Publicidad

Portugal está experimentando con límites al precio del alquiler. Le está saliendo regular

Portugal está experimentando con límites al precio del alquiler. Le está saliendo regular
39 comentarios

Publicidad

Publicidad

Salarios estancados, presión turística y escasa oferta. Es una receta que sólo conduce a un camino, como bien saben tantas y tantas ciudades del mundo: el aumento del alquiler. Portugal tampoco es ajena a la crisis. Sólo en Lisboa los precios crecen a un ritmo del 18% anual, colocando un piso con dos habitaciones por encima de los 1.200€ al mes. El creciente interés turístico del país (la capital recibe más de cuatro millones de habitantes anuales; aloja a escaso medio millón de personas) ha generado una bomba de relojería.

Y desde julio, el gobierno luso aspira a ponerle coto con el Plan de Alquiler Accesible (PAA).

Funcionamiento. La ley establece un mecanismo voluntario disponible para todos los caseros y para un porcentaje de los inquilinos del país. Quienes deseen acogerse a sus ventajas lo pueden hacer a partir de un portal digital. Una vez dentro, se obtienen determinadas ventajas fiscales por parte de los propietarios, al tiempo que obligaciones concretas sobre los precios del alquiler. A grandes rasgos, funciona así:

  • Se pueden acoger quienes cobren menos de 35.000€ anuales. Si se trata de una pareja, las ganancias no pueden superar los 45.000€. Por cada miembro más de la familia se eleva el límite 5.000€.
  • El precio del alquiler no puede superar el 35% de las ganancias mensuales de los inquilinos. Debe estar por debajo del 20% del Índice de Referencia (seis niveles distintos en función del municipio: Lisboa sería el más alto).
  • Los caseros se beneficiarán de algunas deducciones fiscales en determinados impuestos. También tendrán que contratar tres seguros distintos, garantizados por el estado, en caso de impagos.
  • Los contratos se firman por un periodo mínimo de cinco años. No se aplica a estudiantes ni a residencias temporales o vacacionales.

Problemas. Es una ley ambiciosa, similar a la aprobada por Barcelona, pero muy criticada. Las asociaciones de propietarios lamentan los escasos incentivos fiscales para entrar en el programa. Los trámites burocráticos y el contrato de seguros neutralizan gran parte de su atractivo. Por parte de los inquilinos el lamento es más elemental: la ley no reduce lo suficiente el precio del alquiler. Pese a quedar por debajo del 20% del Índice de Referencia, siguen siendo pisos caros.

Por el momento, los portugueses la han acogido con cautela. Durante la primera semana sólo se registraron 1.413 inquilinos, y tan sólo 35 propietarios. Cifras magras para tener un impacto real.

¿Por qué? Por los salarios portugueses. La renta per cápita no supera los 21.000€ anuales, con grandes disparidades, y el salario mínimo se fija en los 700€ mensuales. Lisboa es el mejor ejemplo: si el Índice de Referencia se fijara en los 1.200€, el programa colocaría el precio del alquiler en unos 960€. Según los propios términos fijados por el gobierno, ninguna persona por debajo de los 30.000€ anuales, una renta moderadamente holgada en Portugal, podría acogerse al PAA.

Turismo. La regulación del mercado de la vivienda era una medida clave en el programa de Costa. A escasos meses de unas elecciones parlamentarias cruciales para su gobierno, la medida aspira a arañar votos entre el electorado más desfavorecido. Sin embargo, la ley, voluntaria, no soluciona otro de los grandes problemas en las urbes turísticas: la proliferación de AirBnb. Lisboa cuenta más de 20.000, de los cuales el 85% funcionan a tiempo completo (no se comparten).

Hay que elegir. Portugal no puede prescindir del turismo. Como vimos en su momento, sus espectaculares resultados económicos (superávit de las arcas públicas a los pocos años de un rescate brutal) surgen de un boom turístico sin precedentes. Crece a un ritmo del 10% anual (más de 12 millones de visitantes extranjeros) y ya es el primer empleador del país (1 millón de puestos). En parte por tratarse de un destino soleado, agradable... Y más barato que España o Italia.

En esa ecuación juega un rol clave la vivienda. Desde 2009, Portugal desgrava la totalidad de los impuestos a residentes extranjeros durante sus diez primeros años de estancia. Una golosina para numerosos inversores del sector inmobiliario que han contribuido a inflar la burbuja y los precios del alquiler.

Imagen: Andreas Brücker/Unsplash

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir