¿Qué ropa llevaremos cuando el calor sea insoportable de verdad? Algodón no, desde luego

¿Qué ropa llevaremos cuando el calor sea insoportable de verdad? Algodón no, desde luego
20 comentarios

El calor extremo una realidad. Este verano, las brutales temperaturas abrasaron como un horno algunos puntos en el norte de África y el sur de Europa. España batió récords de temperaturas históricos de 47 ºC, sólo tres por debajo del récord general de Europa. Los climatólogos llevan décadas advirtiéndonos sobre el acalorado futuro que nos espera. Muchos estudios sugieren que las olas de calor tienen hasta siete veces más probabilidades de ocurrir entre ahora y 2050, y 21 veces más entre 2051 y 2080.

Si lo que viene se presenta así, nuestro modo de vida tendrá que cambiar, adaptarse. No sólo edificios, también dispositivos, vehículos e industria. ¿Y la ropa? Tendremos que vestirnos con otros materiales.

La ropa podría ser clave. El contenido de nuestros armarios podría volverse cada vez más importante a medida que los grados suben, ya que esa supervivencia podría, en cierto modo, depender de las camisetas que llevamos a la espalda. ¿Qué pasaría si nuestra ropa pudiera mantenernos frescos o controlar nuestra salud o incluso absorber nuestras emisiones de carbono? Pese a que la moda es una industria que tambén produce más del 8% de los gases de efecto invernadero no está eximida de participar en las soluciones, y de hacerlo con urgencia.

Si bien los minoristas como Inditex, H&M o Nike tienene como objetivo diluir su huella de carbono, por ejemplo, minimizando sus aguas residuales, no están haciendo que el mundo sea más fresco. Lo que sí podría, sin embargo, es la innovación textil. Quizás no la que discuten los ejecutivos sentados en una oficina, sino a los científicos con batas de laboratorio.

Investigaciones. Hace unos meses, un equipo de ingenieros del MIT publicó un avance de importancia sísmica para las industrias de la indumentaria y el calzado de un mundo cada vez más cálido. Hace cinco años,  se propusieron tomar polietileno, un polímero delgado y liviano, y el plástico más común en uso en la actualidad, y convertirlo en fibras que ofrecen propiedades de autoenfriamiento. Y lo han logrado. Han desarrollado una tecnología que puede transformar una multitud de plásticos de un solo uso en ropa que puede regular la temperatura corporal.

Los textiles de polietileno del MIT funcionan absorbiendo y evaporando la humedad, y lo hacen mucho más rápido que los tejidos más convencionales del planeta, como el algodón, el nailon y el poliéster. Y los investigadores estiman que las telas de polietileno se pueden usar indistintamente con las fibras tradicionales, además de tener una huella ecológica más pequeña.

Metatejido para irradiar calor. No son los únicos que trabajan en el asunto. La ropa y las mantas hechas de una tela inteligente que irradia calor y refleja la luz ya se están probando en China. Y podrían ayudar a que las personas y los objetos expuestos al sol se mantengan varios grados más frescos. La Universidad de Huazhong en Wuhan ha desarrollado lo que llaman un "metatejido" mediante la combinación de perlas microscópicas y fibras de óxido de titanio, teflón y un plástico llamado ácido poliláctico, todos incrustados dentro de fibras más grandes.

Las perlas de óxido de titanio, una sustancia que también se encuentra en los filtros solares, y el teflón reflejan la luz ultravioleta y visible, mientras que las fibras de ácido poliláctico emiten luz infrarroja. Los tamaños de las partículas están diseñados para optimizar estas propiedades. Con todo esto se consigue maximizar la disipación de calor.

Y ya da resultados. En una prueba, un voluntario que llevaba un chaleco hecho con la mitad del metatejido y la mitad del algodón se sentó a la luz solar directa durante una hora. La temperatura de la piel debajo del metatejido aumentó de alrededor de 31 °C a 32 °C durante ese tiempo, mientras que la temperatura de la piel debajo del algodón se elevó a 37 °C.

En otra prueba, se cubrió un coche con el metatejido, otro con una cubierta comprada en una tienda y un tercero se dejó al descubierto. Cuando se dejaron al sol de 11:00 a 13:00, la temperatura subió a 60 °C en el coche descubierto, a 57 °C en el coche con la cubierta estándar y a 30 °C en el que tenía la cubierta de metatejido durante ese lapso.

¿Cómo funciona? El metatejido es más eficaz cuando está en contacto con la piel. Si alguien usara una prenda hecha de este material sobre una capa de ropa normal, gran parte del efecto de enfriamiento se perdería porque se conduciría menos calor corporal al metatejido y luego se irradiaría. De momento, los investigadores se están enfocando en enfriar a las personas y los objetos expuestos a la luz solar directa, pero todavía habría un efecto de enfriamiento en la sombra. Y claro, la tela se podría teñir de diferentes colores, aunque el blanco es el que más refleja la luz del sol.

También han desarrollado tejidos refrigerantes que funcionan de forma diferente. En lugar de emitir infrarrojos, le son transparentes. Una de las principales formas en que nuestro cuerpo pierde calor es emitiendo infrarrojos desde nuestra piel, pero la ropa normal bloquea la mayor parte de la radiación infrarroja. Este equipo ha demostrado que llevar ropa transparente infrarroja en interiores reduciría la temperatura en 2°C.

Imagen: Unsplash

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio