Compartir
Publicidad

Japón está haciendo de sus campos de golf vacíos viveros de energía solar

Japón está haciendo de sus campos de golf vacíos viveros de energía solar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Japón, el país al que nunca se le acaban las ideas, ha vuelto a superar todas las cotas de genialidad posibles. El país cuenta con un respetable número de campos de golf vacíos: fueron construidos décadas atrás cuando el deporte en cuestión estaba de moda entre los japoneses, pero hoy se dirigen hacia su inexorable decadencia. ¿Qué hacer con ellos? Muy sencillo, se han dicho desde una empresa privada del país: convertirlos en campos de energía solar. Llenarlos de placas.

La idea proviene de la compañía Kyocera, una gigantesca empresa dedicada a la electrónica y la tecnología. Dado el impresionante futuro de la energía solar (ahora veremos por qué), desde Kyocera se han creído conveniente emplear el excelente terreno de los campos de golf inutilizados para instalar placas solares que generen electricidad. El proyecto está todavía en fase inicial, y se espera que esté completado de forma definitiva en septiembre de 2017.

A grandes problemas, grandes soluciones

Para entonces, Japón habrá matado a dos pájaros de un tiro. Por un lado, habrá dado utilidad a grandes lotes de terrenos ociosos, cuestión no menor en un país de tamaña densidad demográfica. Por otro, habrá comenzado a suplir el importante papel energético que la energía nuclear tenía en el país hasta el accidente de Fukushima en 2011. Japón decidió acabar con sus plantas nucleares, pero eso ha implicado una serie de inconvenientes energéticos de difícil salida.

Campo De Golf Solar

La instalación de un complejo de energía solar de 23 megavatios permitirá abastecer de electricidad a más de 8.000 viviendas en la prefectura de Kyoto, y servirá como acicate a un sector, el de la energía solar, con múltiples posibilidades. Tanto es así que el siguiente plan de Kyocera ya se conoce: instalar otro complejo de placas solares en Kagoshima, en esta ocasión de 92 megavatios y con la intención de abastecer de electricidad a un conglomerado de más de 30.000 viviendas.

El problema energético de Japón es grande, y la cantidad de campos de golf vacíos también. ¿Qué hacer en un país con condiciones estupendas para el crecimiento de la energía solar? La respuesta es obvia

El problema energético de Japón es grande, y la cantidad de campos de golf vacíos también. ¿Qué hacer en un país con condiciones estupendas para el crecimiento de la energía solar? La respuesta es obvia, hasta el punto de que Kyocera está observando cómo ya hay competidores en tan estrecho nicho de mercado. Pacifico Project, otra empresa japonesa operando en el país desde 2012, tiene planes semejantes o en construcción o de cara al futuro. Golf y sol, qué mejor alianza para el futuro de la electricidad.

Sin embargo, tiene un problema: la energía solar ocupa demasiado terreno. En países como España eso quizá no sea un problema, pero sí en otras regiones del planeta densamente pobladas, como es el caso de Japón. ¿Solución? También de la mano de Kyocera: instalar las placas solares sobre el agua. Es lo que hizo la empresa en Osaka, creando un pequeño complejo que abastece a casi 1.000 viviendas de la ciudad. Además, tiene ventajas: las placas son mucho más eficientes.

La idea ha resultado tan excitante que está siendo replicada en otras partes del mundo. En Estados Unidos, donde la energía solar ha entrado de lleno en la carrera presidencial de 2016 de la mano de Hillary Clinton, ya hay planes parecidos para problemas semejantes: campos de golf vacíos, una creciente preocupación por las consecuencias del cambio climático y un progresivo crecimiento de las posibilidades de la energía solar como nueva fuente de energía del país.

Pakistán, la India, ¿Europa?

Las particularidades de Japón hacen de el país nipón un caso particular, pero en absoluto aislado. Como hemos dicho, Estados Unidos comienza a debatir de forma abierta sobre el futuro energético del país, y lo hace mirando con descaro hacia la energía solar. Clinton, ayer mismo, explicaba su agenda de energía y climática, y lo hacía poniendo el énfasis en la instalación de más de 500 millones de placas solares a lo largo y ancho del país en su primer mandato.

Hillary Clinton aspira a que Estados Unidos cree la suficiente energía renovable para abastecer a todas las viviendas del país para 2026: son palabras mayores

Fue más allá: entre 2016 y 2026 aspira a que Estados Unidos sea capaz de producir la suficiente energía renovable como para abastecer a todos los hogares del país. Son palabras mayores, impulsadas, como es habitual, con un gran relato sobre el futuro del planeta que legaremos a nuestros hijos y nietos. Pero hay sustancia: sólo el año pasado, la energía solar creó más de 50.000 puestos de trabajo y una industria de 35.000 millones de dólares.

Mientras tanto, otros países están tomando nota. Las empresas y bancos japoneses están comenzando a invertir en otros lugares de Asia. El centro de las miradas se dirige hacia la India, un país con excelentes condiciones para desarrollar la energía solar: cuenta con una gran superficie, con grandes masas de población a la que abastecer del modo más eficiente posible y con suficientes horas de sol como para que el proyecto fructifique. Softbank ya he entrado en la carrera.

Hoy la India es uno de los países más contaminantes del mundo, fundamentalmente por culpa de su gigantesca industria del carbón. La energía solar es una alternativa obligada

Desde el Gobierno indio se es plenamente consciente de la necesidad de cambiar el modelo energético del país. Hoy la India es uno de los países más contaminantes del mundo, fundamentalmente por culpa de su gigantesca industria del carbón. El país tiene tierra suficiente para destinar a la energía solar (y si no siempre puede optar por la opción japonesa de campos de golf o pequeñas lagunas), y los beneficios en el mercado serían altos.

La energía solar es también una solución para algunos países en vías de desarrollo. Es el caso de Pakistán. Casi la mitad del país no está conectado al sistema de energía nacional. Pero necesita electricidad a precios baratos. ¿Solución? Autosuficiencia energética a través de placas solares, utilizadas por los propios vecinos. La idea está siendo llevada a cabo por la fundación Lighting a Million Lives, y aspira a abastecer a 4.000 viviendas para 2017.

Solares
Placas solares en EEUU. (Imagen: Steve Rainwater)

Mientras tanto, ¿qué está sucediendo en nuestro continente, en Europa? Alemania, Italia, Gran Bretaña, Francia, España y Bélgica se encuentran entre las diez primeras productoras de energía solar de todo el planeta. Destaca Alemania, la líder, pero también Italia, cuya apuesta es decidida desde principios de siglo. En España las condiciones son inmejorables (muchas horas de luz solar al año en todo el país, muchísimo terreno libre), pero no todo son ventajas.

En España, las energías renovables ya producen el 30% de la electricidad del país, perteneciendo casi el 8% a la energía solar. Seis de los diez países que más dependen de la energía solar son europeos, entre ellos España

Las energías renovables ya producen el 30% de la electricidad del país, perteneciendo casi el 8% a la energía solar. Sin embargo, el proyecto del actual gobierno de regular el autoconsumo ha sido visto tanto en sectores ecológicos como en la mayor parte de la oposición como una forma de poner trabas al crecimiento de la energía solar. Algo parecido sucede en Reino Unido, donde el gobierno conservador estudia la posibilidad de terminar con los subsidios a las pequeñas plantas solares.

Sea como fuere, tenemos campos de golf y tenemos sol. ¿Tardaremos en imitar a Japón?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio