Compartir
Publicidad

Qué es Manos Limpias y por qué su líder ha sido detenido por extorsión

Qué es Manos Limpias y por qué su líder ha sido detenido por extorsión
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras años de intensa actividad en los juzgados de toda España, el líder del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernard, ha sido detenido hoy por su implicación en una supuesta trama de extorsión, fraude de subvenciones, estafa y delitos contra la hacienda pública. A la noticia, un escándalo más a añadir a la larga lista que acumula España durante los últimos años, le ha seguido la detención de Luis Pineda, presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc). Ambos hechos están íntimamente relacionados, pero centremos el foco en Manos Limpias, el quebradero de cabeza por excelencia de toda figura pública, política o económica que se precie.

¿Qué es exactamente Manos Limpias?

Un sindicato. Su nombre formal es Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias. A priori, aspira a ser un órgano de representación de los trabajadores públicos. Desde su fundación, a mediados de la década de los noventa, ha mantenido el mismo estatus legal, pero se le conocen pocas acciones sindicales. Al contrario que CSI-F, el principal sindicato de funcionarios del país, Manos Limpias no tiene representación en ninguna centro laboral y tampoco entre el funcionariado. Son un sindicato sólo sobre el plano legal.

Entonces, ¿qué es en realidad Manos Limpias?

Una organización activista con conexiones con la ultraderecha española o, si se prefiere, una fábrica permanente, de carácter sistemático y casi indiscriminado, de fabricar querellas. Manos Limpias ejerce como parte acusatoria en multitud de procesos judiciales, llevando a los tribunales a toda personalidad pública que vulnere sus presupuestos ideológicos. Un ejemplo de su hiperactividad: sólo contra el juez Baltasar Garzón, al que lograron inhabilitar, han presentado 18 querellas. Su registro anual es abrumador, y allí donde haya una trama corrupta, un partido independentista o una serie infantil poco belicosa con la homosexualidad, aparece Manos Limpias.

¿Cómo logra estar en todas partes?

De forma generalizada, por la vía de la querella, un procedimiento judicial que permite a un particular acusar de un delito a un tercero y personarse, de forma obligatoria, como acusación particular. Las querellas llegan, a menudo, allí donde el Ministerio Fiscal, por la naturaleza privada de las actuaciones a denunciar, tiene los brazos cortados. De este modo, por ejemplo, UPyD y Manos Limpias lograron llevar el escándalo de la gestión de Bankia a los juzgados. En otras ocasiones, Manos Limpias decide personarse como acusación en delitos de carácter público, donde la Fiscalía actúa de oficio. Las querellas son caras: los gastos del juicio corren, como fianza, a cargo de aquel que la presenta.

Virginia Lopez Negrete Virgina López Negrete, abogada de Manos Limpias. Representa al sindicato como acusación particular en el juicio del caso Nóos, en el que la infanta Cristina de Borbón se ha visto implicada.

También son arriesgadas: no todas llegan a buen puerto. La Audiencia Nacional o el juez en cuestión puede no admitirlas a trámite. En el caso de Manos Limpias, es lo que ha sucedido con gran parte de las que ha presentado.

¿Puedes resumir su listado de querellas?

Siendo muy breves, dada la incesante actividad del sindicato, sus grandes éxitos han oscilado entre las consecuencias firmes, como la inhabilitación de Garzón, y el olvido, como su reciente querella contra Podemos por el Informe PISA y la supuesta financiación ilegal del partido, ridiculizada por el Tribunal Supremo. Otros hitos de su historial: el juez del 11-M, el lehendakari Ibarretxe, Artur Mas y otros políticos del gobierno catalán, la CUP, el escándalo de los ERE en Andalucía, la ya citada Bankia, el Caso Noós y Cristina de Borbón, José Luis Rodríguez Zapatero, Bárcenas y un largo etcétera.

Manos Limpias ha emprendido acciones legales contra todos ellos. La mayoría no han prosperado, pero han ganado visibilidad pública.

¿Por qué lo hacen?

Porque tienen una agenda política. Manos Limpias es una organización de carácter nacionalista, derechista y antiestablishment: defiende el orden Constitucional, lo que le posiciona virulentamente en contra de los nacionalismos catalán o vasco, pero ataca a los responsables de la corrupción, por lo que no teme atacar,al mismo tiempo, a dirigentes del Partido Popular o del Partido Socialista, aunque ello le lleve a posicionarse al lado de movimientos como el 15-M o Izquierda Unida en los procesos judiciales. Su retórica, visible en su página web, encuentra lazos con la de la extrema derecha.

Cristina De Borbon Manos Limpias es parte acusadora en el juicio del caso Nóos, pero el abogado de la infanta Cristina se ha planteado de forma repetida su presencia en las diligencias. Al fin y al cabo, el Ministerio Fiscal ya actúa de oficio, por lo que la instrucción seguiría adelante de igual modo aunque se retiraran.

La conexión va más allá del discurso: su presidente, Miguel Bernard, fue seguidor en su momento de Blas Piñar y proviene de los círculos ultraderechistas supervivientes del colapso de Fuerza Nueva, la única fuerza de extrema derecha en conseguir representación parlamentaria tras la caída del franquismo. Bernard fue secretario del Frente Nacional, precisamente, el partido que fundó Piñar tras el fin de Fuerza Nueva. Pese a ello, y pese a la reticencia a declararse como tal de sus dirigentes, algunas acciones delatan el carácter de Manos Limpias, como su querella contra Los Lunnies por representar en TV una boda homosexual.

Si las querellas son caras, ¿cómo pagan todo esto?

He ahí el quid de la cuestión. Manos Limpios es un sindicato, pero no ejerce como tal, de modo que no tiene acceso a las ayudas públicas destinadas a las organizaciones de semejante calado. ¿Cómo logran financiar, entonces, la muy generosa contribución que deben realizar a la Justicia cada vez que presentan una querella? Hasta ahora, era una incógnita: este artículo de La Vanguardia sobre el apoyo financiero de Manos Limpias incidía en ello, pero no lograba encontrar respuestas concluyentes. Eso ha terminado hoy.

¿Qué delitos se imputan a Bernard?

Al parecer, Manos Limpias habría encontrado en su intensa actividad una efectiva vía de financiación. El juez Santiago Pedraz, de la Audiencia Nacional, ha ordenado su arresto policial por la investigación en curso que vincula a Manos Limpias con una trama de extorsión que habría afectado a personalidades públicas y a instituciones y organizaciones de diverso calado. El procedimiento sería simple: Manos Limpias presentaría una querella y exigiría una cantidad elevada de dinero a la parte acusada para retirarla. Eso explicaría tanto su ubicuidad en los juzgados como su capacidad para llevar adelante sus acciones.

¿Contra quién más se dirige la investigación?

Contra la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), presidida por Luis Pineda, también detenido. Ausbanc tiene un carácter un tanto menos difuso que Manos Limpias: se trata de una organización empresarial de tres décadas de existencia que cuenta con centenares de empleados, publicaciones propias y una red de oficinas repartidas por toda España. Ausbanc aspira, sobre el papel, a proteger al consumidor y planta batalla a los bancos cuando considera que ha habido un abuso. Su presidente, Pineda, también ha sido relacionado con la extrema derecha. Facua acusa a la organización de tener intereses empresariales de todo tipo, pero de disfrazarse de asociación de consumidores.

¿A cuánto asciende lo extorsionado?

Aún se desconoce. En el caso de Ausbanc, las extorsiones habían sido denunciadas con anterioridad por varias entidades bancarias. El procedimiento sería idéntico al de Manos Limpias: a cambio de no emprender acciones o campañas mediáticas contra un banco concreto, este tendría que abonar una alta suma a la asociación. Las informaciones de El País hablan de varios millones de euros (podrían llegar hasta los tres millones sólo en el caso de Manos Limpias). Tanto Bernard como Pineda acusan a "las cloacas del estado" de iniciar una campaña en su contra por motivos políticos. Sus dirigentes han sido detenidos, pero tanto Ausbanc como Manos Limpias pueden continuar con sus actividades ordinarias (querellas, claro), según el juez.


Imagen | Cordon Press

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio