El mundo se ha vuelto un lugar extremadamente hostil para los fumadores. México es el último ejemplo

El mundo se ha vuelto un lugar extremadamente hostil para los fumadores. México es el último ejemplo
24 comentarios

Cada año, el tabaco mata, como mínimo, a 8 millones de personas. De los que se salvan, muchos de ellos acaban padeciendo cáncer de pulmón, tuberculosis, asma o enfermedades pulmonares crónicas. Desde hace años, cada vez más países se unen a una tendencia creciente de lucha contra esta droga con medidas cada vez más restrictivas, que aislan cada vez más a los fumadores. De hecho, podríamos decir que esto está causando que la etiqueta social esté cambiando bastante.

El último ejemplo claro lo acabamos de ver en México, que ha prohibido, a partir de este año, fumar en casi todos los lugares públicos: el humo desaparecerá de restaurantes, terrazas y parques.

La nueva ley mexicana. Este 15 de enero entró vigor la reforma de la Ley General para el Control del Tabaco que prohíbe "consumir o tener encendido" cualquier producto de nicotina en espacios de "concurrencia colectiva", además de su promoción o publicidad. El objetivo es reducir el acceso al tabaco para los adolescentes y disminuir la población fumadora que se estima en 15 millones de personas, según datos del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

El nuevo reglamento no sólo prohibe fumar en una gran cantidad de espacios públicos, también limita su publicidad. Está prohibido "realizar toda forma de promoción y patrocinio de los productores elaborado con tabaco" en cualquier medio de comunicación. Además de prohibir que se exhiban en los mostradores de las tiendas, sancionará a las marcas se anuncien en redes sociales, a través de influencers, en servicios de streaming o como publicidad subliminal en el cine.

¿Dónde se prohibe? Entre los lugares citados por el reglamento están "patios, terrazas, balcones, parques o áreas de juegos donde se congreguen niñas, niños y adolescentes, deportivos, playas, centros de espectáculos y entretenimiento, canchas, estadios, plazas comerciales, mercados, hoteles, hospitales, lugares de culto religioso, establecimientos de consumo de alimentos o bebidas, y paradas de transporte".

La polémica. Aunque las asociaciones empresariales mexicanas apoyan que se hagan cosas para mejorar la salud del país, han criticado en un comunicado que la prohibición de la exhibición de los cigarros no tiene fundamento jurídico. "En México el tabaco es legal y está regulado. Un producto cuya comercialización es legítima, por lo cual la prohibición de su exhibición resulta infundada", defienden.

En España. La decisión de México es sólo parte de una gran tendencia creciente de lucha contra el tabaco. En nuestro país, el Ministerio de Sanidad está preparando una nueva reforma de la ley del tabaco del año de 2005, que ya fue enmendada en 2010, y sus borradores indican restricciones drásticas. Entre ellas, que repercutirá en los bolsillos de los fumadores, ya que que el tabaco aumentará de precio en gran medida.

Si la subida de precios no disuade a los consumidores, lo harán los obstáculos que se encontrarán a la hora de fumar al aire libre o en muchos lugares donde hasta ahora sí se podía, como las terrazas de los bares. Los últimos reductos que les quedaba a los fumadores dejarán de estar disponibles para ello. Lo mismo sucederá en: estadios deportivos, conciertos, playas, parques e incluso en el coche.

La tendencia en el mundo. Tal y como comentábamo antes, Europa se está poniendo las pilas en su cruzada contra el tabaco. Ya hay 212 millones de europeos que viven en países donde todos los espacios públicos cerrados están libres de humo. Son los residentes en Francia, Reino Unido, Italia, Suecia, Noruega, Finlandia, Irlanda, Islandia, Estonia, Lituania y Malta. 

Dinamarca, de hecho, ha propuesto limitar la venta de tabaco e, incluso, prohibirla para los nacidos a partir de 2010 para evitar que empiecen a fumar algo que ya hizo Nueva Zelanda en 2021 para los nacidos a partir de 2007. El país es el primero en Europa que ha elaborado un plan para que la edad legal para el consumo de tabaco vaya aumentando año a año con la intención de que ningún ciudadano fume para 2100. Esta "Ley Seca del tabaco" se estudiará en la Comisión Europea. De implantarse, los españoles que cumplan 18 años en 2028 no podrán comprar tabaco.

Imagen: Unsplash (Jeff Brown)

Temas
Inicio