Compartir
Publicidad

El sindicato youtuber ya ha hecho sus primeros avances. Pero ha necesitado a un sindicato de toda la vida

El sindicato youtuber ya ha hecho sus primeros avances. Pero ha necesitado a un sindicato de toda la vida
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El movimiento sindicalista iniciado por el youtuber alemán Joerg Sprave y secundado por el colectivo IG Metall ha logrado captar la atención de Google Alemania, quien ha accedido a tener una reunión y escucharles. Sin embargo, YouTube Estados Unidos no está del todo de acuerdo con el aperturismo mostrado por sus compañeros alemanes y ya ha dejado claro que "no negociarán nada con este sindicato".

Primer objetivo conseguido. YouTube Union es el nombre que da vida al sindicato que ha conseguido que Google Alemania se siente a hablar sobre la relación laboral entre los youtubers y la plataforma que almacena los vídeos. Alphabet, la empresa a la que pertenece Google y, por ende YouTube, tenía hasta el pasado 23 de agosto para responder a la petición del sindicato. Si no lo hacían, YouTube Union daría por sentado que el diálogo no es opción y llevaría a la empresa a los tribunales. Este ultimátum fue lo que motivó a Google Alemania a ceder a pocas horas de concluir el plazo y confirmar su voluntad por escucharles.

¿Qué piden? Sus peticiones pueden resumirse en torno a dos palabras: transparencia y compromiso de diálogo. Los más de 1.000 youtubers representados por el sindicato quieren saber qué mecanismos sigue la plataforma a la hora de desmonetizar o retirar un vídeo y cuáles son los factores que determinan que el contenido sea categorizado de un modo u otro.

Además, exigen poder comunicarse con personas y no con máquinas. Es decir, que la resolución de dudas o problemas no sea a través de cuentas de correo electrónico genéricas y contenido automatizado. Por último, demandan ser considerados como "socios" de la compañía a los cuales hay que tener en cuenta a la hora de hacer cambios o tomar decisiones importantes.

Google Alemania. Según ha confirmado la portavoz de IG Metall, Annette Szegfü, al diario económico Cinco Días, "Google Alemania está interesado en el éxito y la satisfacción de los youtubers y, por esa misma razón, agradece la atención prestada por los sindicatos que les apoyan". A pesar de que Google ha accedido a tener una reunión, diez días después de la confirmación, ésta todavía no tiene fecha. Aun así, tanto IG Metall como YouTube Union esperan que sea pronto y que en ella se perciba voluntad de cambio. 

El rol de IG Metall en todo este movimiento ha sido determinante. El sindicato alemán que lucha principalmente por los derechos del sector del metal cuenta con 2,3 millones de afiliados, una cifra que sin duda influye y mucho a la hora de presionar a lar grandes empresas. Para hacernos una idea de las dimensiones de las que hablamos, CCOO cerró 2017 con 94.971 afiliados y UGT con 86.530. 

Contradicciones. Frente al aperturismo de Google Alemania y su intención de reunirse con el sindicato, YouTube Estados Unidos ha sido tajante en sus declaraciones a The Verge: "no negociaremos con YouTuber Union". Además, sostienen en su conversación con el medio americano que "tal y como explicaron al propio sindicato, ellos ya trabajan en políticas de transparencia para los creadores". 

No es la primera vez que YouTube se contradice con Google. Sin ir más lejos, hace tan solo tres meses a raíz de una polémica por un canal de YouTube homófobo, la empresa de vídeos emitió un comunicado diciendo que no lo retiraría "porque no incumplía sus políticas". Tal fue la indignación de la comunidad LGTB que bola de nieve que formó tuvo que ser finalmente frenada por el CEO de Google, Sundar Pichai, quien sí pidió disculpas en nombre de YouTube.

Otros youtubers descontentos. La polémica anterior es solo uno de los gestos que la comunidad LGTB considera discriminatorios. Los youtubers que promueven la visibilización de los derechos del colectivo gay, trans y bi entre otros, también han iniciado su particular batalla contra YouTube llevando a la empresa frente a los juzgados de California. ¿La razón? Consideran que la empresa de vídeos lleva años discriminando su discurso al bloquear y desmonetizar parte de su contenido, el cual siempre ha estado muy penalizado por los ingresos publicitarios.

Imagen: Flickr

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio