Publicidad

Huelga feminista 8 marzo 2019: en qué va a consistir y cuáles son sus demandas
En diez minutos

Huelga feminista 8 marzo 2019: en qué va a consistir y cuáles son sus demandas

Publicidad

Publicidad

Aproximadamente uno de cada cuatro españoles salieron el año pasado a las calles para reivindicar un mundo más igualitario. También, y haciendo cálculos aproximados, podemos decir que aproximadamente un millón o un millón y medio de empleadas pararon en sus trabajos, bien durante toda la jornada o sólo durante un par de horas. En ambos casos fueron unas cifras mucho mayores de las previstas, haciendo del 8M de 2018 un desborde feminista que demostraba el importante empuje que tiene el movimiento en España.

Por todo esto hay expectación acerca de cómo se está planteando el Día de la Mujer Trabajadora para este 2019. A continuación te dejamos algunas aclaraciones de cómo se va a componer esta jornada de protestas.

Cómo se plantea la huelga y qué piensan hacer los sindicatos

Al igual que el año pasado, el movimiento feminista previsto para el próximo Día de la Mujer lo organiza la Comisión 8 de Marzo. Por lo que nos comentaron el año pasado fuentes internas de la organización que optan por el anonimato, esta comisión asamblearia "no está registrada, no se presenta como tal", y prefieren que se entienda que quien va a huelga es el "movimiento feminista" en general. Puedes conocer más información sobre esta organización aquí.

De manera paralela, y replicando la fórmula del año anterior, los sindicatos GCT, CNT, Confederación Intersindical, la mayoría sindical vasca, andaluza y gallega han anunciado que secundarán la huelga general de 24 horas.

Los sindicatos CCOO y UGT, Unión Sindical Obrera (USO) y el sindicato de los funcionarios CSIF también se adhieren, pero con paros parciales: en caso todos los casos de dos horas por la mañana y por la tarde y en otros sólo de una hora.

Aunque no es un sindicato, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) también ha hecho un llamamiento a secundar la huelga feminista, aunque defiende que cada persona haga lo que "considere".

De todo ello se extrae que, mientras que los sindicatos mayoritarios no amplían la cobertura de huelga con respecto a sus actuaciones en 2018, sí hay más sindicatos este año (como el SAT o el CSIF) que se adhieren a secundar la huelga en alguna de sus vertientes.

Dl A01165155 001 Madrid, 8 de marzo de 2018.

Como nos explican desde la Comisión, si una trabajadora quisiera hacer huelga general pero no perteneciese a ninguno de los grupos citados también tendrá derecho a hacerla. Tienes una guía de CNT sobre todo lo que debes saber si quieres ir a huelga aquí.

Es conveniente recordar que hacer huelga sin seguir los procedimientos adecuados podría tener consecuencias graves para el trabajador. Fuentes de la Comisión nos garantizan que en #Hacialahuelgafeminista se publicarán materiales divulgativos pormenorizando el proceso de solicitud de notificación conforme se acerquen las fechas de la convocatoria.

Al margen de la huelga laboral, sí hay especificados otros parones desvinculados del trabajo remunerado: la Comisión 8 de marzo ha convocado una huelga de 24 horas estudiantil, de consumo y de cuidados. Ese día las mujeres que se adhieran pararán su "consumo, el trabajo doméstico y los cuidados, el trabajo remunerado y nuestros estudios, para demostrar que sin nosotras no se produce, y sin nosotras no se reproduce".

Dl U398136 005 Una de las manifestaciones de 2018 en Buenos Aires que pedían despenalizar el aborto.

La medida no es exclusiva de España, en realidad la huelga tiene un carácter internacional. Este es el tercer año que se constituye esta Huelga Internacional de Mujeres después de que su propuesta tuviese gran éxito en 2016 en Argentina y Polonia y varios países hayan ido sumándose en intención en estos dos años.

En España, la huelga de mujeres de marzo de 2017 fue simbólica, un paro de sólo una hora o media hora, dependiendo de la comunidad, y no secundada por los sindicatos, por lo que hubo algunas personas sancionadas.

La huelga de 2018 ya fue otra cosa. La CEOE cifró en 460.000 personas los huelguistas del 8M del año pasado, y la administración pública en 125.000 personas, pero sus cifras tienen truco: si dividimos el número de horas perdidas cuantificadas entre las personas huelguistas, nos salen jornadas de 8 horas, cuando la mayoría de personas hizo la huelga parcial convocada por CCOO y UGT. Y ello sin contar a los autónimos ni a los muchos empleadores que decidieron no hacer recuento de los paros ese día. Por todo ello, parece que la cifra de seguimiento de 2018 se acerca más a ese millón, millón y medio de trabajadores que apuntábamos al principio.

Qué piensan hacer los distintos partidos políticos de España

La edición de 2018 del 8M dejó claro que el feminismo es uno de los motores de movilización de la sociedad actual. Distintas encuestas realizadas en los últimos tiempos han demostrado que no sólo la mayoría de la población española se considera feminista, sino que las mujeres se han ido concienciando más y más. En plena campaña electoral, y dado que se ha confirmado que el 60% de las mujeres en edad de votar están indecisas, era natural que todos los partidos intentasen posicionarse de forma fuerte para esta fecha.

Dl U421769 007

El PSOE ha centrado su programa electoral para el 28-A en torno al contenido social, por eso este 8M va a ser para ellos el “escenario perfecto”. Sí van a secundar la huelga. También han dicho que quieren enfocar el movimiento feminista como un eje clave para “frenar el avance de la extrema derecha” en nuestro país.

Evidentemente, tanto Podemos como IU también secundarán la huelga. Hasta tal punto apoyan la causa que se han proclamado como los “representantes de la España del 8-M” y han cambiado el nombre de su coalición por “Unidas Podemos”. Además de para recordar las múltiples medidas igualitarias de su programa, defienden que la huelga y las manifestaciones servirán para luchar contra “la alianza de Colón”, que, según ellos, pone en riesgo los derechos conquistados por las mujeres.

Pese a que en las semanas pasadas Pablo Casado hablaba de “violencia doméstica”, esta semana vuelve a hablar de “violencia de género”. También ha anunciado que, pese a que hizo declaraciones a prensa en contra del aborto, ahora el PP [dejará el tema fuera de su programa y tampoco lo sacará en sus futuros mítines](https://www.elmundo.es/espana/201 9/02/18/5c69bdd121efa091698b460a.html). Sin embargo, su partido no secundará la huelga. Según la versión oficial del PP, la mejor manera de luchar por el feminismo es abogar por la “equiparación salarial”, con lo cual la mejor forma de combatir el machismo es trabajando.

Dl U428322 008

Ciudadanos, que tampoco secunda la huelga, ha presentado esta semana un decálogo de lo que ha llamado "feminismo liberal”. Para Arrimadas "feminismo no es decir portavozas, es cambiar políticas". Defienden la lucha contra la violencia de género o la equiparación del permiso de paternidad, pero también la regulación de la prostitución y de los vientres de alquiler, dos de los temas que más se critican desde los sectores feministas que convocan la manifestación.

PP y Ciudadanos han criticado abiertamente y en multitud de ocasiones lo que según ellos es la apropiación de la lucha feminista por parte de las organizaciones con tintes de izquierda (como veremos más abajo, las organizadoras de este 8M pueden definirse así). Pese a ello, Ciudadanos sí acudirá a la manifestación. El PP también iba a sumarse, pero un cambio de última hora ha hecho que los de Casado decidan que es mejor retirarse de los actos.

El único partido que no se sumará a ningún tipo de movilización del próximo viernes es Vox. "Celebramos ser mujeres 364 días al año; todos menos el 8 de marzo, que trabajaremos más que nunca para reafirmarnos en el poder de nuestra independencia y nuestra libertad”, ha dicho Rocío Monasterio, presidenta de Vox Madrid. Pero que no se sumen no quiere decir que no sea un día importante para el partido: tan significativa es la posición ideológica ese día que han realizado un vídeo antihuelga y han lanzado una campaña bajo el hashtag #Nohablesenminombre.

¿Qué asociaciones están detrás de las movilizaciones feministas?

Son muchas las entidades que han participado o colaborado con las distintas comisiones 8 de marzo en todo el territorio a lo largo de estos años. Cientos, según las últimas cifras de El Confidencial. Sólo la delegación de Madrid (una de las casi veinte delegaciones territoriales que se han establecido por el momento, a la espera de que sean muchas más) la integran más de 50 colectivos “de partidos políticos, de sindicatos, asociaciones de barrios o de instituciones educativas", según nos comentaron para la pasada edición fuentes oficiales de la Comisión 8 de Marzo de Madrid.

Tenemos casos similares en Granada (70 organizaciones), Zaragoza (17) o Cantabria (13) de entre la multitud de territorios. Entidades de muy diversa índole que, por sus objetivos comunes, se integran bajo estas plataformas territoriales para hacer fuerza conjunta en la lucha por la igualdad de la mujer.

Que pudiesen rastrearse, participaron el año pasado cientos de asociaciones de mujeres y vecinales, pero también colectivos LGTB (ALEGA, Towanda), organizaciones políticas (Secretaría de la Mujer del PCE en Aragón, PSOE de Almería, Juventudes Comunistas de Almería, Frente Cívico de Andalucía, IU de Cantabria, PRC), sindicatos (CC.OO. Cantabria, Surgente Jóvenes. U.G.T, Coordinadora Sindical Estudiantil C.S.E), grupos ecologistas (Ecologistas en Acción), anticapitalistas (Izquierda Anticapitalista Revolucionaria, Unión de Juventudes Comunistas de España, Jornadas Anarcofeministas) y antirracistas (Movimiento Contra la Intolerancia, Red de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe) e incluso asociaciones de hombres por la igualdad de género (AHIGE, Hombres por la Igualdad).

Son también, en casi todos los casos, los mismos actores que se suelen movilizar en cada municipio cuando quieren realizar reivindicaciones en favor de la mujer, desde la lucha por los derechos de las trabajadoras de la limpieza hasta una manifestación en favor de Juana Rivas.

Eso sí: como nos contaron el año pasado desde distintos órganos del Colectivo 8M, los participantes de esta convocatoria participan "a título individual y no como representantes de esos grupos".

Es decir, que aunque desde la propia comisión recogiese en 2017 de forma oficial los colectivos a los que pertenecen las participantes de los encuentros estatales y que distintas comisiones de cada región estén normalmente integradas por varias organizaciones como las ya nombradas, la Comisión 8 de marzo actuó durante la jornada de huelga de 2018, según sus fuentes, como grupos de trabajo de mujeres diversas y no en representación de colectivos.

Tal vez por eso las actas de las convocatorias de preparación del 8M de 2019 no listan las asociaciones participantes.

Punto por punto, qué recoge el argumentario del Día de la Mujer de 2019

Snip 20190306143707

Se trata de un programa prácticamente idéntico al del año pasado, aunque han ampliado y redefinido algunos de sus puntos. En él nos volvemos a encontrar cuatro grandes apartados: Economía, Cuerpos, Fronteras y Violencias. De 53 pasamos a 92 demandas, entre ellas algunas muy precisas y otras más vagas y generales. Hay multitud de epígrafes que sirven más como crítica de la situación de la mujer que como punto que especifique soluciones.

Desde la Comisión están a favor de la soberanía alimentaria, de la laicidad, de la reformulación del sistema organizativo y económico y también de que se transversalice la perspectiva de género en todas las disciplinas. Están en contra del extractivismo, de los tratados de libre comercio, de la explotación, de las fronteras y de las guerras; piden que se derogue la Ley de Extranjería y que se boicoteen los productos con “tasa rosa”. Otras de las reivindicaciones más concretas de su argumentario son:

  • Erradicar las violencias "para tener una vida libre de violencia y construir un mundo en el que vivir sin miedo a ser asesinada, violada, explotada, acosada o perseguida".

  • Que se elimine "la brecha salarial de género y alcancemos condiciones laborales de contratación, promoción y remuneración dignas (no nos basta la equiparación con las condiciones precarias de los hombres)".

  • Que se "visibilice y reconozca el valor y dignidad del trabajo doméstico y de cuidados" y "se asuma la corresponsabilidad social, de todos y todas, de la sociedad y del Estado".

  • Que en los procesos de selección de personas de empresas se incluya "la 'entrevista ciega', en la que el único referente es la capacitación de la persona para cubrir el puesto de trabajo, no su sexo, edad, o condición".

  • Que se prohíba legalmente "la utilización de tóxicos nocivos para nuestra salud y el medio ambiente, con información clara y veraz sobre los daños derivados del uso de esos tóxicos"

  • Que se defiendan "diferentes modelos de familia y proyectos de vida", así como que se "despatologice la transexualidad" "Para que las lesbianas, bisexuales y trans y otras personas disidentes sexuales y/o de género podamos expresar libremente nuestra identidad y sexualidad, teniendo un pleno reconocimiento de nuestros derechos sexuales y reproductivos".

  • Cerrar los CIEs "para conseguir cambios en un sistema penal patriarcal, clasista y racista".

  • Que se derogue el Real Decreto 16/2012 "para que las mujeres migrantes en situación administrativa irregular podamos acceder a la atención sanitaria pública".

  • Defender una educación "pública, laica y con currículos feministas anticoloniales donde se transversalice la perspectiva de género, antirracista y antixenófoba en todas las disciplinas.".

Algunas novedades con respecto al año pasado son las siguientes demandas:

Que la formación de género, diversidad, racismo y xenofobia “se incluya en los temarios de las pruebas de acceso y oposiciones de las Administraciones públicas” y no sólo para los jueces, como pedían el año pasado.

Construir un modelo de banca social y pública “que nos proteja de la especulación y del libre mercado y nos apoye a las mujeres en iniciativas productivas sostenibles”.

El difícil encaje de bolillos que es agrupar todo el feminismo

Dl U398072 005

Como puede verse en el programa, casi todos los apartados abordan reivindicaciones tradicionales y generales del movimiento feminista, pero también hay otras cláusulas que entroncan con una visión ideológica que acerca a este manifiesto con preceptos de izquierdas y antiliberales, como son:

  • “Resignificar el trabajo valorizando los trabajos que generan bien común eliminando los que destruyen estos objetivos”.

  • “Que se inviertan las tablas salariales penalizando los trabajos inútiles o indeseables que solo generan beneficios monetarios”.

  • “Facilitar una cultura que, frente a los modelos individuales de éxito, facilite lo comunitario, las relaciones vecinales, la gestión participativa y el uso compartido de bienes”.

Es decir, que las organizadoras de este movimiento del 8 de marzo son anticapitalistas, atacando algunos principios de los feminismos individualistas o liberales y del mainstream, dos de entre las 18 grandes corrientes que pueden encontrarse en la historia del movimiento. De los grupos políticos asociados a las distintas comisiones que ofrecen públicamente sus datos, hemos encontrado formaciones regionalistas y algunas delegaciones regionales de PCE, IU, PSOE o Podemos, pero no así de PP o Ciudadanos en ninguno de los casos.

El feminismo es un movimiento policéfalo que ha vivido y sigue viviendo un gran debate crítico en su seno en multitud de aspectos ideológicos. Es muy difícil que todos los agentes que se autodenominen feministas puedan satisfacer a todos y a todas.

Prueba de ello han sido dos de los debates que ha vivido el 8M de 2019: hace unas semanas la coordinadora provincial de Palencia de "Tu abandono me puede matar", el sindicato de funcionarios de prisiones, pedía a la comisión vallisoletana que sus mujeres formasen parte de las reivindicaciones del Día de la Mujer. La respuesta de Asamblea 8M Valladolid fue pedir que las funcionarias de prisiones no se uniesen a la marcha, o no al menos como colectivo, ya que la Comisión 8 de Marzo dice estar en contra de las instituciones penitenciarias.

Por otra parte, ha sido más encendido el debate sobre el espacio que deben ocupar las personas trans. Colectivos trans que buscaban llevar sus propias reivindicaciones denunciaron que, al hablar con la Comisión, les recomendaron que fuesen en una agrupación distintiva y diferente. Aunque después la Comisión ha recordado que las personas trans podrán marchar como prefieran (tanto en grupo, representando a su colectivo, como yendo por libre en el bloque central), muchos han visto su mensaje como una forma de señalar y segregar a las personas transgénero.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir