Compartir
Publicidad
Publicidad

Por qué ISIS reivindica tiroteos como el de Las Vegas aunque no haya tenido nada que ver con ellos

Por qué ISIS reivindica tiroteos como el de Las Vegas aunque no haya tenido nada que ver con ellos
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estados Unidos vive hoy su enésima jornada de duelo y tragedia a consecuencia de un tiroteo. Anoche, un hombre abrió fuego con armas automáticas contra una multitud concentrada en Las Vegas, en el Mandalay Bay Hotel and Casino, mientras asistían a un festival de música. Han muerto más de cincuenta personas y hay unos cuatrocientos heridos. El asesino disparó desde un piso franco.

Lo que a priori era la enésima tragedia relacionada con la posesión de armas en Estados Unidos ha tornado rápidamente en cuestión de seguridad nacional. El motivo, la reivindicación del tiroteo por parte de ISIS. Al parecer, Stephen Paddock, un hombre de 64 años de Nevada, se habría convertido al islam en los meses anteriores, y habría actuado, de algún modo, bajo la influencia del grupo extremista. Aún no es claro hasta qué punto la relación existe.

Según SITE Intelligence Group, el vínculo entre Paddock (que se ha suicidado) y el Estado Islámico habría sido confirmado por Amaq, la agencia de noticias independiente que cubre la información del día a día de ISIS. La acción de Paddock sería una forma de responder a los ataques de la "coalición", en palabras de Amaq, contra las posiciones del ISIS en Irak (la batalla de Mosul aún se está librando) y Siria.

No es la primera vez que ISIS pone su marchamo a acciones sangrientas donde su relación es muy tenue o prácticamente inexistente.

Soldado Isis

Un ejemplo muy similar es el de Orlando. En aquella ocasión, un guardia de seguridad neoyorquino, Omar Mateen, abrió fuego en una discoteca LGBT, acabando con la vida de medio centenar de personas. Amén del carácter homófobo de su acción, Mateen manifestó su cariz político en una llamada al 911 donde se declaraba leal al Estado Islámico y a su califa supremo, Abu Bakr al-Baghdadi.

En realidad, Mateen tenía pocos vínculos con ISIS. En los días posteriores la CIA no fue capaz de entrever conexión alguna entre la matanza y el aparato logístico del Estado Islámico, cuya presencia en suelo estadounidense es muy limitada (en comparación, al menos, con las redes de Francia o Alemania). De algún modo, Mateen sí se había radicalizado en foros yihadistas y sí había podido inspirarse por los alegatos fanáticos de Baghdadi, pero la conexión no existía.

Si te declaras del ISIS, eres del ISIS

Aquel caso manifestó la estrategia mediática de ISIS a la hora de hacer suyos cualquier acción que ponga en peligro los cimientos de la civilización occidental, la misma que aspiran a derruir. Da igual que ISIS en muchas ocasiones no sepa ni que esos atentados se van a producir: los reivindica igualmente. Beneficia a su relato. Es una buena jugada de PR.

En un reportaje de NPR, diversos expertos en materia anti-terrorista trataron de alumbrar la táctica de ISIS. Al contrario que otros grupos previos a ellos, como Al-Qaeda, el modelo de funcionamiento de ISIS no es muy rígido. Las franquicias, como los comandos autónomos de Madrid en el 11-S o el frente Al-Nusra en Siria, le son ajenas. Actúan más bien a través de individuos o bien muy radicalizados (con apoyo logístico detrás) o bien a través de lobos solitarios.

Bag Baghdadi siempre te va a aceptar la solicitud de amistad en Facebook.

Estos últimos no tienen por qué pertenecer o haber entrado en contacto con ISIS. Tales "soldados" del califato pueden tener un punto de inspiración, haber declarado su lealtad al Estado Islámico y haber ejecutado la acción violenta por su cuenta y riesgo. El caso de Orlando es un ejemplo. El de Paddock puede ser otro, si se confirma (aún no hay verificación oficial). ISIS no tiene un formulario de alta y sus seguidores pueden utilizar su marca con total libertad.

Para ISIS es una estrategia mediática efectiva porque le pone en titulares de medio mundo a un coste muy bajo, al contrario que Al-Qaeda. En Estados Unidos es menos probable que los atentados bajo su bandera tengan conexión logística real. En Europa sucede al contrario, gracias al amplio número de ciudadanos ex-combatientes de Bélgica, Reino Unido o Francia que se han radicalizado en Siria y han vuelto. En ambos casos, a ISIS le beneficia la exposición mediática.

En Estados Unidos, dadas las particularidades políticas del país, la aparición de ISIS es una forma de desestabilizar el foco tradicional del debate sobre la posesión de armas.

Isis No le hacen ascos a nada.

Es posible que la interpretación de los sucesos de Las Vegas, gracias a la aparición de ISIS, sea capitalizada por los sectores republicanos para poner el acento en el control de la inmigración y los peligros internacionales del terrorismo. Es un punto fuerte en su agenda. Un hecho como el de Las Vegas habría servido de forma clásica a los intereses demócratas, más proclives a aceptar leyes que regulen el fácil acceso de los ciudadanos a cualquier tipo de arma.

Donald Trump de momento no ha publicado ningún comunicado. Pero la presencia de ISIS, aunque sea inexistente y sólo espiritual en la mente de Paddock, tiene un potencial desestabilizador a nivel político. Además de las calamitosas consecuencias a nivel humano.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos