De la huelga de transportes a la crisis logística: taxis, pescadores y ambulancias se suman al paro

De la huelga de transportes a la crisis logística: taxis, pescadores y ambulancias se suman al paro
46 Comentarios

El paro indefinido de transportistas, que ha forzado a un amplio despliegue policial, hace mella en la cadena de suministro, amenazando con enquistarse todavía más. De momento, ya ha provocado el caos en los supermercados, con mataderos sin animales o productos frescos que no llegan a su destino, mientras el Gobierno habla de "boicot, violencia y coacción". El desabastecimiento de materias primas es una realidad en diversas industrias, que se han visto obligadas a dejar de trabajar.

Ahora, taxistas y conductores de vehículos de alquiler, ambulancias y autobuses de transporte no regular también se han unido a las protestas. Al igual que cofradías de toda España de pescadores, que han decretado tres días sin salir al mar para exigir al Gobierno medidas como las de Francia para abaratar el combustible.

Sin taxis ni ambulancias. El colectivo del transporte de viajeros por carretera (taxis, ambulancias, autobuses) se suma así a las protestas que están protagonizando otros sectores relacionados con el encarecimiento energético y de las materias primas, entre ellos una parte de los transportistas de mercancías, que llevan más de una semana en paro indefinido. La  Asociación Nacional del Taxi (Antaxi), Julio Sanz considera que el transporte de viajeros por carretera tendrá “serios problemas para mantenerse” si continúa la subida de precios de la energía.

La mayoría de estos gremios crítica que en países como Portugal ya cuentan con estas ayudas y en otros como Francia, están aprobadas y entran en vigor el 1 de abril, por lo que apelan a la "voluntad política del Gobierno para contribuir a hacer menos mala esta situación".

Hasta las grúas. Los últimos en unirse a los paros han sido las empresas de grúas de auxilio en carretera. A partir de esta semana 500 grúas y vehículos taller dejarán de prestar servicio por la subida de los costes "hasta que el gobierno les dé una solución".

Los pescadores se plantan y amarran sus barcos. Esta ruinosa semana ha llevado al sector pesquero a amarrar la flota en señal de protesta. Para volver al mar, los pescadores exigen al Gobierno que les ponga sobre la mesa una solución que abarate de forma urgente la factura que están pagando por el combustible, que en solo un año se ha triplicado. "O tenemos medidas inmediatas, firmes y contundentes o el sector pesquero se va a pique", advertía la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores.

La escalada de precios del carburante que afrontan los casi 9.000 barcos censados en España, la mitad de ellos en Galicia, es hoy más grave que la que sufrieron en 2008 y que mantuvo a la flota amarrada durante un mes entero. Entonces el sector consideraba inasumible pagar 0,60 euros por el litro de gasóleo y ahora está al doble. Un 70% las embarcaciones que se han quedado en puerto estos días en toda España. No ha sido el combustible el único coste que ha subido mucho últimamente para los pescadores. Lo han hecho también los aceites, las cuerdas o las redes.

La construcción sucumbe al colapso logístico. La falta de insumos como hormigón, cerámica, aceros o madera fuerza a empresas a colgar la paleta. En las obras de construcción hay poco material de estocaje, los aprovisionamientos son reducidos. En las obras hay falta de hormigón, madera, piedra, cerámicas, aceros, cableado o pintura. "Si se para el transporte no hay nada", lamentaba la Asociación de Constructores de Pontevedra (ACP). Son los camiones o las hormigoneras los que van nutriendo de materiales, a medida que avanzan los trabajos, a los proyectos de todo tipo de dimensión.

Este sector se suma así a sectores como la pesca extractiva, la logística de frío, la industria de elaboración pesquera, la conserva, automoción, la piedra natural, el lácteo o la metalurgia, obligados a reducir marchas hasta el ralentí por falta de insumos. Teniendo en cuenta el nivel de afectación diagnosticado por distintas organizaciones empresariales, el combo guerra-huelga ha hecho temblar ya a más del 30% del Producto Interior Bruto (PIB) de Galicia, con actividades como la industria manufacturera y los sectores primarios a la cabeza. Y lo que le queda al resto de España.

Imagen: GTRES

Temas
Inicio