Un impuesto de 3$ a cada compra online: la idea que ya baraja la ciudad de Nueva York

Un impuesto de 3$ a cada compra online: la idea que ya baraja la ciudad de Nueva York
19 comentarios

El precio de cualquier compra digital es la suma de varios factores. Por un lado, el dinero exigido por el vendedor. Por otro lado, los impuestos. Y por último, los gastos de envío, si los hubiere. Ahora imagina que a cada adquisición en Amazon debiéramos sumar un impuesto de 3€ para financiar las arcas municipales. Es una idea que hoy, en pleno apogeo del comercio digital, parece lejana. Pero que Nueva York ya baraja.

La propuesta. Surge de un representante demócrata en la asamblea estatal, Robert Carroll. Su redacción es muy sencilla y plantea una sola medida: agregar un sobrecoste de 3$ para todas las compras a domicilio con destino a la ciudad de Nueva York. El dinero recaudado, explica Carroll, "se utilizará para financiar los costes operativos de los autobuses y metros" de la Gran Manzana. Sólo los cinco barrios del término municipal se verían afectados (más de 8.000.000 de habitantes).

Para qué. Exactamente eso. Un impuesto a todas y cada una de las compras por Internet. Carroll vincula la medida a la "crisis existencial" que sufre la autoridad del transporte metropolitana, responsable de los servicios públicos de movilidad de Nueva York. De no mediar una línea de ayuda estimada en $12.000 millones, la empresa, de titularidad pública, tendrá que recortar el 40% de sus servicios y despedir a más de 9.000 trabajadores. Se trata de una crisis gestada en el largo plazo.

Qué implica. Alrededor de $1.000 millones anuales en recaudación para las arcas municipales. Antes de la epidemia, la industria del reparto movía más de 1,5 millones de entregas al día dentro de la ciudad. Sólo las compras de alimentos o de material médico y farmacológico quedarían exentas. Según Carroll, al desincentivar las compras, "hará de nuestras calles más seguras porque habrá menos camiones de reparto; limpiará nuestro aire porque reducirá emisiones; y ayudará al pequeño comercio".

¿Qué guerra? Su propuesta encaja en una de las tendencias más reseñables de 2020: organismos públicos e instituciones declarando la batalla al comercio digital. Ahora bien, frente al modelo francés, explícitamente contrario a Amazon, Nueva York coloca la carga sobre el consumidor.  Alexandra Ocasio-Cortez, congresista la ciudad y la figura más visible de la izquierda estadounidense, ha criticado la propuesta por gravar al ciudadano/comprador... Y no a Amazon.

Externalidades. Sea como fuere, la idea de un impuesto al comercio digital, o más bien, a los envíos, puede tener recorrido a futuro. El año pasado el Centro Español de Logística ya advertía cómo el crecimiento de envíos en las ciudades española podría llevar a una situación de colapso en los próximos años. En Estados Unidos las furgonetas y camiones y reparto ya representa el 7% del tráfico urbano y el 28% de las congestiones. En Reino Unido, sus movimientos han aumentado un 56% desde el año 2000.

El de los coches particulares, por contra, apenas un 9%. El delivery está tomando las ciudades, y eso conlleva externalidades (positivas y negativas). En esencia, el impuesto neoyorquino no sería sino la enésima muesca de las ciudades batallando por su espacio público. Si quieres utilizarlo, debes pagar. Y eso incluye tanto a Deliveroo como a Amazon.

A gravar. A medio plazo, quizá otras ciudades se planteen medidas similares. No sólo se trata del impacto del reparto en la vida diaria de la ciudad. También en el desplazamiento de la actividad económica. Si los ayuntamientos o los estados quieren seguir financiando sus servicios públicos necesitan gravar la actividad económica, allí donde esté. Los 3$ de cada pedido serían así el sustituto del, pongamos, IBI que pagan las tiendas condenadas a cerrar por el dominio del e-commerce.

Un cambio en el modelo económico lleva aparejado un cambio en las prioridades de las autoridades fiscales, como ya vimos a cuenta del "impuesto al teletrabajo". Es un debate aún por hacer, pero que ya comienza a asomar la patita por debajo de la puerta.

Imagen: Claudio Schwarz/Unsplash

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Comentarios cerrados
Inicio