Compartir
Publicidad

Vox es en realidad un partido antiespañol... Para todos los españoles que solicitan viviendas en el extranjero

Vox es en realidad un partido antiespañol... Para todos los españoles que solicitan viviendas en el extranjero
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los seguidores del partido VOX están indignados. Según ellos mismos cuentan, la plataforma Facebook ha intentado censurarles una publicación en la que difundían datos perfectamente públicos del estado español. Según han comprobado en los registros de solicitudes de ayudas al alquiler de la CAM, hay muchos solicitantes con nombres de procedencia musulmana (y rumana, como puntualizan algunos comentaristas), más en proporción a los que viven en este país.

La conclusión a la que llegan sus seguidores, o usuarios de páginas que también comentan esa información, es que las ayudas se las tienen que estar dando por su propio origen. A la fuerza debe ser así. Y que tantas ayudas las estén recibiendo unos cuando las pagan los otros parece intolerable.

Aquí, en vez de centrarnos en explicar a qué edil de la población va a pasar la mayoría de subsidios (y por qué es lógico que haya más españoles de origen extranjero entre ellos) vamos a ver cómo ese mismo mecanismo de rechazo funciona entre partidos similares a VOX de otros países vecinos. Quién sabe. Puede que los mismos españoles acaben siendo extranjeros en otras tierras.

Ideario de VOX

1) Son muchos:

Captura

Somos uno de los mayores países receptores de inmigración de toda Europa, y eso alienta el multiculturalismo, que al contrario de lo que opinan los poderes fácticos, es en verdad un problema. En esa frase se reduce prácticamente todo lo concerniente al epígrafe sobre la inmigración del programa electoral de VOX. Al partido de Santiago Abascal le preocupan los musulmanes, pero también los latinoamericanos y los ciudadanos del este de Europa. Todos ellos, los más de dos millones y medio de inmigrantes que encontramos en nuestras calles, son pobres y vienen de países "inferiores" a España, con lo que más que generar riqueza, obviamente la consumen.

2) La cultura de los otros es especialmente peligrosa:

“Las mujeres pueden perder sus derechos o los homosexuales ser asesinados al instaurarse un Islam intolerante”, explicaba el partido de Santiago Abascal. En un video electoral de 2015 el partido imaginaba cómo se iba a expropiar la Mezquita de Córdoba y se impondría en Andalucía el culto islámico, ya que la comunidad recibiría de golpe dos millones de musulmanes.

3) Todo esto hay que controlarlo:

Control y limitación de las ayudas sociales es lo que pide el partido verde, que cree que los servicios sociales ofrecen un efecto llamada y están presionando con su gasto de forma desmedida a los auténticos españoles.

También hay que luchar por la recuperación del control de las fronteras nacionales, ya que es a través de ella que están llegando. Lo ideal, según VOX, sería canalizar a los emigrantes musulmanes hacia "países musulmanes ricos" y priorizar la llegada a España de "cristianos, yazadíes y otras minorías perseguidas".

4) El contexto está contra nosotros y contra la verdad:

20161012 122116 1068x601

"Los poderes públicos ocultan información sobre el alcance del problema y de sus consecuencias para España, haciendo gala de una irresponsabilidad sin parangón en ningún país de nuestro entorno". Frases del programa electoral de VOX, que tilda de "bochornosa" la política de los sucesivos gobiernos de españa sobre estos grupos de residentes en el país. "De haberse aplicado otra política, la tasa de desempleo se situaría alrededor del 17%, lejos del bochornoso 25% actual".

Ideario de UKIP

1) Son muchos:

Britain is full es la principal consigna del partido nacionalista británico, uno de los austigadores en la sombra del voto a favor de salir de la Unión Europea en el referéndum sobre el Brexit. Entre su acción más clara estuvo esta impactante foto: el punto de ruptura. Reino Unido no puede acoger a más inmigrantes, sean refugiados o no.

Ad 209953576

Al igual que a Abascal, a Nigel Farage (el líder de UKIP) también le preocupa cierto tipo de inmigración. "La población entera de Rumanía y Bulgaria podría estar ya de camino para Inglaterra”, ha defendido el partido, que ve como una amenaza la ola migratoria de los países “pobres” y exsoviéticos. La realidad es que cuando denunciaban estos hechos y acusaban a los inmigrantes de estar drenando el sistema de beneficios sociales, la población inglesa de procedencia rumana y búlgara, en vez de crecer en 50.000 personas como había predicho el UKIP para los siguientes 3 meses, cayó en 4.000 personas.

