Compartir
Publicidad
Publicidad

Trabajar desde casa: más salario, más felicidad, más productividad y 2.000 euros más para tu empresa

Trabajar desde casa: más salario, más felicidad, más productividad y 2.000 euros más para tu empresa
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sin horarios fijos, sin traje, sin corbata, sin tacones... Más horas de sueño, sin atascos o aglomeraciones en hora punta. Así es el teletrabajo, una tendencia al alza cuya implementación varía sustancialmente de un país a otro. En España, por ejemplo, tan solo un 7% de los empleados lo ejerce y solo un 13% de las empresas lo ofrece, según un estudio de Eurofound y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Un reciente estudio publicado por Nicholas Bloom de la Universidad de Stanford, y que se puede leer aquí, analiza cómo una empresa China obtuvo más ganancias gracias a enviar a sus trabajadores a casa. En resumen, observó que las personas que teletrabajaban eran más felices, más productivas y además hacían ganar más dinero a sus empresas.

La evidencia a través de un experimento chino

Nicholas Bloom afirma que exigir que los empleados estén en la oficina es una tradición de trabajo obsoleta, establecida durante la Revolución Industrial.

Así que para probar los beneficios del teletrabajo, elaboró un estudio tomando como caso la agencia de viajes más grande de China, Ctrip. Con sede en Shanghái, la compañía tiene 20.000 empleados y una capitalización de mercado de alrededor de 20 mil millones de dólares. Ante la incógnita de si realmente el teletrabajo podría hacerles ahorrar dinero en los desorbitados alquileres de oficinas, aceptaron.

Estudio Fuente: Nicholas Bloom.

Solicitaron voluntarios de los cuales un 50% trabajarían desde casa durante 9 meses, volviendo a la oficina un día por semana, y la otra mitad trabajaría únicamente desde la oficina. Bloom hizo un seguimiento de los dos grupos durante dos años, y los resultados fueron demoledores.

Encontró una mejora masiva en el rendimiento de aquellos que trabajaban en casa: sin distracciones ni retrasos por el tráfico, los que teletrabajan hacen su jornada laboral completa. Además, se concentran mejor al evitar las distracciones de la oficina e incluso descubrió que aquellos que trabajan desde casa son menos propensos a dimitir.

¿Y para la empresa? El experimento fue tan satisfactorio que llevó a Ctrip a implementar una opción de trabajo desde casa a todos sus empleados, lo que hizo ganar a la empresa 2.000 dólares más por persona.

En esta charla TED, Bloom relató los resultados de su estudio:

Las luces del teletrabajo: más productivos

Hay más estudios que respaldan los resultados de este estudio. El informe de la OIT relata beneficios como la reducción de los tiempos de desplazamiento desde casa al trabajo, el aumento de la autonomía, lo que permite una mayor flexibilidad de la organización del tiempo de trabajo, la mejora de la conciliación entre la vida laboral y la personal en general y el aumento de la productividad.

Además, las empresas se benefician de la mejora de la conciliación, lo que puede llevar a un aumento de la motivación y una reducción de la rotación de personal en la empresa y la reducción de la necesidad de espacio de oficina y de los costes asociados.

El porcentaje de empleados que ejercen el teletrabajo y el trabajo móvil varía desde un 20 % de media en Estados Unidos, un 19 % en la India, un 16 % en Japón, a solo un 2 % en Argentina. En la Unión Europea una media del 17 % de los empleados lo efectúan. Un método que lideran los países escandinavos y a los que siguen, a cierta distancia, Bélgica, Francia, Holanda y el Reino Unido.

Las sombras de la independencia espacial: el derecho a desconectar

Según la OIT y Eurofound en el estudio 'Trabajar en cualquier momento y en cualquier lugar: consecuencias en el ámbito laboral' (anteriormente mencionado), las nuevas tecnologías han permitido la conexión con familiares, amigos y entorno laboral en cualquier momento y lugar. Sin embargo, revela, "también facilitan la intromisión del trabajo remunerado en los espacios y tiempos normalmente reservados para la vida personal".

Si teletrabajas o lo has hecho alguna vez, probablemente te habrás dado cuenta de que pasas más tiempo trabajando. Esto puede deberse bien a una falta de organización o a una intensificación del trabajo.

Girl 1064659 960 720

En el primer caso el problema parte de una posible falta de madurez profesional al no saber establecer horarios, rutinas o una organización adecuada. Empezar una jornada laboral tarde y la procrastinación provocarán que la jornada se vuelva interminable.

En el segundo caso, el hecho de estar en casa y disponible permanentemente puede provocar una intensificación del trabajo y la citada intromisión laboral en espacios que deberían estar reservados a la vida personal. Según el informe, los porcentajes de estrés y de transtornos del sueño que padecen aquellos que están permanentemente conectados son el doble que los que trabajan en las oficinas de las empresas.

El coautor del informe, Jon Messenger, de la OIT, abogó por limitar a dos o tres días semanales las jornadas que los trabajadores pueden pasar fuera de la oficina. Pero para los que el teletrabajo es una forma de vida, esto no es posible.

A estos factores se unen el sentimiento de aislamiento (un forever alone en toda regla: adiós a los cafés y comidas con los colegas) y un estilo de vida sedentario si no se añade a la rutina una actividad física. Todo un dilema, si tienes la opción de elegir desde dónde trabajas. claro.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos