscando "viajo en Ryanair, consejos prácticos" o "he comprado un billete de Ryanair y AYUDA". Quizá, los pobres, precarios viajeros de las compañías de bajo coste logremos en algún momento un trato acorde a nuestra condición: la de pasajeros. Y por fin, en ese día, lejano en el hoizonte, viajar ya no sea un proceso tan espantoso. Quizá, y sólo quizá.

Imagen | Juanedc, leppre, Angel-Gonzalez.es

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio