Compartir
Publicidad

El primer tren de hidrógeno ya está aquí, y sirve a una pequeña línea regional de Alemania

El primer tren de hidrógeno ya está aquí, y sirve a una pequeña línea regional de Alemania
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hasta ahora, cuando un gobierno regional cualquiera estaba interesado en diseñar una nueva línea de tren se encontraba con numerosos obstáculos. El principal, el económico: electrificar una línea era demasiado costoso, en especial dada la pequeña magnitud de los trayectos previstos, a menudo entre pueblos comarcales y alejados del núcelo de infraestructuras. De forma típica, la solución pasaba por los trenes diésel: baratos, sí, pero también mucho más contaminantes.

En Alemania, eso acaba de cambiar.

¿Qué ha pasado? Desde ayer, Baja Sajonia disfruta del primer tren propulsado por hidrógeno de la historia. No es casualidad que su servicio se oriente a pueblos medianos del interior del estado (Cuxhaven, Bremerhaven, Bremervoerde y Buxtehude): hasta ahora, el servicio se cumplía con máquinas diésel muy lesivas para el medio ambiente. La instalación del Coradia iLint, fabricado por Alstrom, pondrá fin a la paradoja del tren regional: necesario pero contaminante.

¿Cómo? Alstrom lanzó el primer prototipo del iLint hace dos años, con la esperanza de iniciar un camino de no retorno hacia la sostenibilidad del tren. El tren solucionaba diversos problemas específicos de la industria ferroviaria, utilizando hidrógeno para producir electricidad y no baterías, insuficientes y demasiado caras para mover los pesadísimos vagones del tren. El proceso pivota sobre pilas de combustible (que convierten el oxígeno y el hidrógeno en electricidad), y la energía sobrante se almacena en baterías de litio para su posterior reutilización.

¿Cuántos más? Su rendimiento es similar al del tren tradicional: disfruta de una autonomía superior a los 1.000 kilómetros, camina a velocidades semejantes (140 km/h) y requiere de un cuarto de hora para repostar (la experiencia como viajero es calcada). A cambio, no contamina, dado que tan sólo emite vapor de agua. El prototipo ha resultado tan atractivo para el gobierno de Baja Sajonia que Alstrom ya ha cerrado un nuevo contrato con el estado para instalar otros 14 trenes para 2021.

¿Dónde más? Es probable que el proyecto se extienda a otros estados alemanes. La reconversión se ha financiado parcialmente con dinero del Ministerio de Economía y Movilidad como parte de un programa nacional que busca promover el hidrógeno y la pila de combustible a gran escala. Por el momento, sin embargo, no hay nuevos contratos cerrados. Sí es un paso relevante de Alemania, país que, al fin, hace justicia a su reputación como campeón de la energía verde.

Alstrom (fabricante del TGV francés) afirma haber contactado con otras naciones europeas para introducir sus simpáticos Coradia iLint. Los primeros trenes de hidrógeno podrían llegar a Francia en cuatro años. Es el futuro del tren, y se encuentra en una pequeña línea regional alemana.

Imagen: Alstrom

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio