Compartir
Publicidad

¿Qué podemos esperar en materia de igualdad de género si hay acuerdo entre PP y Ciudadanos?

¿Qué podemos esperar en materia de igualdad de género si hay acuerdo entre PP y Ciudadanos?
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La igualdad de género es un objetivo con el que todas las formaciones del arco parlamentario se han manifestado comprometidas. En tanto que es una expresión de la igualdad de oportunidades y de la libertad individual, la igualdad entre hombres y mujeres genera consenso. Sin embargo, más allá de las declaraciones, ésta ha tenido una preeminencia variable en la agenda y la atención de los partidos.

La próxima legislatura será bastante diferente a la anterior en muchas materias. El PP ya no podrá aprobar leyes en solitario, sino que deberá contar con otras formaciones para sacarlas adelante en el parlamento. Tras las elecciones del 26J, parece que lo más probable es que el próximo gobierno pase por algún tipo de acuerdo entre PP y Ciudadanos, ya sea a través de una coalición de gobierno o de un gobierno en minoría de los populares con el apoyo parlamentario del partido de Rivera. ¿Qué podemos esperar de un posible acuerdo entre estas formaciones en el rol de las mujeres y de las políticas de igualdad de género?

El nuevo Parlamento y las mujeres

El número de mujeres en el Parlamento ha bajado un punto porcentual desde el 20D, quedándose en un 39% de diputadas en la cámara. De entre los cuatro principales partidos, son precisamente aquellos que es menos probable que lleguen a formar parte del gobierno, Unidos Podemos y el PSOE, quienes superan la barrera del 40% de representantes femeninas. El PP se sitúa en la media de la cámara, con un 39% de diputadas, mientras que Ciudadanos es el peor parado de los grandes partidos en materia de igualdad, con solo un 21'9% de mujeres.

Congreso

Destaca también otro de los posibles socios del PP para la legislatura, el PNV, que no cuenta con ninguna diputada entre sus 5 escaños. Así, nos encontramos con que las mujeres son minoría entre las formaciones que estarán, a priori, encargadas de formar gobierno o de llegar a un pacto para la legislatura.

Estos datos pueden estar relacionados con el hecho de que, a pesar de la existencia de listas cremallera por ley, los partidos suelen situar a las mujeres más abajo en las mismas: tan solo el PSOE introdujo el 26J la paridad entre sus cabezas de lista. Más allá del mero efecto descriptivo, la baja representación de mujeres en la cámara puede afectar a otros elementos como el tipo de deliberación que veremos en el hemiciclo o el tipo de medidas que se impulsen.

Un posible gobierno PP-Ciudadanos

¿Cuál podría ser el rol de las mujeres en caso de un acuerdo entre PP y Ciudadanos? La respuesta a esta pregunta tiene dos dimensiones. Por una parte, la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad. Por otra, las políticas en materia de igualdad que se lleven a cabo a lo largo de la legislatura.

Es de esperar que un gobierno formado por miembros de estas dos formaciones esté compuesto por una mezcla de los líderes de cada partido. Como ya hemos visto, las mujeres son minoría entre los representantes parlamentarios de ambas formaciones. Además, encontramos que los órganos directivos de PP y Cs son mayormente masculinos: el Comité de dirección del PP cuenta con 2 mujeres por un total de 8 hombres, mientras que de los 21 miembros del equipo de Ciudadanos, sólo 5 son mujeres.

Cospedal Cospedal es uno de los pocos altos cargos femeninos en el Partido Popular.

Esta sobrerrepresentación masculina en la parte alta de la jerarquía del partido, junto con el reducido número de diputadas de ambos partidos, podría poner en riesgo la participación de mujeres en el ejecutivo. Algo similar pasó en Reino Unido en 2010, cuando de los 23 ministros de la coalición entre los conservadores y los liberales, sólo había 4 ministras.

La entrada del PP en el gobierno en 2011 hizo que el ejecutivo pasase de ser paritario bajo la presidencia de Zapatero a contar con sólo cuatro de las 13 carteras ministeriales

La baja presencia femenina en PP y Ciudadanos se sumaría así al hecho de que las mujeres tienden, de por sí a estar infrarrepresentadas en los gobiernos, así como relegadas a carteras de menos prestigio a través de la llamada segregación horizontal: se calcula que solo el 16% de mujeres ministras en países desarrollados lo son en carteras de las llamadas de prestigio (entre las que se incluirían Economía, Interior o Asuntos Exteriores, entre otras).

La ideología podría jugar también un rol en la representación femenina: una coalición PP-Cs se situaría en el espectro ideológico del centro-derecha, normalmente más reacio a nombrar ministras que los gobiernos de izquierdas. No tenemos que ir muy lejos para encontrar un ejemplo de esta tendencia: en España, la entrada del PP en el gobierno en 2011 hizo que el ejecutivo pasase de ser paritario bajo la presidencia de Zapatero a contar con sólo cuatro de las 13 carteras ministeriales.

El efecto práctico de la presencia de mujeres

Los datos nos dicen, por lo tanto, que un gobierno de coalición entre dos formaciones de centro-derecha con escasa presencia de mujeres en altos cargos podría llevarnos a un gobierno con pocas ministras. Pero, ¿cuál sería el efecto práctico de esto? ¿Podría tener algún impacto sobre las medidas que acabe tomando e gobierno? La respuesta es sí: la presencia femenina en gobiernos y parlamentos afecta positivamente a representación de los intereses y necesidades de las mujeres.

Dl U303337 041

Las mujeres son más propicias a iniciar propuestas legislativas en materias que afectan a otras mujeres, principalmente en lo que se refiere a temas como el aborto, la contracepción, la igualdad, o la violencia de género. Así, un gobierno con representación femenina será más propicio a dar prioridad a los intereses de este grupo de su electorado.

Por lo tanto, no se trata de tener un gobierno que se parezca a los votantes como fin en sí mismo, sino de lo que esto puede significar: un gobierno en el que las mujeres estén infrarrepresentadas corre el peligro de dejar de lado las políticas de igualdad de género. Dado que en España la gran mayoría de iniciativas legislativas provienen del gobierno, esto podría tener un impacto aún mayor sobre las medidas que se pongan sobre la mesa a lo largo de la legislatura.

En este sentido, la representación de las mujeres en el electorado no estaría garantizada por la mera igualdad formal ante la ley, sino que, en ausencia de mujeres que incrementasen la representación descriptiva y sustantiva, podría verse deteriorada. No deberíamos olvidar tampoco el efecto simbólico de la presencia de ministras y mujeres en política, que pueden tener un impacto positivo en tanto que role models para futuras generaciones, además de contribuir a la normalización de la presencia de mujeres en puestos de poder y responsabilidad.

La igualdad de género: una oportunidad para Ciudadanos

Las cosas no pintan muy bien para las mujeres con lo que hemos contado hasta ahora. Sin embargo, ¿quiere esto decir que la igualdad de género se verá negativamente afectada en caso de un gobierno PP-Ciudadanos sí o sí? No necesariamente.

La igualdad de género se menciona como prioridad tanto en el programa de Ciudadanos como en el del PP. Si bien los populares otorgan menos peso a la materia en su programa, el partido de Rivera se ha mostrado especialmente ambicioso, repitiendo numerosas veces en campaña su compromiso con medidas como la de alargar permisos de maternidad y paternidad, e incluyendo un "plan para la conciliación y la igualdad de oportunidades de la mujer" entre sus propuestas de urgencia.

Dl U296906 Inés Arrimadas es la política de Ciudadanos con más proyección.

El programa de la formación naranja es ambicioso en temas de igualdad de género, incluyendo medidas para facilitar la conciliación tales como como la racionalización de horarios, la introducción de fórmulas para la flexibilización de la jornada laboral, o el impulso de teletrabajo. Se introduce también la posibilidad de crear una certificación para las empresas que se adhieran a este tipo de medidas.

La igualdad llegaría también a la educación, materia en la que Ciudadanos habla de reducir el impacto del género en la formación de expectativas de formación o carrera profesional. El programa incluye también el impulso de una cultura de transparencia dentro de las empresas a nivel salarial y de contratación, medida que trataría de luchar contra la brecha salarial.

Ciudanos podría utilizar la igualdad de género a la hora de buscar diferenciarse del PP en caso de terminar siendo socios de gobierno. Cuando hablamos de gobiernos de coalición, existe el riesgo de que los partidos más pequeños de las mismas terminen siendo eclipsados por los socios mayoritarios, que suelen apropiarse la mayor parte de logros del gobierno.

Begona Villacius Begoña Villacís, otra de las caras femeninas más notables de C's.

Una situación de este tipo es la que hemos visto recientemente en Reino Unido, donde los Lib Dems perdieron en 2015 49 de los 57 diputados alcanzados en 2010 tras aliarse con los Conservadores durante la legislatura. En esta situación, una forma de capitalizar la labor en el gobierno de los socios más pequeños sería impulsar medidas que el socio mayoritario difícilmente podría apropiarse.

En este caso, Ciudadanos podría tratar de impulsar una agenda de corte feminista apostando por medidas de igualdad de género o la formación de un gobierno paritario, materia que el PP difícilmente podría apropiarse de forma creíble. Sabemos que el electorado de Ciudadanos es más joven y urbano que el del PP, así como más potencialmente progresista. En este contexto, la promoción de medidas en esta línea podría convertirse en un activo electoral para el partido.

Un nuevo escenario incierto

El nuevo escenario político surgido tras el 26J presenta una serie de riesgos para la igualdad de género: la alta probabilidad de un gobierno de centro-derecha, junto con la baja representación de mujeres en posiciones importantes de PP y Ciudadanos podría afectar negativamente a la representación de mujeres en el ejecutivo. Esto, a su vez, podría afectar negativamente a la promoción de políticas de igualdad desde el gobierno.

Dl U303016 001

Sin embargo, el nuevo escenario también presenta oportunidades: Ciudadanos es un partido que ha apostado firmemente por la igualdad a lo largo de su campaña, y que podría utilizar este tipo de políticas para diferenciarse de los populares en el gobierno.

Partimos por tanto de un escenario en el que como tantas veces a lo largo de la historia, las cartas parecen estar trucadas contra las mujeres. Sin embargo, nada de esto es determinista. Corresponde a los representantes expresar sus prioridades en su actividad política y a los ciudadanos hacerles rendir cuentas por ello. Está en nuestras manos progresar hacia una sociedad en la que deje de haber ciudadanos de primera y ciudadanas de segunda.

Ariane Aumaitre es graduada en Turismo por la Universidad de Deusto, Pre-master en Estudios Europeos por la Universidad de Maastricht y alumna de Máster en el Colegio de Europa en Brujas. Le interesan los asuntos europeos, especialmente en relación con temas de gobernanza económica e igualdad de género. Es colaboradora habitual en European Public Affairs y otros medios online.

Fotos | gtresonline

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio