Compartir
Publicidad
Publicidad

La genial respuesta de un tuitero a una oferta laboral en la que le pedían trabajar gratis

La genial respuesta de un tuitero a una oferta laboral en la que le pedían trabajar gratis
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Buscar trabajo en la España del paro se ha convertido en una tarea tan compleja como deprimente. Dada la escasez de puestos de empleo, muchas empresas optaron por aumentar los criterios de selección. Y en muchas de las ofertas de trabajo, se incluyeron requisitos nuevos y condiciones, cada vez, más sorprendentes.

Así, para toda una generación de jóvenes, realizar trabajos o pequeños proyectos gratis antes de acceder a un puesto de trabajo se ha convertido en algo habitual. También para @KakaDarth, un tuitero que entró en el proceso de selección de una conocida aplicación de organización de eventos, Fever. Traspasado el primer umbral, Fever le propuso hacer un vídeo (el puesto era para edición de vídeo) sin remuneración. Así respondió:

El vídeo-respuesta-troll acumula desde entonces más de 500 retuits y se ha convertido en un pequeño hit viral.

La oferta de trabajo proponía al tuitero realizar un vídeo sin remuneración, subirlo a sus redes sociales y explicar de forma breve qué ofertas de ocio y de tiempo libre se pueden encontrar en su ciudad de residencia. Fever no prometía nada a cambio: era parte del proceso de selección, pero, de igual modo, el candidato tenía que dedicar parte de su talento, de su tiempo y de su esfuerzo a elaborar el vídeo, que serviría de promoción gratuita.

¿La opción más sencilla si esto te indigna? El trolleo: empleando un montaje muy simple, @KakaDarth mostró primero el correo de Fever y después añadió un "No trabajo gratis", para superpone el logo de Fever con el emoji del excremento. El resultado ha resonado en otros jóvenes de Twitter, que lo han compartido.

Trabajar gratis: una realidad habitual

Las historias de jóvenes creadores que observan cómo potenciales clientes les piden trabajos gratuitos han aflorado con frecuencia últimamente en las redes sociales.

Uno de los más célebres es el de una ilustradora murciana cuya vecina le pedía un pequeño trabajo sin cobrarle a cambio. Cuando esta se negó, comenzó a atacarle personalmente por Twitter, denostando su profesión y al trabajo al que se dedicaba. La tuitera en cuestión decidió publicar la conversación en abierto y también se convirtió en un viral, contando con amplia cobertura tanto en Twitter como en otros medios de comunicación. Se lo tomó a broma, pero la escena era familiar para muchos otros jóvenes en precario.

La situación laboral de España ha provocado que, mientras cobrar por un trabajo de buenas a primera parezca tabú en ocasiones, se aumenten los requisitos profesionales. Una precariedad sobrecualificada, en la que se exigen varios idiomas y estudios y se paga poco, o en la que directamente hay que realizar un trabajo excelente durante dos meses (sin remunerar) para optar a un puesto, como esta oferta de dependienta.

Dependienta

De forma paralela, además, las ofertas también tienden a ser sexistas. Desde casos intrínsecamente gallego-bizarros como la oferta de camarera que tenía que ser "guapa" y un "poco puta" hasta muchos otros ejemplos en los que el candidato, especialmente si es mujer, tiene que ser "guapa" o "bien parecido".

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos