Compartir
Publicidad
Publicidad

Las reacciones a la ¿DUI? de Cataluña en la prensa extranjera y en la comunidad internacional

Las reacciones a la ¿DUI? de Cataluña en la prensa extranjera y en la comunidad internacional
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Día uno después de la no declaración de independencia proclamada por Puigdemont que fue no suspendida ocho segundos después por él mismo y que fue firmada en un papel sin validez oficial al cabo de un par de horas fuera de la sesión plenaria y sin el apoyo de la mayor parte de las fuerzas parlamentarias. Día uno de lo que fuera que sucedió ayer, si es que Puigdemont lo sabe.

La amplia gama interpretativa que permiten tanto las palabras del president como el papel mojado de la declaración de independencia posterior, tan mojado que la propia CUP, el único partido que se moría de ganas de aprobarla, afirmó que aquello no valía para nada, ha derivado en diversas opiniones a nivel internacional. Dado que el clima en España es tan polarizado, a veces es más útil mirar hacia afuera. Y la mirada que devuelve la prensa extranjera es... Rara.

Desde la crítica hasta el análisis sosegado del tímido paso atrás dado por Puigdemont, como quiera que fuera dado, pasando por la sátira y el cachondeo generalizado ante un estado al que Wikipedia ya entregaba el récord de "estado no reconocido más corto del mundo", con ocho segundos (por más que, recordemos, no se declaró nada en el discurso del president). De modo que paseemos por los recortes de prensa del hoy.

La Comisión Europea: "Es un asunto interno"

Sin novedad en el frente en Bruselas. Tras una tarde agitada en la que fuentes catalanistas, al parecer, filtraron que Carles Puigdemont estaba charlando con Jean Claude Juncker sobre dar una salida negociada al atolladero catalán (y tras el consecuente desmentido de la jefa de gabinete del propio Juncker al grito de "fake news"), la Unión Europea mantiene el mismo discurso de siempre: "Aquí no hay nada que ver, esto es un asunto interno de España, circulen".

Bruselas no se moja, como no lo ha hecho hasta ahora. El mensaje sigue siendo claro.

Emmanuel Macron: "Si intervengo, doy la razón al que se salta las reglas del juego"

Pocos líderes europeos tienen más incentivos para mostrarse duro con el procés catalán que Emmanuel Macron. El presidente francés tiene varios nacionalismos caseros a la espera de ser activados (como el corso, muy activo durante todo el siglo XX, o el bretón), y la unidad francesa lleva siendo un axioma indiscutible desde la Revolución Francesa. Sus palabras lo refrendan:

Si intervenimos, damos la razón al que no respeta la regla del derecho (...) ¿Por qué Europa, Francia o Alemania no intervienen en el tema catalán? Porque Europa está hecha por Estados soberanos. Es una realidad política e histórica. Si yo interviniese en el tema catalán, me inmiscuiría en los temas políticos españoles Y es intolerable tanto para el presidente español como para el monarca español.

A lo que añadió que la iniciativa catalana "contraviene todas las reglas del Estado de derecho en España" y que, como ya se explica desde Bruselas, es un asunto interno.

Corriere della Sera: "Independencia, pero ya veremos"

Idéntico concepto ha utilizado La Reppublica, el otro gran periódico generalista italiano, para definir en su portada lo vivido ayer en el Parlament: "Independencia, pero ya lo iremos viendo", como quien no quiere la cosa, como quien se asoma al barranco y lanza la piedra antes de lanzarse él para comprobar que, en efecto, cae hacia abajo. Es la sensación de gran parte de la prensa internacional: Puigdemont pudo hacerlo, pero optó por escenificarlo a medio gas.

Washington Post: "El presidente para la independencia"

A ojos del segundo periódico más influyente del planeta, The Washington Post, hay más de "suspensión" en las palabras de Puigdemont que de "declaración de independencia". El asunto está ahí: en cómo el presidente optó por retractarse de sus adivinadas intenciones ocho segundos después de pronunciarlas:

Suspendiendo el proceso de secesión, Puigdemont señaló una apertura a los críticos y a los observadores tanto en España como a lo largo de la Unión Europea que temían el ascenso del separatismo en el progresivamente embarrado bloque de los 28. Dijo que el conflicto de Cataluña podía ser resuelto de un modo racional y sugirió explorar la mediación internacional como una posible solución.

Charlie Hebdo: "Son más tontos que los corsos"

También era cuestión de tiempo que, en el contexto de progresiva atención hacia el procés catalán, las revistas satíricas de Europa lo llevaran a su portada. Ha sido Charlie Hebdo la más notable con una parodia de sus propios independentistas en Francia, los corsos: "Independentistas, los catalanes son más gilipollas que los corsos". El tono de Charlie Hebdo es marca de la casa: provocador y ofensivo.

The New York Times: "Una declaración de independencia (o algo así)"

The New York Times ha sido uno de los periódicos internacionales que más páginas ha dedicado al asunto catalán desde que resurgiera con la fuerza de ocho mares en septiembre. Y de aquel editorial señalando un diálogo negociado hacia el referéndum que tanto soliviantó al gobierno ha pasado ha un titular más incierto: "En Cataluña, una declaración de independencia (o algo así)", con un deje entre el paréntesis que deja entrever lo surrealista de la situación.

La crisis catalana tomó ayer un nuevo y confuso giro tras el desconcertante discurso del líder de Cataluña, en el que aparentemente declaró la independencia de España para inmediatamente suspender la decisión en busca de más "diálogo" con los líderes de Madrid.

(...) El discurso de Puigdemont sólo profundizó en la confusión, quizá a propósito. Reafirmando el derecho de Cataluña a la independencia, continúo enfureciendo a sus oponentes en la oposición. Pero evitando iniciar el proceso de secesión de forma inmediata, frustró a parte de sus aliados en el movimiento independentista, que creyeron que no había tomado una decisión lo suficientemente firme.

The Guardian: "Ninguna claridad"

Al igual que el New York Times, The Guardian ha cubierto con frecuencia y con variedad de opiniones los sucesos de Cataluña. En su análisis de hoy, el periódico destaca la nula "claridad" que ha aportado el discurso de Puigdemont (y la no-DUI posterior) a la resolución del procés. Al igual que otros periódicos, The Guardian destaca que Puigdemont corre ahora el riesgo de haber cabreado a sus socios de gobierno, la CUP, y al gobierno español. A la vez.

Guardian

Imagen | Manu Fernández/AP

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos