Sabotajes, cierres, amenazas: cómo Starbucks está batallando la ola sindical entre sus trabajadores

Sabotajes, cierres, amenazas: cómo Starbucks está batallando la ola sindical entre sus trabajadores
7 Comentarios

Tras décadas de bajos salarios, duras condiciones de trabajo y pocos beneficios, la sindicalización está teniendo un momento candente en la industria de alimentos y bebidas en Estados Unidos. Starbucks, la famosa cadena de café con sede en Seattle ha visto una ola de sindicalización en todo el país durante estos meses, con trabajadores en más de 60 ubicaciones en 14 estados organizándose. Y claro, la compañía no ha dado exactamente una buena bienvenida a estas agrupaciones.

De hecho, los trabajadores dicen que Starbucks se ha involucrado en una amplia gama de prácticas antisindicales, desde animar activamente a los empleados a votar en contra hasta supuestamente despedir a quienes estaban involucrados.

¿Cómo comenzó todo? La ola actual de sindicalización en Starbucks comenzó en Buffalo, Nueva York, donde los trabajadores de dos tiendas votaron a favor de sindicalizarse como Starbucks Workers United en diciembre de 2021. Aunque el sindicato aún no ha presentado demandas oficiales a la empresa, un trabajador explicaba en este artículo que espera que el sindicato asegure un salario mínimo de 22 euros para los baristas, además de mejoras en los beneficios proporcionados por la empresa, como los planes de atención de la salud mental.

El impulso para sindicalizarse se extendió rápidamente, primero a las ubicaciones de Starbucks en Boston, y ahora en 60 tiendas en 19 estados, incluidos Arizona, Washington, Illinois, Florida, Ohio, Maryland, Virginia y California. Sin embargo, no todas las campañas han tenido éxito: de tres ubicaciones en Buffalo, una votó en contra de la sindicalización. Cada tienda se ha sindicalizado individualmente, aunque Starbucks le ha pedido a la NLRB que exija que las tiendas en la misma área voten juntas.

La respuesta de la compañía. Starbucks se opone firmemente a los esfuerzos de sindicalización en sus tiendas. Además de pedirle a la NLRB que retrase la certificación de los resultados de las elecciones sindicales de Buffalo, la empresa pidió a la agencia que prohibiera a los trabajadores de Starbucks organizar sus tiendas individualmente.

La compañía también opera un sitio web llamado We Are One Starbucks, que alienta a los "socios", como llama a sus empleados, a votar en contra del sindicato. "No creemos que los sindicatos sean necesarios en Starbucks porque sabemos que los problemas reales se resuelven a través de la asociación directa entre nosotros", se lee en la web.

Saboteados. Incluso empresas como Microsoft Outlook se han posicionado en contra de los intentos de la compañía de aplastar el movimiento sindical. La aparente estrategia de Starbucks de retrasar todo el proceso legal fracasó cuando Microsoft Outlook aparentemente se estrelló contra los abogados de Starbucks. Para presentar su caso a favor de una elección sindical más grande, Starbucks tuvo que presentar lo que se conoce como una declaración de posición a la junta laboral y al sindicato antes del mediodía del 11 de febrero. Aparentemente, los abogados de la compañía no enviaron todo el papeleo hasta las 12:08.

Explicaron el percance y dijeron que los archivos adjuntos a los correos electrónicos eran demasiado grandes: "Justo antes del mediodía, el abogado intentó enviar el correo electrónico de servicio completo por segunda vez, pero nuevamente se le impidió hacerlo cuando Outlook se bloqueó nuevamente". ¿Una coincidencia? No lo sabemos.

Prácticas antisindicales. Mientras tanto, Starbucks ha lanzado una agresiva contraofensiva para obstaculizar el sentimiento sindical, intimidar a los trabajadores e interferir con las operaciones diarias. La compañía llevó a cabo reuniones antisindicales semanales obligatorias, cerró temporalmente las tiendas sindicalizadas, inundó las tiendas con ejecutivos corporativos y aumentó los salarios. En enero, un camarero de Buffalo explicaba que Starbucks envió a docenas de "gerentes de apoyo" a su tienda y otros lugares del área para vigilar la actividad sindical.

Despidos masivos. Los trabajadores, un tercio de la fuerza laboral total en la ubicación de Memphis, fueron despedidos hace unas semanas, incluida la mayoría del comité organizador sindical. Los despidos se derivan de un evento mediático el mes pasado cuando los empleados permitieron que los periodistas entraran al café después de horas laborales como parte del lanzamiento público de sus esfuerzos por sindicalizarse.

Según la empresa, los empleados que fueron despedidos habían violado ciertas políticas de Starbucks. Pero los organizadores sindicales dicen que los trabajadores fueron atacados debido a su actividad sindical y que la política no se había aplicado "de manera uniforme" antes del despido de estos trabajadores.

El caso de Cassie. Esta trabajadora de Starbucks llevaba más de 5 años como empleada de la compañía. Hasta ahora. En una publicación que se hizo viral en Twitter, relataba cómo la despidieron tras reducir su su disponibilidad después de conseguir un trabajo a tiempo completo en otro lugar. Efectivamente, había trabajado en Elmwood Avenue en Buffalo, Nueva York, la primera de las 9.000 tiendas en sindicalizarse.

"Esta no es la empresa a la que me incorporé en 2017 y esto demuestra aún más que necesitamos un sindicato en nuestras tiendas. Starbucks está cometiendo un gran error y pasaré todo este tiempo apoyando a mis socios a través del sindicato de cualquier manera que pueda", señalaba.

Un impulso nacional. Los trabajadores de cadenas como Chipotle y McDonald's ya están organizando sindicatos a un ritmo sin precedentes, probablemente debido a la tensión y las dificultades financieras inducidas por la pandemia. Los costes de todo, desde los alimentos hasta la gasolina, han aumentado, los salarios están estancados y eso hace que la sindicalización sea una perspectiva muy atractiva

La victoria del sindicato envía un mensaje no solo a los trabajadores de Starbucks en todo el país, sino también a los trabajadores de industrias de bajos salarios y alta rotación, que durante mucho tiempo han evadido la sindicalización en los Estados Unidos.

Imagen: Unsplash

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio