Manifestaciones multitudinarias y 1.700 detenidos: una parte de Rusia también se opone a la guerra

Manifestaciones multitudinarias y 1.700 detenidos: una parte de Rusia también se opone a la guerra
33 Comentarios

"¡No a la guerra!", gritaba la multitud de rusos, en su mayoría jóvenes, reunidos en Nevsky Prospekt, la calle principal de San Petersburgo, ayer por la noche. Horas después de que Putin ordenara el avance de sus tropas a Ucrania, personas de todo el país salieron a las calles para criticar sus acciones. "Estoy avergonzado por mi país. Estoy sin palabras. No queremos esto. ¿Por qué lo estamos haciendo?", decía una manifestante. Como ella, miles se han sumado a las protestas contra la guerra.

Los resultados han sido los previsibles. La policía ha arrestado a más de 1.700 personas mientras los manifestantes siguen saliendo a las calles con pancartas y armados con lo único que tienen: su voz.

Protestas. Por la noche, mientras los ucranianos huían para escapar de su país, miles en Rusia, donde las protestas están estrictamente restringidas, se manifestaron en solidaridad con el pueblo ucraniano. En San Petersburgo, los manifestantes comenzaron a reunirse frente a la histórica galería comercial Gostiny Dvor alrededor de las 19:00. El ambiente era tenso, con algunas personas llorando frente a una fuerte presencia policial.

Una mujer levantaba un ramo de globos con los colores de la bandera ucraniana. Las multitudes parecían tener poca confianza en que sus protestas cambiarían algo, pero las manifestaciones fueron catárticas para algunos. "La única esperanza somos nosotros. Mientras estemos aquí, todavía hay esperanza", decía otro manifestante.

Represión. Cuando comenzó la manifestación, la policía ya estaba en posición, con el escuadrón antidisturbios OMON completamente equipado con chalecos antibalas, cascos y porras, de pie junto a los autobuses traídos para llevarse a los manifestantes. Pero no hubo ningún esfuerzo por acordonar el área. En cambio, un policía con un altavoz caminó alrededor, advirtiendo que se trataba de una manifestación no autorizada y que cualquiera que asistiera corría el riesgo de ser arrestado y procesado.

"¡Ucrania no es nuestro enemigo!", cantaba la la multitud. "¡Rusia está en contra de la guerra!". La multitud iba y venía mientras los equipos de policías antidisturbios se abalanzaban periódicamente y atrapaban a los manifestantes, aparentemente al azar, arrastrándolos a los autobuses para llevárselos. "¡Putin es un asesino! ¡Es la vergüenza de Rusia!", coreaban.

Arrestos. Al terminar la noche, la policía había realizado al menos 1.702 arrestos en 53 ciudades rusas, según el monitor OVD-Info, mientras reprimía las protestas no autorizadas. La mayoría de los arrestos se realizaron en Moscú y San Petersburgo, donde las protestas fueron más fuertes. Pero los gritos de ira no solo se sintieron en las calles de Moscú, sino en decenas de ciudades rusas.

La contradicción. Vladimir Putin ha dicho que existe un amplio apoyo público a la invasión de Ucrania. Pero por la noche, miles de personas en ciudades de toda Rusia habían desafiado las amenazas de la policía de tomar plazas centrales y protestar contra la campaña militar.  Ya había señales de que los rusos se sentían incómodos con la decisión inicial de Putin de reconocer las dos repúblicas autoproclamadas en Donbas.

El martes, Yuri Dudt, una de las personalidades mediáticas más populares de Rusia, decía que "no votó por este régimen" y su necesidad de un imperio, y se sintió avergonzado, en una publicación que recibió casi un millón de "me gusta" en 24 horas. Una nueva encuesta del Centro Levada independiente muestra que solo el 45% de los rusos estaban a favor del movimiento de reconocimiento que precedió a los dramáticos eventos que se viven estos días.

Temas
Inicio
Inicio