2) La cultura de los otros es especialmente peligrosa:

Farage también cree que la inmigración está disolviendo los valores británicos, especialmente los cristianos, amenazados por la cultura invasora, como la musulmana. La diversidad de la que se hace gala en ciertos barrios londinenses es un ejemplo de la trampa que supone el multiculturalismo.

3) Todo esto hay que controlarlo:

El partido nacionalista que había pedido de forma insistente en el tiempo un mayor control de las fronteras y una reducción de la aceptación de los permisos laborales para los extranjeros (ya que los británicos tendrían que ser siempre los primeros en acceder a los puestos de trabajo) vio, paradójicamente, como un paso demasiado atrevido la propuesta del gobierno de Theresa May de obligar a las empresas a publicar informes del origen de los trabajadores contratados como un paso adelante en el control migratorio. "Si lo hubéramos hecho nosotros nos habrían tildado de fascistas", se lamentaba el partido.

De todas formas, UKIP tiene un plan de contención mucho más exahustivo en su página web: cero amnistía para la inmigración ilegal, quitarle las ayudas a los extranjeros que las disfrutan ahora y un permiso de residencia exclusivo para los trabajadores altamente cualificados. Según estas premisas, es probable que muchos españoles de los más de 100.000 que ahora viven en Reino Unido empleados en trabajos de baja cualificación tendrían que volverse a casa.

4) El contexto está contra nosotros y contra la verdad:

Maxresdefault

De nuevo, el gobierno es irresponsable por no atender a las críticas de UKIP. Nigel Farage ha llegado a decir que la política de coalición inmigratoria ha sido un "fracaso abyecto. Lejos de controlar los flujos, este gobierno ha mostrado un descontrol total en las fronteras británicas, y no parece tener ninguna intención de preocuparse antes del pueblo inglés".

Ideario de Frente Nacional

1) Son muchos:

Jean-Marie Le Pen, anterior líder del Frente Nacional, ha ido un poco más allá en sus declaraciones del límite poblacional: para él, el ébola podría ser una solución a las masas humanas que crecen sin parar. No se refería con esta cita a todo el mundo, sólo a los que no sean franceses. Para él es una lástima ver cómo los galos están siendo sustituidos masivamente en su nación por los inmigrantes, decadentes e insumisos. La hija y actual líder del partido tampoco se ha quedado lejos: para ella, la inmigración musulmana en Francia es la misma intromisión intolerable que supuso para la nación la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

2) La cultura de los otros es especialmente peligrosa:

1366 2000

Justo después de que se sufriera el ataque a Charlie Hebdo, Marine Le Pen no dudó en hacer esta sentencia: “Es mi responsabilidad decir que ataques como estos no deben coartar nuestra defensa de la libertad de expresión frente al fundamentalismo islámico”. Le Pen, a la que no es raro encontrar haciendo declaraciones antimusulmanas, añadía así una frase más a su histórico sobre comentarios acerca de cómo la cultura extranjera está modificando los valores nacionales. Lo ha heredado de su padre, convicto en más de una ocasión por promover a la xenofobia con sus acciones y discursos.

3) Todo esto hay que controlarlo:

7421302448 2a5283892c B

La familia al frente del FN francés también ha comentado en alguna ocasión cómo Europa debería permitirles abolir la cláusula Schengen. Hay que controlar las fronteras del país tanto para los extranjeros comunitarios como extracomunitarios. Para eso el Frente Nacional lleva en su programa una ley que obligue a todas las oficinas de empleo y empresas a ofrecer trabajo "primero a los que tengan la nacionalidad francesa". Es decir, que también los más de 200.000 españoles residentes actualmente en Francia tendrían que volverse a España si triunfase allí el partido nacionalista.

Así de clarita era Le Pen en El Objetivo: "En Francia no daría un trabajo a un español si lo puede cubrir un francés".

Para controlar los males derivados de la inmigración también tienen medidas preparadas. Hablan de crear una nueva figura delictiva, "el racismo antifrancés", por el cual se supervisarían las acciones de los inmigrantes que, culturalmente, no se adapten a los valores tradicionales franceses.

4) El contexto está contra nosotros y contra la verdad:

Los medios de izquierdas tildaban sus estrategias de capitalización. Los de extrema derecha, de confirmación de la verdad. El Frente Nacional se ha visto bastante ratificado con cada nuevo ataque que la población francesa está viviendo en los ataques jihadistas que asolan su nación. Europa tiene los ojos cerrados frente a la realidad: los extranjeros son los responsables de los principales problemas del panorama actual.

Como hemos visto, buena parte de la población de los otros países aquí mentados piensan igual. Parece que hay unanimidad en cuanto a musulmanes y rumanos. Ahora sólo tienen que ponerse de acuerdo de si ingleses, franceses y españoles son también parte de ese mismo problema.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio