Los "kidfluencers" generan millones y millones. El problema: no ven un euro porque se lo quedan sus padres

Los "kidfluencers" generan millones y millones. El problema: no ven un euro porque se lo quedan sus padres
17 Comentarios

A pesar de que los influencers infantiles como Ryan, de ocho años, cuentan con un patrimonio neto estimado de 100 millones de euros, los legisladores siguen muy divididos sobre el concepto de utilizar a los niños para generar dinero en las redes sociales y posicionarse como influencers. Cuando se trata de niños, existen pocas leyes, lo que deja en manos de los padres determinar si se les paga a sus hijos por aparecer en publicaciones patrocinadas. En este caso, cuando ellos aún no tienen las nociones para decidir por ellos mismos.

Sí, hay un grupo de la economía creadora que, quizás, se ha quedado fuera de la conversación sobre la igualdad salarial: los niños.

El salvaje Oeste. No hace falta ver la docuserie llamada Kidfluencers: Few Rules, Big Money para darse cuenta de que hay menores que ganan millones en plataformas como Instagram y YouTube. Si bien los padres a menudo insisten en que lo hacen porque los niños se divierten y lo disfrutan, el hecho es que una publicación patrocinada o un video monetizado pueden generar miles de euros tanto para los padres como para las empresas. De hecho, el youtuber más exitoso podría ser un niño de siete años que gana 22 millones al año.

A pesar de esto, las leyes creadas para proteger el trabajo infantil y los ingresos de los niños no se extienden a las redes sociales. Por ejemplo, en algunos estados de EEUU, la legislación requiere que los padres reserven un mínimo del 15% de las ganancias de sus hijos. Pero debido a que ser un influencer no se considera un "trabajo", las ganancias de estas publicaciones no necesariamente se reservan para los mismos niños que hacen que las publicaciones sean populares.

No son conscientes. Por supuesto, los padres argumentan que están haciendo el trabajo real interactuando con los clientes, editando fotos y videos y planificando. Pero incluso si el dinero refleja el trabajo de los padres más que el del niño, todavía lo están ganando de alguien que quizás no entienda completamente lo que significa que su imagen se use para vender productos. También está la cuestión de si el trabajo de influencers cuenta como trabajo infantil. Si bien posar con juguetes está muy lejos de trabajar en una fábrica, las leyes laborales están vigentes por una razón: para garantizar cosas como salarios y horas máximas.

 

¿Con qué frecuencia se les paga? The Motherhood, una agencia de marketing de influencers que se especializa en parte en la crianza de influencers, encuestó a 359 personas y el 97% dijo que incluye a sus hijos en el contenido patrocinado. Pero, ¿con qué frecuencia se les paga a esos niños por su trabajo? Según la encuesta, el 53% de los padres no cobran una tarifa adicional cuando incluyen a sus hijos en el contenido.

Cuando se trata de niños, existen pocas regulaciones o leyes, lo que deja en manos de los padres determinar si se les paga a sus hijos por aparecer en publicaciones patrocinadas y cómo. "No tienen las mismas protecciones que los jóvenes empleados como actores o artistas, y no tienen derechos legales sobre las ganancias de su negocio familiar", explicaba Qianna Smith Bruneteau, directora del American Influencer Council (AIC).

La legislación. Legislaciones como la Ley Coogan de California protegen a los niños en la industria del entretenimiento al garantizar que reciban al menos el 15% de sus ganancias, pero no existe nada similar para los niños influencers. También requería que los tribunales estatales ratificaran los contratos de los niños artistas, una disposición por la que presionó el mismo Walt Disney que codificó la desconfianza del estado en que los padres de los escenarios actuaran en el mejor interés de sus hijos.

Siguieron otras protecciones legales: los niños artistas deben obtener permisos de trabajo, y existen normas estrictas que limitan sus horas de trabajo, exigen tiempo de "descanso y recreación" cuando están en el set y exigen que el trabajo no interfiera con su educación. Aún así, no fue sino hasta la revisión de 1999 que los legisladores de California dieron el paso radical de declarar por ley que los niños artistas son dueños de todas sus ganancias, no solo del 15% reservado en las cuentas de Coogan. Los padres pueden usar el 85% restante para cuidar al niño, ya sea para comprar una casa, cubrir sus gastos o incluso pagarse un salario para administrar la carrera del niño, pero el dinero es propiedad del niño.

El problema. Pero los expertos argumentan que tal vez las marcas deberían pensar en esta cuestión tanto como los influencers. Pero quizás estas decisiones no deberían estar solo en manos de los ellos. "Los niños influencers merecen las mismas salvaguardas que los niños artistas. Los permisos de trabajo podrían ser una solución viable” al problema de la igualdad de pago, dijo, explicaba Bruneteau, quien señalaba que el estado de Nueva York actualmente emite permisos de trabajo para niños.

Hoy, esas leyes, que fueron diseñadas para proteger a las estrellas infantiles de la explotación tanto por parte de sus padres como de sus empleadores, no se aplican regularmente a las celebridades pequeñas de hoy, a pesar de que en las principales plataformas estén ganando millones.

Temas
Inicio
Inicio