Hay otros Soria ¡Ya! en el horizonte: cómo la despoblación ha espoleado a los partidos provinciales

Hay otros Soria ¡Ya! en el horizonte: cómo la despoblación ha espoleado a los partidos provinciales
21 Comentarios

Los principales partidos que componen el arco parlamentario en España han estado tan centrados en temas nacionales que era cuestión de tiempo que pequeños actores aparecieran en el horizonte. Partidos cuyo papel está siendo vital en pequeñas provincias donde se necesitaba que alguien velara por los intereses rurales. Basta decir que en 2021 España ha alumbrado 81 nuevos partidos políticos. Es la España Vaciada, una amalgama de movimientos con Teruel Existe como principal modelo, donde el hartazgo ciudadano y las reivindicaciones ya se hacen oír.

Entre ellos se encuentra también Soria ¡Ya!, uno de los grandes triunfadores de las elecciones a las Cortes de Castilla y León. La despoblación y la brecha económica: los detonantes del cambio.

Qué ha pasado. Al ritmo de la música y entre gritos de "Sí, sí, sí, Soria ya está aquí" y "menos promesas y más cosas hechas", el partido Soria Ya! se ha hecho con más del 42% de los votos que reparte este territorio, el más despoblado de toda España. La plataforma de la España Vaciada ha cumplido con las expectativas y entrará en las Cortes en Castilla y León con 3 procuradores como la primera fuerza de la provincia, con casi el 43% de los votos, por delante del PP (24%) y el PSOE (18%).

El éxito de la formación. Se entiende mejor con los datos sobre la mesa. León y Soria han perdido entre el 25-50% de la población. Pero, sobre todo, la brecha económica alienta estas dinámicas de despoblación. Una gesta parecida la ha protagonizado Unión del Pueblo Leonés (UPL) que ha obtenido en León tres escaños. Esta formación, de carácter regionalista, no había obtenido un resultado tan bueno desde los comicios de 1999.

Una tendencia. No es un fenómeno nuevo en un país donde los partidos nacionalistas copan máximo protagonismo en el Congreso: ERC, JxCat, PNV, Bildu, Coalición Canaria, Nueva Canarias... También otras formaciones regionalistas como Unión del Pueblo Navarro (UPN), Foro Asturias o el Partido Regionalista de Cantabria de Miguel Ángel Revilla. Pero el tercer nivel llega a este surgimiento de partidos provincialistas, como Teruel Existe, cuya estela sigue la plataforma de Soria y de manera aún más incipiente en Cuenca o en Jaén.

¿Objetivo? Abordar el fenómeno de la despoblación en España: falta de oportunidades para los jóvenes, envejecimiento, aislamiento por malas comunicaciones, desconexión digital. Un temor que en Soria ¡Ya! creen que podría acrecentarse con el apoyo de una ciudadanía “muy cansada de este bipartidismo”, de la falta de voluntad política y de la unión por intereses comunes como, en este caso, la despoblación y la falta de servicios en el medio rural y las ciudades pequeñas.

Despoblación. Entre 1996 y 2020, la población en municipios pequeños y rurales creció, de media, un 9,6%. Sin embargo, ese crecimiento se distribuyó de forma muy desigual. En Castilla y León cayó un 19,7%. Además, según el INE, la región se enfrenta a la pérdida de 240.000 habitantes en los próximos 15 años. En Castilla y León, por ejemplo, la mayoría de municipios pierden entre el 25% y el 50% de su población.

Brecha económica. La brecha económica urbano-rural es también profunda. Mientras que las regiones urbanas concentran más del 65% del empleo y son capaces de generar más del 66% de todo el PIB, las rurales congregan menos del 2% del empleo generando cifras similares en PIB.

La brecha de ingresos también parece ser un fuerte incentivo a la atracción de talento joven: para los que se encuentran en percentil 20 de la distribución, la brecha es de 862 euros. Entre los que más renta ingresan, los del percentil 80 de la distribución, la brecha crece: los que están en las ciudades grandes ingresan casi 5.000 euros más al año que sus equivalentes en municipios pequeños.

Falta de infraestructuras. Las oportunidades que ofrece un territorio son la base para el retorno poblacional. Pero el reto de las áreas rurales está más allá: la carencia de servicios hoy en día imprescindibles va en detrimento del simple mantenimiento de su población actual. Sus reivindicaciones pasan, por tanto, por directrices como la finalización de las autovías en obras desde hace años; mayor inversión en infraestructuras ferroviarias (un tren digno, de calidad); en materia de industria exigen discriminación fiscal positiva y campañas de captación de empresas. Y claro, que se garantice el acceso no solo a internet sino también la cobertura móvil, inexistente en algunas partes de la provincia

En materia educativa, que haya más carreras y más formación profesional para atraer alumnos que tras los estudios puedan quedarse en esas provincias; y en sanidad, que se finalicen las "obras faraónicas" del hospital y se implanten especialidades médicas para no tener que ir a algunas consultas a Valladolid o a Burgos.

Huyendo del bipartidismo. Soria y Teruel no son las únicas formaciones que se alejan del bipartidismo histórico. Y, aunque al margen de España Vaciada, otras dos candidaturas provinciales sí han mejorado sus resultados. Es el caso de Unión del Pueblo Leonés, que pasa de un solo procurador a tres al obtener el 21,3% de los sufragios en la provincia, y de Por Ávila (XAV), que mantiene su único procurador pero alcanza el 16,8% de los votos.

Mientras tanto, otros se han desinflado en el resto de las provincias. Sólo Vía Burgalesa – España Vaciada ha superado el 5% de los votos, aunque ha sido insuficiente para obtener representación en las Cortes. Todavía más lejos se ha quedado en Palencia (2,74% y 2.313  votos), Salamanca (1,9% y 3,179 votos) y Valladolid (1,6%, con 4.361  apoyos).

El caso de Jaén. La ciudad andaluza también tiene candidatura de la España Vaciada en las próximas elecciones autonómicas y todo apunta a su posible éxito. La plataforma Levanta Jaén se moviliza por el agravio inversor a esta provincia. Hemos hablado de su situación en Magnet. La región vive un profundo descontento, fruto de las duras circunstancias económicas que atraviesa la comarca desde hace décadas. Su capital registra un 30% de paro, el más alto entre las ciudades españolas por encima de los 20.000 habitantes; y su desempleo juvenil se dispara por encima del 50%.

Un buen resumen del fenómeno lo esgrimía el portavoz de la formación: "Somos conscientes de que tenemos un techo de cristal y al final donde se deciden las cosas es en las instituciones y para eso tenemos que tener una herramienta política". La otra España está empezando a decir "basta".

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio