Compartir
Publicidad
Publicidad

La sanguinaria batalla del Somme, una de las más terribles de la historia, en 26 imágenes

La sanguinaria batalla del Somme, una de las más terribles de la historia, en 26 imágenes
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

1 de julio de 1916. Francia y Reino Unido deciden iniciar la ofensiva del Somme, una operación a gran escala contra el sector norte del frente alemán. El objetivo, penetrar en territorio germano, abrir brecha y debilitar la capacidad militar del ejército imperial. Cuatro meses y medio y 1.200.000 soldados perecidos después, la batalla del Somme concluye. Los aliados han recuperado escasos seis kilómetros de territorio francés. La mayor y más sangrienta ofensiva de la historia hasta el momento se salda con magros resultados. El paisaje en el valle del Somme, devastado y deshabitado, es desolador.

Cien años después, el Somme, un conjunto de batallas desarrolladas entre el Somme y Pas de Calais, pervive en la memoria europea como una de las mayores sinrazones bélicas de siempre. O al menos, como prueba de la infinita capacidad de la guerra moderna de sesgar la vida de millones de personas en apenas un puñado de días. Reino Unido, el país que capitalizó la lucha y el que contabilizó más pérdidas, conmemora estos días un episodio trágico e inútil de su historia, símbolo de la Primera Guerra Mundial, de su frente estático y del impacto psicológico y político que tuvo en Europa.

Pero ante todo, el Somme ha sobrevivido a nuestra memoria como el ejemplo perfecto de la brutalidad de la guerra. Y el mejor modo de entender qué supuso es acudiendo a las imágenes que lo retrataron.

1. Qué es el Somme y dónde está

Valle Del Somme El Somme es en realidad un pequeño río en el norte de Francia, en pleno corazón de Picardía. La región, que incluye ciudades históricas como Amiens o San Quintín, había sido ocupada casi en su totalidad por las tropas alemanas tras su primera ofensiva en 1914.

2. Así era la situación en el frente en 1916

Somme24 Alemania había cruzado Bélgica para tomar el norte de Francia. En 1916 se desarrollaron quizá dos de las batallas más decisivas de un conflicto al que aún le quedaban dos largos años de batallas. Al norte, en Picardía, el Somme, resaltado en azul en la imagen. La batalla apenas permitió a los británicos ganar un puñado de kilómetros. Más al sur, durante la primera mitad del año, los franceses defendían Verdún, muy protegida, de una ofensiva estratégica alemana que, a largo plazo, se convertiría en uno de su más sonados fracasos durante la Primera Guerra Mundial.

3. Trincheras sobre un mar de cráteres

Somme1 Exceptuando las ofensivas finales aliadas contra Alemania, la Primera Guerra Mundial se desarrolló alrededor de frentes estáticos. El Somme no fue una excepción: los tradicionales mecanismos articulados por los generales, consistentes en grandes cargas a pie de los soldados frente a las bien pertrechadas trincheras enemigas, facilitaba las defensas y deparaba un altísimo volumen de bajas. En la imagen, observamos a soldados británicos caminando sobre un mar de cráteres y trincheras.

4. 420.000 británicos muertos en el Somme

Somme2 British Miembros de un batallón británico en la retaguardia. Si Verdún fue la batalla que definió el imaginario colectivo francés durante la Primera Guerra Mundial, el Somme es puro Reino Unido. Las tropas británicas perdieron a más de 420.000 efectivos durante los cuatro meses largos de ofensiva, muy por encima de las bajas francesas, ocupadas durante los primeros compases del ejercicio en el sitio alemán de Verdún. Fueron ellos quienes se ocuparon de las cargas contra las defensas alemanas, y quienes más estuvieron expuestos a su artillería.

5. La artillería, un elemento esencial del Somme

Somme3 Cascotes La artillería era un elemento esencial de todo ataque durante la Primera Guerra Mundial. Antes de que la soldadesca saliera de sus trincheras, y cruzara corriendo el terreno que dividía a una trinchera de otra, en búsqueda de la captura de las posiciones enemigas, la artillería, desde la retaguardia, podía pasar días bombardeando los refugios rivales. Los soldados se escondían en sus búnkeres esperando que la tormenta cesara. En el camino, miles de proyectiles eran utilizados y el terreno se erosionaba levantando barro y creando cráteres que, paradójicamente, dificultaban mucho el avance de sus propias tropas.

6. Paisajes devastados, paisajes fantasmales

Somme4 El resultado de la artillería permitió crear paisajes absolutamente terribles. Las antaño verdes y tranquilas llanuras del Somme se convirtieron en un montón de barro y árboles derruidos.

7. Un conflicto que sí torno en mundial

Somme5 Indian Soldiers En 1916, Reino Unido aún poseía un vasto imperio. En la imagen, vemos un regimiento de tropas indias que también participaron en la batalla del Somme. Varias décadas más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial, las tropas coloniales indias, australianas y neozelandesas serían determinantes en diversas batallas.

8. Kilómetros y kilómetros de devastación

Somme6 Beaumont Hamel Las colinas de Beaumont Hamel fueron uno de los puntos más afectados por las ofensivas británicas en el Somme. Las villas aledañas a la población quedaron totalmente destruidas por la artillería, así como los numerosos bosques que poblaban su paisaje. A día de hoy, un memorial recuerda lo sucedido aquí, en el que, es probablemente, el santuario icónico más relevante de la batalla. Allá donde se alzara la vista, sólo se podía divisar devastación.

9. La mejora de la artillería, clave

Somme7 Artilleria La Primera Guerra Mundial observó la mejora constante de las herramientas bélicas. Las mejoras tecnológicas fueron sensacionales durante sus cuatro años. La artillería se perfeccionó de un modo antes inimaginado, y permitió a todos los ejércitos atacar las posiciones enemigas con gigantescos cañones, a kilómetros de distancia. En el Somme se utilizaron de forma más notoria que en ocasiones anteriores aviones para localizar posiciones enemigas, facilitando la efectividad de la artillería. En la imagen, un cañón británico.

10. Las trincheras, cementerios de barro

Somme8 Cheshire Regiment Pero nada como las trincheras define tan a la perfección lo que supuso la Primera Guerra Mundial. Pese a que los generales aliados creían que la situación de estabilidad en el frente nunca duraría demasiado, la realidad fue terca: la mejora de las fortificaciones defensivas a un lado y al otro del tablero y la escasa capacidad de penetración de las ofensivas condenó a millones de soldados a pasar larguísimas temporadas recogidos en sus trincheras, cementerios de barro donde la comodidad y las buenas condiciones de vida brillaban en su ausencia. En la imagen, un soldado británico, rodeado de cadáveres, continúa la lucha.

11. Había trincheras y trincheras

Somme9 German Trench Cuando una trinchera caía, nada quedaba de ella. La imagen de más arriba muestra una trinchera alemana totalmente devastada por la artillería, así como el desangelado paisaje que la rodeaba. Pese a que no se aprecia en la imagen, las trincheras alemanas eran notablemente mejores que las británicas. El alto mando imperial asumió con prontitud que la guerra se alargaría mucho en el tiempo, al contrario que el aliado, y optó por edificar con más comodidad y efectividad sus trincheras, frente a las improvisadas y temporales de sus enemigos.

12. La guerra, por primera vez desde el aire

Somme10 French Lines Los avances de la fotografía y la incursión de la aviación en la Primera Guerra Mundial permitieron la toma de las primeras imágenes aéreas de un conflicto bélico. Muchas han quedado para la posteridad. Esta muestra a un destacamento francés avanzar hacia las trincheras alemanas en plena ofensiva del Somme. La tierra de nadie entre una y otra trinchera era un breve espacio donde casi todos los ataques perecían a merced del fuego enemigo.

13. Los ataques químicos, a la orden del día

Somme11 Antigas La guerra química fue otro de los elementos característicos de la Primera Guerra Mundial. En el Somme también se utilizaron gases, lo que obligó a muchos soldados a luchar con máscaras protectoras como las que se aprecian en la foto. Pese a su carácter poco humanitario, las armas químicas tenían una utilidad muy relativa en el campo de batalla, eran indiscriminadas y contribuían poco a cumplir los objetivos estratéticos del alto mando.

14. El horror, visto en cinemascope

Somme12 Mina Explosión de una mina aliada vista desde las posiciones de trinchera de un destacamento francés.

15. Las trincheras del Somme, en plano cenital

Somme13 Trincheras Alemanas Imagen de las trincheras alemanas tomada por un avión británico. Las trincheras eran complejos sistemas encadenados que tenían varios niveles y en los que los soldados iban rotando. Las de primera línea eran, naturalmente, las más peligrosas, y contaban con un alto grado de rotación (un soldado solía pasar alrededor de dos semanas en la vanguardia del frente). Una broma recurrente durante la época consistía en que un soldado podía llegar desde el Canal de la Mancha hasta la frontera Suiza sin pisar la superficie, tan sólo encadenando una trinchera con otra.

16. Una irrelevante victoria británica

Somme14 Prisionero Aleman Al final de la ofensiva del Somme, los británicos habían recuperado alrededor de 6 kilómetros. Un lote muy escaso y poco determinante en el transcurso de la guerra. Al igual que en Verdún, la gigantesca operación se saldaba con un mantenimiento relativo del status quo. En la imagen, un prisionero alemán, es conducido por un soldado británico. En total, más de 500.000 alemanes perdieron la vida en el Somme.

17. Volver a casa, una tarea compleja

Somme16 Ancre Caminar entre los campos embarrados del Somme se convirtió en una tarea imposible. Avanzar posiciones o volver a las trincheras amigas, tras una ofensiva a la que se había sobrevivido, era una tarea harto compleja. El frente estaba repleto de cráteres gigantescos y obstáculos, amén de embarrado. Las lluvias rellenaban los agujeros provocados por los proyectiles, y los árboles se convertían en puentes improvisados, como en la imagen, que facilitaban el tránsito. La imagen del Somme era la pura imagen del fin del mundo.

18. Un amasijo de árboles astillados y barro

Somme17 Courecelette Sólo en Courecelette, cuyo campo de batalla se muestra en la imagen de más arriba, 29.000 soldados británicos perdieron la vida. Fue una de las múltiples batallas desarrolladas en el contexto del Somme (en este caso con victoria británica).

19. Los tanques, una novedad del Somme

Somme19 Mark I Fue el ejército británico el que por primera vez utilizó vehículos blindados durante la Primera Guerra Mundial. En la imagen observamos el Mark I, el primero de la serie de tanques Mark utilizados por la infantería británica durante la batalla del Somme. Tuvo un impacto determinante durante los años subsiguientes: estaba capacitado para romper con facilidad las líneas de trincheras alemanas, y como bien narraba Remarque en 'Sin novedad en el frente', espantaba, por su naturaleza novedosa e industrial, deshumanizada, a los soldados germanos.

20. Centenares de kilómetros de batallas

Somme20 Ataque Aereo Al contrario que los conflictos bélicos clásicos, en los que las batallas se desarrollaban en escenarios concretos, la Primera Guerra Mundial observó el nacimiento del primer gran frente de guerra, repartido a lo largo de centenares de kilómetros de forma simultánea. Desde el aire, el norte de Francia era una sucesión constante de trincheras, bombardeos y columnas de humo.

21. Una superficie de carácter lunar

Somme20 Paisaje Lunar Las cicatrices de la guerra nunca fueron tan visibles como en el Somme. Cráteres y trincheras que atravesaban el corazón del valle, las imágenes aéreas y terrestres se asemejaron a una desolada y dramática superficie lunar, fruto de los proyectiles.

22. 20.000 británicos murieron el primer día

Somme21 Muertos El primer día de ofensiva continúa siendo, a día de hoy, el más calamitoso de la historia del ejército británico. Casi 20.000 soldados perdieron la vida en menos de 24 horas, y más de 35.000 resultaron heridos en el transcurso de la ofensiva. Para hacernos una idea de la magnitud, las fuerzas combinadas de Reino Unido, Francia y otros países aliados durante la evasión de Dunkerque, en la Segunda Guerra Mundial, perdieron a 11.000 soldados. Aquel fue el desastre más sonado de las tropas de infantería británicas en el conflico.

23. La compleja logística del frente

Somme22 Escaleras El frente también requería de logística. Los soldados rotaban sus posiciones, y en ocasiones tenían que construir las trincheras. Cavarlas, colocar el alambre de espino y edificar los búnkeres. En el espacio embarrado e impracticable del Somme, eso requería construir pasarelas y caminos con improvisados paneles de madera. En la imagen, vemos a un equipo de logística británico.

24. Un espacio cerrado y claustrofóbico

Somme22 Trincheras Así era la vida de un soldado en la trinchera. Antihigiénica y cerrada, enclaustrada en los muros de barro de las trincheras y cercenada por el alambre de espino que debía protegerles del enemigo.

25. Y una guerra que duraría dos años más

Somme23 Arras A la altura de noviembre, era evidente que la ofensiva del Somme había sido infructífera. Las tropas aliadas habían logrado desviar la atención de los alemanes de Verdún, pero habían sido incapaces de atravesar sus líneas en Picardía y el norte de Francia. Los escasos seis kilómetros ganados al enemigo hicieron que el Somme pasara a la historia como una de las batallas más sanguinarias y también más inútiles de todos los tiempos. Más de un millón de muertos después, una cifra absolutamente descomunal que encuentra pocas comparaciones en la historia de la humanidad, las posiciones eran prácticamente las mismas.

26. Y un conflicto que lo cambiaría todo

Somme27 Junto a Verdún y la ofensiva Brusilov, el Somme fue el escenario más terrible de la Primera Guerra Mundial. El conflicto lo cambiaría todo para siempre, matando el orden clásico de Europa y dando paso al periodo de entreguerras y a los totalitarismos, entre precarias democracias. En 1940, los alemanes volverían a tomar el norte de Francia por tercera vez en menos de un siglo, llegando esta vez a París y cambiando el escenario estático y triturador de la Primera Guerra Mundial por el colapso de las fuerzas francesas y el reinado del ejército nazi. Los fantasmas del Somme no se evaporarían de Europa hasta el fin del nazismo y la construcción de la Europa en paz que conocemos hoy.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos