The Loop, el proyecto de Elon Musk que debía acabar con los atascos, ya ha creado su primer atasco

The Loop, el proyecto de Elon Musk que debía acabar con los atascos, ya ha creado su primer atasco
28 comentarios

Hace aproximadamente cinco años Elon Musk se hartó de los atascos. "Voy a construir una aburrida máquina tuneladora y a empezar a excavar", escribió. La idea se hizo realidad poco después. Desde entonces, The Boring Company se ha convertido en uno de sus proyectos más inextricables. ¿Es una idea revolucionaria destinada a cambiar la movilidad urbana o un metro más lento y más incómodo?

La respuesta. Pasa por Las Vegas, la única ciudad del mundo que ha construido una de las líneas imaginadas por The Boring Company. Se llama "Vegas Loop", abrió el año pasado y no se extiende más allá de 3 kilómetros. Conecta varios puntos del Centro de Convenciones de Las Vegas (LVCC) un gigantesco recinto expositivo que alberga entre otros eventos el CES, la mayor feria de tecnología del mundo. Es aquí donde The Loop ha experimentado por primera vez con una alta demanda.

El resultado ha sido mixto, regalando, entre otras cosas, esto:

El atasco. La imagen ha causado sensación en las redes sociales. Un puñado de Tesla se amontonan en la salida del túnel generando exactamente la clase de atasco que un día, cinco años atrás, Musk soñó con erradicar. Aquella idea de apariencia tan revolucionaria resultó ser, como vimos, un simple túnel muy estrecho donde los vehículos circularían de uno en uno. No hacía falta imaginar cómo decenas de coches pilotados por un ser humano podrían congestionarse en un cuello de botella.

Qué tal ha ido. El vídeo, por supuesto, sólo representa una parte de la experiencia de The Loop en el CES. The Boring Company ha movilizado a alrededor de 70 vehículos para transportar a unas 4.400 personas por hora, umbral fijado por el ayuntamiento para dar luz verde al proyecto y no penalizar económicamente a la compañía. En este vídeo se muestra la totalidad del recorrido. Los Tesla circulan a velocidades máximas de 48 km/h en las curvas y 64 km/h en las rectas. Tardan 3 minutos.

Los problemas. Más allá del atasco, The Loop tiene otros problemas. La capacidad exigida por Las Vegas, por ejemplo, sólo se puede alcanzar si cada vehículo transporta a un mínimo de tres personas. Sucede que durante la mayor parte del año la media de pasajeros por Tesla ha sido de dos. Los tiempos tampoco han sido muy estimulantes. The Boring Company prometió recorrer el trayecto en menos de dos minutos. La mayoría de viajes se cubrieron entre tres y cuatro minutos.

¿Qué sucede? Que la idea original de Musk pasaba por vehículos autónomos capaces de circular a alta velocidad. En la práctica y por el momento los conductores son humanos, lo que obliga a reducir velocidades para minimizar los riesgos. Sin mayor rapidez por trayecto, The Boring Company sólo puede llegar a los 4.400 pasajeros/hora metiendo más y más coches (70) en el túnel. Pero la infraestructura, como Musk descubrió aquella tarde de 2016 en su coche, tiene un límite.

Sobre todo si es un túnel.

A más. Nada de esto ha impedido que la ciudad de Las Vegas se interese aún más por el proyecto. La pequeña línea que recorre el LVCC costó $50 millones, bastante barata para cualquier infraestructura soterrada. La idea es extender The Loop a toda la ciudad, generando una suerte de red-de-metro para coches. En octubre, el ayuntamiento aprobó la extensión del proyecto. Pasará de las 3 estaciones actuales a 51 y de los 2,7 kilómetros vigentes a los 46, conectado The Strip, el estadio de fútbol americano y, eventualmente, el aeropuerto.

The Loop sigue siendo un proyecto en pañales. Tiene margen de mejora. Por el momento no parece más que una carretera subterránea muy lejos de las capacidades máximas de otras infraestructuras menos vanguardistas (el metro de Los Ángeles mueve 14.000 personas a la hora).

Temas
Inicio