Publicidad

La psicosis por el coronavirus está dejando sin mascarillas a quienes más las necesitan

La psicosis por el coronavirus está dejando sin mascarillas a quienes más las necesitan
19 comentarios

Publicidad

Publicidad

Lo que antaño resultaba exótico hoy se ha convertido en una estampa habitual: centenares de personas caminando por las calles de las ciudades españolas ataviadas con mascarillas sanitarias. La crisis del coronavirus ha generado un inusitado pánico en todo el mundo. Mientras los casos aumentan poco a poco en los países desarrollados, las mascarillas y los geles sanitarios se convierten en productos muy demandados.

Y eso es un problema para algunos grupos de población.

Utilidad. Como los enfermos crónicos. Hace unos días, el padre de un niño inmunodeprimido, Daniel Follente, iniciaba una recogida de firmas para detener la psicosis por las mascarillas: "Una infección para nosotros inofensiva a él puede hacerle mucho daño". Situaciones similares afrontan personas transplantadas o sometidas a tratamientos oncológicos:

Muchos de estos pacientes están yendo a su farmacia o centro de salud, como hacen habitualmente debido a su situación, a por la mascarilla que necesitan y se están encontrando con que ya no quedan porque hay una demanda desorbitada debido al miedo al coronavirus.

Palabras similares han utilizado durante los últimos días numerosos enfermeros en redes sociales, como @EnfrmraSaturada.

Calma. Es un mensaje amplificado por todos los profesionales sanitarios. La OMS ha sido clara, tachando de "irracional" la compra masiva de mascarillas: "Si está usted sano, solo necesita una si atiende a alguien en quien se sospeche la infección por el 2019-nCoV". Expertas como Patricia Muñoz, jefa del servicio de microbiología y enfermedades infecciosas del hospital Gregorio Marañón, opinan igual:

No tiene por tanto ningún sentido ir por la calle con mascarilla, puesto que además no son eficaces para prevenir la infección. En los hospitales, cuando se confirma una infección, se usan mascarillas especiales, no las mascarillas quirúrgicas que vemos por las calles.

Escasez. Una fiebre que ha agotado todas las reservas. Fedifar estima que la demanda de mascarillas ha crecido un 10.000% en febrero en comparación al año anterior. No hay "desabastecimiento", porque se siguen produciendo y distribuyendo, pero si insuficiencia. Por cada 80.000 peticiones de mascarillas entre las farmacias españolas sólo han llegado entre 8.000 y 10.000. Encontrar una es tarea compleja.

En el campo. Hay otros sectores que también están sufriendo la carencia de mascarillas. El campo es uno de ellos. Como relata este reportaje de Denia.com, hay múltiples actividades agropecuarias que requieren de mascarilla. En ocasiones, como durante las fumigaciones, es obligatoria. Son esenciales porque algunos agentes químicos suspenden partículas contaminantes en el aire, o por el mero polvo durante el arado.

Precio de oro. La consecuencia natural del proceso ha sido un pico en el precio de mascarillas y geles desinfectantes, muy populares por la recomendación de lavarse las manos a conciencia para evitar contagios. En mercados de segunda mano como Wallapop o Amazon se venden por entre 25€ y más de 100€. Por supuesto, es complicado encontrar unos u otros en tiendas físicas. Y sí, eso incluye Mercadona.

Imagen: Maurizio Maule

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios