Japón, el país de la disciplina férrea del trabajo, ya contempla la semana laboral de cuatro días

Japón, el país de la disciplina férrea del trabajo, ya contempla la semana laboral de cuatro días
22 comentarios

Japón destaca por una tradicional disciplina férrea del empleo y los estudios. Del país asiático se cuentan historias frecuentes sobre trabajadores que caen enfermos debido al exceso de horas extra o se quitan la vida debido al estrés. Conocido como karoshi o muerte por exceso de trabajo, las investigaciones a menudo determinan que los trabajadores se “rompen” después de dedicar más de 100 horas a la semana durante meses.

La pandemia ha traído, sin embargo, grandes cambios en la forma en que las corporaciones japonesas, muchas de las cuales aún son muy rígidas, se ocupan de sus negocios. Y este cambio de mentalidad ya está impulsando, sin ir más lejos, una semanal laboral de cuatro días.

La medida. El gobierno de Japón planea alentar a las empresas a que permitan que sus empleados elijan trabajar cuatro días a la semana en lugar de cinco, con el objetivo de mejorar el equilibrio entre el trabajo y la vida de las personas que tienen responsabilidades familiares en el cuidado. Ya forma parte de su nueva directriz de política económica anual.

Los líderes políticos ahora esperan convencer a las empresas de que los horarios de trabajo flexibles, el trabajo remoto, la creciente interconexión y otras medidas pueden ser beneficiosos si permanecen en su lugar incluso después del final de la crisis sanitaria. Algo inaudito en Japón.

Los motivos. La iniciativa se sostiene bajo el esquema de que las empresas podrían retener al personal más experimentado que de otra manera tendría que marcharse si están tratando de formar una familia o cuidar a parientes mayores. Una semana laboral de cuatro días también alentaría a más personas a obtener calificaciones educativas adicionales o incluso a realizar trabajos secundarios además de su empleo regular, según el gobierno.

Más importante aún, las autoridades esperan que un día libre adicional cada semana anime a la gente a salir y gastar, impulsando así la economía.También se prevé que los jóvenes tendrán más tiempo para conocerse, casarse y tener hijos, lo que ayudará a resolver el problema cada vez mayor de una tasa de natalidad decreciente, una demografía nacional cada vez más envejecida y una población en contracción.

La tendencia. Así, el país asiático se suma a una tendencia que poco a poco se extiende por todo el globo. En Magnet hemos contado cómo países como España están lanzando experimentos voluntarios de semanas laborales de 32 horas. Los líderes de Nueva Zelanda y Finlandia llevan planteando la idea de una semana laboral de cuatro días durante mucho tiempo. El Partido Laborista británico en 2019 hizo una campaña con la idea de adoptar un modelo similar en la próxima década.

Incluso varias empresas independientes también han comenzado a moverse en esa dirección. Kickstarter anunció hace unas semanas que reduciría las horas de los empleados sin reducir el salario para el  próximo año. Microsoft en Japón estableció un fin de semana temporal de tres días en el pasado, lo que resultó en un aumento del 40% en la productividad, según la compañía, y redujo el consumo de electricidad.

El teletrabajo. Durante la pandemia, las empresas han cambiado a nuevas formas de operar y están viendo un aumento gradual de su productividad. "Las empresas hacen que sus empleados trabajen desde casa o de forma remota, en oficinas satélite o en las ubicaciones de sus clientes, lo que puede ser mucho más conveniente y productivo para muchos", explicaba Martin Schulz, economista jefe de políticas de la Unidad de Inteligencia de Mercado Global de Fujitsu Ltd.

La empresa japonesa ha aprovechado esa oportunidad y ha reducido el espacio de oficinas en su sede de Tokio en un 50% a medida que avanza hacia el trabajo remoto.

Los problemas. Sin embargo, existen inconvenientes en los planes del gobierno, como por ejemplo que Japón ya está experimentando una escasez de mano de obra provocada por un menor número de jóvenes que se incorporan a la fuerza laboral. Además, pese a que los empleados encuentran atractiva la idea de una semana laboral más corta, les preocupan los salarios reducidos y las posibles acusaciones de que no estén completamente comprometidos con su empresa.

Hisashi Yamada, vicepresidente del think tank Japan Research Institute, explicaba en este reportaje de The Mainichi que cree que algunas pequeñas y medianas empresas no pueden darse el lujo siquiera de dar esos días libres adicionales, y algunas empresas podrían intentar reducir los costes laborales aplicando una semana laboral de cuatro días incluso a los empleados que desean trabajar más días. Lo que refuerza la necesidad de que el gobierno elabore un marco que garantice el derecho del trabajador a elegir si desea tener tres días libres a la semana.

Imagen: Unsplash

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio