Es normal que España quiera subir los impuestos al alcohol: recauda un 48% menos que Europa

Es normal que España quiera subir los impuestos al alcohol: recauda un 48% menos que Europa
76 Comentarios

España es el quinto país de la UE (sumando Reino Unido a los Estados miembros) que menos dinero obtiene por el impuesto aplicado a los destilados. Los tipos de gravamen en España se encuentran entre los menores aplicados sobre las bebidas alcohólicas de mayor graduación y sobre la cerveza. En particular, el gravamen se sitúa un 48% inferior a la media de la UE en el caso de las bebidas alcohólicas de alta graduación, y en un 79% en el caso de la cerveza.

El debate ahora es si nuestro país debería aumentar esos impuestos para conseguir una recaudación similar a la del resto de países del continente.

Menos recaudación que la media. Según explican los técnicos del Ministerio de Hacienda, la recaudación de los impuestos especiales sobre todo el alcohol en España supone un 0,29% del total de los ingresos tributarios de 2019, unos 618 millones. En la media de la UE, sin embargo, estas bebidas aportan el 0,79%. El desfase entre España y el resto del continente se explica por el tipo de gravamen aplicado sobre las bebidas con mayor graduación, así como sobre la cerveza y sobre el vino.

¿Qué pasaría si aumentara? Con una tasa similar en España, teniendo en cuenta que en el año previo al Covid el país ingresó vía impuestos unos 213.000 millones, la parte correspondiente al alcohol podría haber llegado a los 1.682 millones, 1.065 millones más de lo registrado si España gravase las bebidas alcohólicas con un tipo impositivo similar al que se aplica en la UE. Esto se ha convertido en una lucha para el Ministerio a la hora de redactar el libro blano de la reforma fiscal que pretende llevar a cabo.

La comparación. La diferencia en euros recaudados en cada país por tipología de bebida ilustra bien la brecha. Por cada 70 centilitros de destilado, Finlandia ingresa 14,1 euros en impuestos, Suecia, 13,8 euros, Irlanda, 11,9 euros, y Reino Unido 9,05 euros. La media de la UE, sumando a Londres, se sitúa en los 5,13 euros, por encima de los 2,69 euros que ingresa España. En el caso de la cerveza, España obtiene 0,03 euros por cada 33 centilitros, por debajo del promedio europeo de 14 céntimos, de los 21 céntimos de Estonia y Grecia y de los 63 céntimos de Finlandia.

Impuestos bebidas destiladas en Europa.

Alerta en el sector del vino. Países como España, potencia productora y exportadora de vino, se verían considerablemente perjudicados si se llegaran a aplicar medidas como estas. Y es que, nuestro país es el tercer productor y exportador mundial de vino solo por detrás de Francia e Italia. Muchos partidos políticos han lanzado una ofensiva en los últimos meses en defensa del vino con una batería de enmiendas a un plan europeo y defienden el consumo moderado de vino, cava y cerveza "dentro de una alimentación saludable y equilibrada".

En concreto, piden añadir el término "abusivo" cuando se haga referencia al consumo de alcohol, de forma que quede claro que hay que combatir este consumo abusivo, que sí es un factor de riesgo para la salud. El debate acerca de si el vino es o no saludable vuelve, en cualquier caso, a estar encima de la mesa y la tendencia a consumir productos con menos alcohol, o incluso sin él, se ha implantado en la sociedad, y va cada día a más.

Y el de los cigarrillos. Para aumentar la recaudación, los expertos también abogan por crear un "impuesto especial sobre los cigarrillos". En este sentido, el comité critica el nivel impositivo de España frente a Europa ya que relación con los cigarrillos, el precio antes de impuestos de una cajetilla en nuestra economía en 2021 se situó en promedio en 1,07€, cuantía en torno a un 4% inferior al precio medio de la UE. El diferencial de España frente a la media de la UE en relación con el precio final de venta es mayor, por el menor gravamen conjunto de los impuestos (IVA y accisas), y se sitúa alrededor del 10%.

El resultado de aplicar los tipos de gravamen de los impuestos especiales a las labores del tabaco, supuso en España una recaudación agregada de 0,56% del PIB y un 1,61% de la recaudación total en 2019. En el promedio de la UE la recaudación del conjunto de estos impuestos especiales supuso un 0,78% del PIB y un 2,24% de la recaudación total antes de la pandemia. Y planean un nuevo impuesto al cigarrillo electrónico, “un producto en auge”. Para ello, se escudan en la fiscalidad en el resto de la UE puesto que “hasta 14 países europeos han aprobado nuevos impuestos que gravan el uso de este dispositivo”.

El coste social. Estos impuestos de carácter especial tienen el objetivo de “desincentivar el consumo excesivo” de bienes que generan efectos adversos sobre la población. Por eso el debate ahora recae en que este ajuste debería realizarse en función del coste social que genera esta ingesta excesiva. Según recogen en el libro blanco, el exceso de alcohol en Europa conlleva un coste social que oscila entre el 1,08% y el 3,2% del PIB.

El informe recuerda que el consumo excesivo de este tipo de bebidas “es un problema de salud pública relevante en nuestro país”. Entre 2010 y 2017 se produjeron en España una media de 15.489 muertes atribuibles al alcohol, de las que el 55,7% eran muertes prematuras. Y en total, “el 4% de las muertes por todas las causas se atribuyen al alcohol.

Gráfico: Tax Foundation

Temas
Inicio
Inicio