Publicidad

Quién es Yan, la viróloga china baneada por Twitter que propaga la idea de que el coronavirus se creó en un laboratorio

Quién es Yan, la viróloga china baneada por Twitter que propaga la idea de que el coronavirus se creó en un laboratorio
29 comentarios

La han silenciado. Primero en China, después en Facebook y ahora también en Twitter. Está ella sola, apenas acogida en Fox News, luchando contra el resto de la comunidad y la evidencia científica del planeta.

Li-Meng Yan es una viróloga china que huyó de su país en abril por, según dice, recibir amenazas de muerte. Yan ha ganado notoriedad en el ruedo mediático esta semana desde que apareciese el pasado martes en el popular programa estadounidense de Tucker Carlson, en el canal Fox. Allí dijo que tenía “sólidas evidencias científicas” de que el COVID-19 SARS-CoV-2 no proviene de la naturaleza sino de laboratorios de Wuhan y que había sido difundido por el Partido Comunista Chino en todo el globo de forma intencionada.

Y dice tener pruebas: para empezar, afirma que estuvo entre los primeros científicos en estudiar el brote de coronavirus en Wuhan. Google Scholar confirma que tiene publicados artículos sobre la transmisión de COVID-19 en hámsteres, así como los patrones de diseminación del virus en pacientes humanos. Yan alega que estuvo trabajando como postdoctoral en la Universidad de Hong King, y que recibió la orden por parte de sus supervisores de que abandonase sus investigaciones previas a enero de 2020 sobre este nuevo virus. Le dijeron que mantuviese la boca cerrada. Ya en el pasado julio la citada Universidad hizo un comunicado público negando que la viróloga "haya conducido ningún estudio de trasmisión humano a humano en la KHU entre diciembre de 2019 y enero de 2020”.

El paper: el gancho de esta semana es que ha publicado un pre-print sobre la “altamente sofisticada modificación del virus en laboratorio” del coronavirus que confirmaría su teoría. El estudio se subió a Zenodo, un repositorio de investigación científica ampliamente conocido y de código abierto, pero no una revista que requiera de la revisión de pares para que se suban sus artículos. El preprint no ha sido oficialmente revisado. Su trabajo está, eso sí, respaldado por la Rule of Law Society y la Rule of Law Foundation.

La organización matriz de estas sociedades está vinculada a Steve Bannon, ex asesor de la administración Trump investigado por fraude, y también a Guo Wengui, multimillonario y activista político anti China que salió del país antes de ser detenido por acusaciones aún no juzgadas de corrupción y abusos sexuales.

De ahí al bloqueo: en el momento en el que Fox empezó a difundir en redes sociales el clip de la entrevista a Yan, Facebook empezó a vetarlos, al igual que ha perseguido todo tipo de mensajes que ayudan a difundir bulos peligrosos, lo que llevó a la cadena a denunciar que el sistema estaba intentando silenciar la verdad del asunto. Ahora se suma Twitter, que ha suspendido la cuenta de la doctora con 60.000 seguidores.

Por qué la comunidad científica le da la espalda: porque se han hecho multitud de investigaciones sobre la estructura genética del virus por parte de miles de científicos de múltiples países, y en todos los casos se concluye que, aunque aún no se sabe al 100% si este coronavirus se originó en los murciélagos, sí se ha podido confirmar que no fue manipulado por humanos.

Otros investigadores se han tomado la molestia de desmontar sus argumentos: Andrew Preston, experto en patogénesis microbiana de la Universidad de Bath en Reino Unido le contó a Newsweek que “las interpretaciones realizadas [por la viróloga Yan] no están respaldadas por datos, no están fundamentadas y las interpretaciones están en gran medida enunciadas pero no explicadas" dentro de su paper.

Sonia Zuñiga, investigadora de coronavirus en el Centro Nacional de Biotecnología español, ha explicado a Maldita que, por ejemplo, una de las causalidades que la científica alega funciona de forma exactamente inversa a como anuncian (como si dijésemos que el suelo está seco porque acaba de llover), o que Yan da como prueba que el genoma del virus tiene una secuencia de restricción, lo que demuestra que podía ser manipulado, cuando según la investigadora española esas zonas de restricciones están presentes en los coronavirus de cualquier especie, por lo que “eso no es demostrativo de nada en absoluto".

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios