Publicidad

No eres tú, son ellas: las plataformas están sufriendo un bajón de calidad en su oferta de series

No eres tú, son ellas: las plataformas están sufriendo un bajón de calidad en su oferta de series
16 comentarios

Si creías que eras el único con esa sensación, que sepas que no estás solo. Últimamente algunos suscriptores a distintas plataformas se sienten desabridos ante la oferta de contenido que se les viene ofreciendo desde hace unos meses. ¿Soy yo o son ellos?, pueden preguntarse, ¿por qué ninguna serie me engancha, por qué parece que no se está hablando de ninguna obra con el entusiasmo de El último baile, Mrs. America o The Mandalorian, por poner tres ejemplos de 2020?

Llegó, con retraso, la ola de la pandemia: como ya vimos el año pasado, los confinamientos mundiales de la primavera pasada suspendieron calendarios de rodaje en todo el globo. Como las salas de cine estuvieron cerradas, los grandes estrenos cinematográficos de los siguientes meses se dejaron guardados en un cajón y los veremos este verano una vez se reanude la vida post-limitaciones. Ese parón en la exhibición de contenido no sucedió en la pequeña pantalla, y las plataformas nos suministraron casi todo lo que tenían en calendario y en sus cajones. Por eso es ahora, con casi un año de retraso, cuando se empieza a notar el parón laboral de su industria.

Kasey Moore, periodista en What's on Netflix, dice que en lo que vamos de año la plataforma estrella ha disminuido los lanzamientos originals en un 12% con respecto al año anterior, y eso teniendo en cuenta que desde hacía dos o tres años Netflix iba redoblando su capacidad de producción, con lo que la disminución de contenido es considerable. Y lo que es más, la cantidad de obras de las que han adquirido licencias es aún más baja que con respecto a períodos anteriores, lo que se puede deber a dos cuestiones, a) el mayor recelo de los competidores a licenciar sus producciones b) que las limitaciones en los rodajes haya hecho que la oferta de títulos que podrían adquirirse sea más bajo.

Bloomberg expande la problemática al resto de plataformas. Los estrenos de HBO Max en marzo fueron una película de 2017 remontada (La Liga de la Justicia de Zack Snyder), dos documentales y una película de antes de la pandemia. Por estas mismas fechas el año pasado estrenaban nueva temporada de The New Pope, The Outsider, Westworld y mucho más. A Hulu le pasa parecido y el estreno bomba de Amazon del mes pasado fue la segunda parte del Príncipe de Zamunda, también comprada.

¿Qué series están cautivando la conversación ahora mismo? Es otra manera de certificar esa posible caída en la calidad de 2021. La gran apuesta de HBO ha nacido medio muerta: The Nevers, fantaciencia ficción con heroínas victorianas, estaba comandada por Joss Whedon, un hombre que acaba de caer en desgracia por acusaciones de comportamiento abusivo. Amazon Prime preparó para España El internado: Las Cumbres, reboot de la popular serie de Antena 3, y no ha trascendido prácticamente nada. Su otra opción fue Invencible, y pese a que los de Bezos han invertido en publicidad, el resultado de esta serie de animación no está a la altura de la obra comiquera original de Robert Kirkman.

Netflix ha empezado con particular mal pie. Los Irregulares era uno de los estrenos potentes de esta temporada, y al final no mucha gente se ha dejado llevar por esta revisión de Sherlock Holmes. Con Sky Rojo, producción nacional, se hizo ruido dentro del mundo de la crítica de series pero no entre el gran público, pese a que la pretensión de fondo parece que era dar con su nueva Casa de Papel. Tenemos que remontarnos a finales del año pasado para encontrar sus últimos grandes éxitos, Gambito de Dama y Los Bridgerton, casi con un único contendiente posible a medio gas, Lupin.

No nos ocuparemos de Disney+ en este breve análisis porque su plataforma tiene un modus operandi y unas particularidades que hacen que la comparativa con lo que está sucediendo en el resto de plataformas no sea del todo válida.

Hablando de Netflix, el desgaste del personal con sus producciones propias tampoco es exactamente de ahora. Hipertextual recogía la evolución de las notas medias de los usuarios de IMDB a sus originals y mostraba que, al tiempo que entre 2015 y 2020 la compañía aumentaba de forma explosiva el número de producciones, la gente le ponía cada vez peores notas.

Este mes Netflix también se topaba con un indicativo de que su reinado y su modelo no son perennes. Por primera vez en ocho años, el servicio perdía suscriptores netos en Estados Unidos en un trimestre, 126.000 menos que con respecto a finales de 2020. Aunque en el cómputo global, sumando las suscripciones internacionales, Netflix sigue expandiéndose, los usuarios donde los servicios están más consolidados y la competitividad entre plataformas es más feroz se han ido. Tal vez porque su producto ya no es tan interesante.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio