Publicidad

Merkel sube; Sánchez baja: cómo está afectando el coronavirus a la popularidad de los gobiernos

Merkel sube; Sánchez baja: cómo está afectando el coronavirus a la popularidad de los gobiernos
65 comentarios

Sanitaria, económica y política. La crisis que afrontan los países desarrollados a causa del coronavirus se despliega en tres niveles, a cual más importante. El monopolio informativo y la necesidad de una acción coordinada y central por parte de los gobiernos ha colocado a los líderes políticos en el centro de la diana, como en cualquier emergencia nacional que se precie. ¿Se está resintiendo su popularidad?

Depende.

Unos arriba. La valoración de determinados líderes internacionales sí ha ido al alza durante las últimas semanas. Este gráfico de The Economist es muy ilustrativo: los primeros ministros de Canadá y Australia, Justin Trudeau y Scott Morrison, son hoy hasta veinte puntos porcentuales más populares que antes de la epidemia. Boris Johnson también ha salido beneficiado, así como Angela Merkel.

Otros abajo. No todos tienen tanta suerte. Jair Bolsonaro (Brasil) y Shinizo Abe (Japón) han visto cómo su popularidad decrecía durante las últimas semanas. El caso japonés es significativo. Su gobierno no decretó estado de emergencia alguno durante los primeros días de la crisis, cuando los contagios fueron menores. Conforme aumentaron y las medidas no acompañaron, Abe sufrió criticas.

Término medio. Es el caso de Donald J. Trump, cuya gestión ha sido típicamente errática. Su popularidad registró un pico al alza durante los compases iniciales de la crisis, para caer un poco después. Hoy se mantiene en los niveles tradicionales desde su elección, entre el 40% y el 45% de aprobación. Un porcentaje estable, fruto de la enorme polaridad partisana que sufre Estados Unidos.

¿Y en el mediterráneo? Una pregunta pertinente, dado que España, Italia y Francia han sido los tres países más golpeados por el coronavirus en Europa. Macron es hoy ocho puntos más popular que antes; Conte, en Italia, disfruta de un aprobado general del 71% de los votantes. La posición de Pedro Sánchez es más compleja. En general, las encuestas apuntan a una pequeña subida en la intención de voto hacia el PSOE (y hacia el PP).

Pero.

Descontento. Otras no son tan optimistas para con el presidente. El 30 de marzo, en una encuesta elaborada por GAD3, el 56% de los participantes admitía no tener confianza en Sánchez; el mismo día, en un sondeo de Gesop, el 38% de los encuestados valoraba negativamente la gestión del gobierno, frente al 32% que lo hacía positivamente. Según Metroscopia, el 4 de abril el 51% de los votantes desaprobaba al ejecutivo.

Ahora bien, durante los últimos días ha habido cambios. El 19 de abril Sigma-2 declaraba a Sánchez el político mejor valorado durante la crisis (4,18), por encima de Casado (3,94) y Arrimadas (3,82). Para el CIS, Sánchez estaría en su pico de popularidad más alto desde mayo de 2019; aunque el 47% desconfía de la gestión del gobierno.

Contraste. Parece evidente que los españoles tienen reparos sobre la gestión del gobierno, pero también que la valoración de Sánchez aún no se ha resentido demasiado. En cualquier caso, es un claro contraste con la tónica general: en casi todos los países los líderes están subiendo en popularidad, un efecto muy estudiado en politología y conocido como "rally around the flag". En tiempos de crisis, se arropa al líder.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios