Compartir
Publicidad
Publicidad
Medios y usuarios de redes deberíamos estar avergonzados del tratamiento del atentado de Barcelona
En diez minutos

Medios y usuarios de redes deberíamos estar avergonzados del tratamiento del atentado de Barcelona

Publicidad
Publicidad

Tras el terrible atentado terrorista que sufrió ayer Barcelona los medios digitales y audiovisuales se movilizaron rápidamente para entregarle a los españoles la información de la tragedia lo antes posible. El problema es que, por la inmediatez actual en la que viven los medios, por un miedo a quedarse atrás en la carrera por la publicación de la noticia y por la enorme presión de la gente por conocer más detalles sobre el suceso, la ciudadanía ha recibido bastantes informaciones que o bien eran parcialmente incorrectas o bien eran directamente falsas.

En estos casos podemos comprender el impulso de los medios a llevarle a sus espectadores la última noticia, pero con lo vivido en este ataque también hemos podido comprobar cuáles son las consecuencias de difundir informaciones no lo suficientemente contrastadas, más aún cuando hablamos de temas tan sensibles para la ciudadanía como un atentado.

Allí donde los medios no pudieron informar con rigor, sí estuvieron los Mossos d'Esquadra y la Policía, cuyas cuentas de Twitter, desde las que ofrecían sus comunicaciones en varios idiomas, se convirtieron casi en los únicos rincones fiables desde los que informarse.

Estas son algunas de las desinformaciones que se encontraron ayer en los medios y en las redes de un ataque del que todavía, menos de 24 horas después, aún se sabe muy poco.

"Atentado" antes de tiempo

17:11: La Vanguardia ya declaraba que se trataba de un atentado.

18:49: Los Mossos confirman ahora que sí se trata de un atentado terrorista. Hasta entonces habían manejado el incidente como "atropello masivo".

Supuesto tiroteo en El Corte Inglés

En los primeros minutos tras el ataque medios de dudosa reputación y, sobre todo, usuarios de las redes comentaban que se había producido un tiroteo en El Corte Inglés por parte del atacante de la furgoneta, que se habría acercado después del atropello. Esta falsedad pudo haberse mezclado con las imágenes de las desbandadas que sí estaban teniendo lugar en los alrededores de los grandes almacenes.

En esos momentos se estaba viviendo mucha tensión entre los barceloneses de la zona.

18:15 Los Mossos cuentan que no ha habido tiroteo en El Corte Inglés.

Terroristas con rehenes en "Luna de Estambul"

18:09: Al menos RTVE, TV3, EL Nacional de Cataluña, El Español, El Independiente, El Confidencial y el británico The Independent daban la información de que un sospechoso del atropello estaba atrincherado en un restaurante. “El establecimiento está muy cerca del mercado de la Boquería, dónde se habría producido un tiroteo, según apuntan medios locales”, decía El Español aportando como fuente un portavoz del sindicato de la policía.

Al principio ni siquiera era la misma localización, el restaurante turco Luna de Estambul, sino que algunos medios decían que dos terroristas estaban en el propio mercado de la Boquería, una confusión que se pudo causar porque los agentes estaban rastreando los interiores del mercado.

Muchas de estas páginas han borrado ya la información, aunque puede encontrarse en su caché.

En torno a las 20 horas los Mossos anuncian que esto no era cierto.

De detenido a sospechoso y a terrorista: Driss Oukabir

19:50: El País, Telecinco y figuras como Daniel Lacalle, entre muchos otros, variaba su forma de presentarle al público a Driss Oukabir. Se decía que “había dos detenidos relacionados con el atentado”, entre ellos Oukabir, que se había “identificado a uno de los implicados en el atentado”, que era “el atacante identificado por los Mossos d’Esquadra” o que “se había detenido al supuesto terrorista”.

Las televisiones y medios digitales mostraban la fotografía del supuesto implicado (una foto que circulaba entre los agentes de seguridad y que se les había facilitado con anterioridad), así como mostraban su perfil de Facebook, que se llenó de insultos y amenazas de muerte antes de que se cerrase su página.

21:43: Según la Sociedad Catalana de la Información el alcalde de Ripoll el sospechoso se había entregado él mismo a la policía, y lo último publicado al respecto es que Oukabir habría declarado que el pasaporte se lo habría robado anteriormente su hermano pequeño.

Fuentes policiales no han anunciado públicamente todavía que el joven esté relacionado de forma directa con el atentado.

La procedencia de Oukabir

Vinculado con la aparición de ese pasaporte de Oukabir medios como El Español declaraban que “fuentes oficiales” indicaban que el autor del atropello es de origen magrebí.

De momento sólo sabemos que Oukabir se presentó en comisaría y está siendo investigado. Hay medios comunicando que tenía un documento de residencia en España y otros que es de nacionalidad francesa, pero residente en la localidad catalana de Ripoll.

Terroristas abatidos a tiros en Sant Just Desvern

19:24: Los Mossos comunican: “Un conductor ha atropellado a dos mossos en un control policial de Barcelona y lo tenemos localizado en Sant Just Desvern”.

20:37: Según La Vanguardia “muere uno de los terroristas huidos en un intercambio de tiros en Sant Just Desvern”. El País, más prudente: “Hallado muerto uno de los sospechosos en su coche en Sant Just Desvern tras intentar detenerlo a tiros”. Horas después el conseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, comentaba en declaraciones a Rac1 y al canal 3/24 y recogidas por Europa Press que el conductor interceptado no murió por disparos de Mossos.

El País a las 22:00: “Fuentes policiales informan de que una persona ha sido abatida en Sant Just Desvern (Barcelona), pero no está confirmado que tenga relación con el atentado”.

A las 23 de la noche el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero comunicaba públicamente que el hombre de nacionalidad española hallado muerto no tiene antecedentes y que de momento no está relacionado con el atentado. Como se conocerá por la autopsia y gracias a las declaraciones de esta madrugada del conseller de Interior Joaquim Forn, los agentes habían disparado al vehículo, pero no fueron las balas lo que terminaron con la vida del sospechoso, sino unas heridas previas causadas por arma blanca.

Esta mañana había nuevas y contradictorias versiones sobre el incidente. A las 06:59 La Vanguardia aseguraba que no se descartaba que el hombre pudiese estar relacionado con el atentado de ayer, aunque se seguía buscando al conductor del vehículo, que podría haberse dado a la fuga. ARA y El Diario aseguran que el fallecido no tiene relación con el atentado terrorista.

Los bulos y las medias verdades sobre el atentado de Barcelona van a seguir circulando

Los Mossos siguen desmintiendo bulos que estarían circulando por redes sociales, como hace diez horas se comentaba que había otro ataque en Reus.

O hace apenas unos instantes han tenido que desmentir que hubiese muerto un paciente del hospital Joan XXIII.

Por otra parte hay ahora mismo medios que, dándole la vuelta al asunto, alientan a la desinformación sembrando dudas sobre la veracidad de los relatos de las fuerzas de seguridad.

El periodismo falló en sus funciones más básicas

Dl U381805 004

El Colegio Profesional de Periodistas de Galicia ofrece en su página web un decálogo de recomendaciones para profesionales de la comunicación estas situaciones. Entre sus apuntes comentan cómo deben evitarse conjeturas y suposiciones para sucesos dramáticos, ya que este tipo de información puede aumentar la ansiedad y la preocupación de las víctimas, además de ser perjudicial para el honor o la imagen de terceros. “En la mayoría de los casos, la investigación en una tragedia lleva meses o años, por lo que no sabemos las causas exactas o procesos hasta mucho después del evento ocupar espacio en los medios”, y por eso, dicen, deben evitarse las reconstrucciones e hipótesis ficticias.

También, dicen, hay que evitar la espectacularización de la noticia por sus imágenes o su retórica, editar las fotos para honrar a los fallecidos y evitar mancillar su honor. También hay que recelar de las declaraciones y acusaciones de las víctimas, ya que pueden estar confundidos en los datos que aportan.

Está claro que ayer los medios no conseguimos cumplir esos requisitos informativos.

Eso sí, con esta lista no buscamos desmerecer el trabajo de los compañeros periodistas de otras cabeceras. Como hemos señalado el problema es esa expectativa de información instantánea que se ha generado y por la que los medios no pueden cumplir su promesa de información veraz cuando los hechos están ocurriendo en tiempo real y no hay tiempo para contrastar los datos. Del otro lado también los propios ciudadanos, por su necesidad de información, contribuyen a difundir informaciones falsas desde redes sociales haciendo después más difícil deshacer el daño con el posterior desmentido.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos