Los "nativos digitales" son un mito: la generación Z no es mejor en tecnología ni en la multitarea

Los "nativos digitales" son un mito: la generación Z no es mejor en tecnología ni en la multitarea
64 Comentarios

Durante los últimos años, se ha escrito mucho sobre un buen puñado de empresas que todavía piensan que pueden resolver todos sus problemas de tecnología y transformación digital simplemente contratando a esos "extraterrestres" (como llaman a la Generación Z), basándose en poco más que la idea de que son "nativos digitales", que han nacido con un móvil en las manos. Desde entonces, una creciente investigación ha comenzado a erosionar muchos de los estereotipos de este grupo demográfico.

Hasta el punto de concluir que no, no son mágicamente diferentes a las generaciones anteriores y tampoco pueden realizar tareas múltiples como se ha afirmado en muchas ocasiones.

¿Mito? Se trata de una generación que está llamando ahora a la puerta de la fuerza laboral. Han crecido en tiempos complejos e inciertos, y se han adaptado bien tomando la iniciativa, prosperando en entornos ágiles y cuestionando el status quo para identificar si, de hecho, existe una mejor manera de hacer las cosas. Nacieron en la era de los iPhone y están acostumbrados a múltiples dispositivos. De ellos se ha dicho (como vemos en este artículo) que se sienten extremadamente cómodos realizando multitarea (y piensan que son ineficientes si no lo son). También que son creativos, innovadores, autosuficientes e ingeniosos.

Pero la realidad no es así. El nativo digital es un mito. La generación más joven usa la tecnología de la misma manera que las personas mayores, y no es mejor para realizar múltiples tareas.

Molinos de viento. Muchas escuelas y universidades se están reestructurando para hacer frente a jóvenes supuestamente diferentes. Desde el aprendizaje colaborativo hasta la provisión de módulos de aprendizaje electrónico, el auge de los nativos digitales se está utilizando como una razón (algunos dicen que una justificación), para cambios en las políticas. Las encuestas muestran, por ejemplo, que los docentes se suscriben a decenas de "estilos de aprendizaje" diferentes y opuestos.

Es indiscutible que las personas criadas en las últimas décadas han estado expuestas a una gran cantidad de tecnología digital. Paul Kirschner, investigador de la Universidad Abierta de los Países Bajos y coautor de este estudio, se describe felizmente a sí mismo en su trabajo académico como un "luchador de molinos de viento". Pero mientras que Don Quijote apuntó contra paredes sólidas, la suposición de nativo digital, en una inspección más cercana, parece ilusoria. Y, ciertamente no es un gigante.

El estudio. Publicado en la revista Teaching and Teacher Education, hace hincapié en que son personas como el resto de nosotros y muchas de sus "características" parecen no ser tan diferentes a las de los jóvenes de otras generaciones. Afirma que "los nativos digitales expertos en información no existen" y que los millennials no son más expertos en tecnología ni son más buenos para realizar múltiples tareas que otras generaciones: "Tenemos que tratar a las personas como humanos, aprendices cognitivos y dejar de considerar que un grupo específico tiene poderes especiales".

Si bien se han encontrado algunos indicios de que los millennials son más propensos a realizar multitarea que las generaciones anteriores; por ejemplo, cambian de tareas con más frecuencia y tienden a usar diferentes medios al mismo tiempo, también acaban pagando un precio por la multitarea. La alternancia frecuente entre actividades aumenta la carga cognitiva y nos obliga a reorientarnos en cada tarea cada vez. Lo que impacta negativamente en el aprendizaje. Por eso hay que saber diferenciar entre realizar multitarea o realizarla en múltiples medios.

Los cerebros pueden funcionar de manera diferente. En 2008, Gary Small, del Instituto Semel de Neurociencia y Comportamiento Humano de la Universidad de California, promovió la idea de que los cerebros de los nativos digitales están conectados de manera diferente, ya que estuvieron expuestos a diferentes productos digitales desde el principio. Desde entonces, otros estudios han respaldado la idea de formas específicas.

Por ejemplo, otra investigación concluía que los cerebros de los nativos digitales estaban más activos mientras navegaban por una web que cuando leían un texto impreso. Las interacciones sociales también pueden operar de manera diferente en el cerebro.

De hecho, muchos aún necesitan capacitación tecnológica. Aunque las generaciones más jóvenes usan sus móviles y ordenadores a menudo para tareas escolares o con fines sociales, es posible que no tengan las habilidades necesarias para carreras basadas en tecnología como informática, ingenierías o marketing. Los estudiantes a menudo tienen una alta confianza digital pero una baja competencia digital.

Por ejemplo, un nativo digital puede saber cómo usar las redes para las interacciones sociales pero no para producir contenido para una empresa. "Necesitamos alejarnos de este fetiche de insistir en nombrar a esta generación la Generación Digital/Net/Google porque esos términos no los describen y tienen el potencial de evitar que este grupo de estudiantes alcance el crecimiento personal al asumir que ya han crecido en áreas en las que claramente no lo han hecho", afirmaba Apostolos Koutropoulous en 2011 en una revisión del término "nativo digital".

Imagen: Unsplash

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio