Publicidad

En Italia, una idea está ganando peso durante la crisis del coronavirus: el euroescepticismo

En Italia, una idea está ganando peso durante la crisis del coronavirus: el euroescepticismo
30 comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando Reino Unido abandonó la Unión Europea un país parecía destinado a ocupar su hueco al frente del movimiento euroescéptico: Italia. El histórico primer gobierno de Conte, sostenido por el Movimento 5 Stelle y la Lega, formaciones de marcado escepticismo, planteaba un sinfín de quebraderos de cabeza en Bruselas, muy en especial en materia financiera, pero también en cuestiones migratorias o de gobernanza.

El coronavirus sólo ha ensanchado la brecha.

Desencanto. La epidemia ha golpeado con especial crudeza a Italia. Y la lenta respuesta de las autoridades europeas ha acrecentado cierta sensación de abandono largamente gestada en el corazón del país. Según una encuesta de Noto Sondaggi, el porcentaje de italianos que se consideran "pro-europeos" ha caído del 64% al 49% a lo largo del último mes.

El 72% de ellos considera que la Unión no ha ayudado durante la epidemia. Y el 66% no cree que lo vaya a hacer en los próximos meses.

Distancia, lejanía. "La gente no observa presencia europea sobre el terreno. Hay médicos llegados desde Cuba y otros países de Europa, y los italianos los ven desde la televisión, pero ninguno europeo", detalla el director de la agencia, Antonio Noto. Ese hueco lo ha rellenado China. Pekín envió más de 30 toneladas de material durante los primeros días, y más tarde a grupos de especialistas para colaborar a pie de calle.

Llamamientos. Cuando Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, enfrió las expectativas de ayuda a los países afectados por la epidemia, el presidente de Italia, Sergio Mattarella, respondió con franqueza: "Cabe esperar, por lo menos, en el común interés, iniciativas de solidaridad y no movimientos que puedan obstaculizar la acción".

Durante las últimas semanas, Guiseppe Conte, primer ministro, se ha alineado con Pedro Sánchez en la exigencia de medidas ambiciosas y de escala continental para paliar el impacto de la crisis, llegando a plantarse en la última reunión del Consejo Europeo.

La pérdida. Un reportaje del Financial Times ilustra hasta qué punto la desconexión es alarmante: "Mi partido es uno de los más pro-europeos de Italia, y ahora me encuentro con miembros escribiéndome: '¿Por qué debemos seguir en la UE? Es inútil'". Son palabras de Carlo Calenda, representante permanente de Italia en las UE, ahora consternado por un "cambio gigantesco" en el sentir público del país.

¿Por qué? Europa, así, estaría "perdiendo" a Italia, en un proceso cocinado a fuego lento. La tónica general en cada episodio es el desencanto, la sensación de soledad, de sacrificio infructuoso: tanto durante los días más duros de la crisis financiera, una de la que Italia aún no se ha recuperado del todo, como durante el pico de la crisis de refugiados, cuando el país lidió en soledad con un drama humanitario sin precedentes.

Para muchos italianos, el coronavirus habría reafirmado la relación desigual entre Italia y Europa. Una que, poco a poco, encuesta tras encuesta, les ha colocado al frente del desencanto con Bruselas.

Imagen: Carlo Cozzoli/IPA

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios