Putin ha anunciado una "movilización parcial" en Ucrania. Es una mala señal, ante todo, para Rusia

Putin ha anunciado una "movilización parcial" en Ucrania. Es una mala señal, ante todo, para Rusia
82 Comentarios

Tras varias semanas de continuas y exitosas contraofensivas ucranianas, Rusia ya se prepara para una escalada militar sin precedentes en esta guerra. Un cambio de planes que iría desde un desplazamiento masivo de tropas, al asalto total a la infraestructura energética de Ucrania e incluso de un posible uso de armas nucleares. El presidente ruso, Vladimir Putin, acaba de anunciar una movilización militar parcial en Rusia, eso quiere decir que la gente y la economía del país se volcarán al 100% en la contienda mientras continue la invasión.

Rusia mueve ficha y quiere poner toda la carne (o casi toda) en el asador.

El discurso. En un anuncio televisado, Putin se dirigió a la nación para decir lo siguiente: "Occidente quiere destruir nuestro país", afirmando que los países de la OTAN habían tratado de "convertir al pueblo de Ucrania en carne de cañón" y repitiendo afirmaciones en las que culpa a los países aliados por iniciar una guerra de poder con Rusia. Así, ha comunicado al pueblo sobre los eventos de movilización que empezarán hoy, además de señalar que ha ordenado un aumento de los fondos para impulsar la producción de armamento.

¿A qué se refiere? La movilización parcial es un concepto algo difuso, pero básicamente se traduce en que las empresas y los ciudadanos rusos van a tener que contribuir más al esfuerzo bélico. Y eso que, en teoría, Rusia aún no ha declarado la guerra a Ucrania, a pesar de haberla invadido, y sigue llamando a la contienda una "operación militar especial". Según el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, esta movilización llamará a filas a 300.000 reservistas militares, aunque insiste en que estudiantes y jóvenes en edad de luchar sin preparación militar no serán (aún) reclutados.

Tanques rusoss

Rusia bajo presión. El comunicado de Putin se produce en un momento en el que la invasión rusa de Ucrania, que comenzó en febrero, se atasca y la llegada del invierno es inminente. Además, Ucrania lleva días lanzando contraofensivas relámpago en el noreste y el sur para recuperar el territorio perdido. Para pesar de Putin, hay rumores de que la moral es baja entre las tropas rusas y por eso hace unos días la Duma rusa votó para endurecer el código penal en torno al servicio militar, incluido el aumento del castigo por deserción y otros "delitos cometidos en condiciones de movilización".

La población ya está huyendo. El corresponsal de Financial Times Max Seddon comentaba en Twitter que los vuelos de Moscú a Ereván, Estambul y Bakú, las rutas más rápidas para huir y evitar ser reclutado, están agotados durante al menos dos días y ya cuestan alrededor de 1.000 euros.

Datos poco creíbles. Desde el Kremlin afirman que desde que se inició la guerra, han sido 5.937 rusos los que han perecido en combate. Una cifra muy por debajo de las pérdidas estimadas por Occidente, que es de unas 10 veces más, ya que Ucrania afirma que han "eliminado" a más de 50.000 militares rusos. Por otro lado, Rusia se vanagloria de haber matado a un total de 61.207 soldados ucranianos y herido a 49.368 más.

¿Qué implica todo esto? Básicamente que necesitan a mucha más gente de la prevista originalmente y que, por tanto, sus bajas son seguramente más. Además, la movilización corre el riesgo de enfadar a parte de la población, porque hasta ahora había vivido "al margen" de la guerra y frente a la ilusión de que no era tal, algo que Rusia ha intentado evitar por todos los medios. Ante todo, es una mala señal para lo que queda de guerra. Es decir, cuanto más apriete Rusia y cuanto más lejos siga el final de la contienda,  cuanto más lejos esté de ganarla, menos fondo de armario tiene para  redoblar su presión sobre Ucrania.

Amenaza nuclear. Putin también acusa a las potencias occidentales de proporcionar a Ucrania sistemas de armas de largo alcance que pueden penetrar en territorio ruso, y acusa a Ucrania y sus aliados de amenazar a Rusia con armas nucleares. Por eso acaba de advertir que Rusia y su pueblo utilizarían "todos los medios disponibles" en su defensa, señalando que Rusia tiene su propio arsenal nuclear. "Esto no es un farol", afirmaba. "Aquellos que nos chantajean con armas nucleares deberían saberlo: los vientos rosas pueden cambiar y soplar en su dirección".

Imagen: GTRES

Temas
Inicio
Inicio