Compartir
Publicidad

Vuelve el Frente Popular de Judea: todas las escisiones que están dinamitando a Podemos

Vuelve el Frente Popular de Judea: todas las escisiones que están dinamitando a Podemos
59 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cisma en Podemos. La escisión anunciada por Íñigo Errejón en la Comunidad de Madrid sirve como símbolo de la voladura interna del partido, pero representa la punta del iceberg de un proceso más drástico y de escala nacional. Las disputas internas, las divisiones y las rupturas se reparten por la geografía española a nivel municipal y autonómico, y amenazan con arrasar una formación en dramática crisis.

Errejón. El paradigma. Íñigo Errejón fue instrumental en la fundación y en los éxitos tempranos de Podemos. Suya es la idea de la transversalidad ideológica que permitió a Iglesias y compañía "asaltar los cielos" en los últimos compases de 2015. El fracaso de 2016 y Vistalegre II sepultaron las ideas heterodoxas de Errejón y devolvieron un partido más escorado al eje ideológico tradicional y más centralizado.

Dos años después, Errejón rompe con la formación y se suma a Más Madrid, la iniciativa de Manuela Carmena para el ayuntamiento. Iglesias ha declarado la guerra y la brecha, antaño conocida, se ha hecho hoy más evidente. De las candidaturas unitarias a la competencia.

Madrid como síntoma. Había sucedido antes en Madrid. Las figuras más radicales de la formación habían criticado con frecuencia la gestión de Carmena en la capital, incluso dentro del gobierno municipal. La pugna por el control de las listas electorales de cara a la próxima primavera había alejado a Carmena del núcleo duro de Podemos, y amenazaba con romper la candidatura. A esta hora sigue en pie.

En el resto de la comunidad, IU y Podemos, separados en numerosos aspectos, siguen tratando de cerrar confluencias.

Zaragoza. Algo similar ha sucedido en Zaragoza. Los pesos pesados del Partido Comunista Aragonés y de Podemos en la ciudad han lanzado un órdago a la figura de Pedro Santiesteve, cabeza de lista en 2015 de Zaragoza en Común y alcalde electo. Violeta Barba, líder morada en la ciudad, plantará cara a Santisteve, sin apoyos orgánicos, en las primarias de la plataforma. En el fondo subyace una pugna el poder.

Podemos sigue apostando por la confluencia. Pero quiere el control.

Cantabria. Otro síntoma. La trayectoria de Podemos Cantabria siempre ha estado caracterizada por convulsiones internas. Desde su fundación acumula dos gestoras y tres secretarías generales. La semana pasada la situación estallaba: Podemos se desvinculaba políticamente de sus diputados electos y anunciaba un proyecto electoral paralelo. IU y Equo ya habían renunciado a cualquier confluencia con el grupo parlamentario.

En el camino, disidencias, primarias paralizadas en los juzgados y acusaciones de acoso sexual. Ahora mismo, los tres diputados están fuera de Podemos.

Las Mareas. También hay problemas en Galicia. En 2015 Podemos fue instrumental en la creación de una plataforma que aunara a fuerzas de izquierdas y a nacionalistas. El pasado mes de diciembre se rompía: el sector nacionalista tomaba el control de En Marea (ganando las primarias contra pronóstico). Podemos impugnó el proceso electoral, plagado, según ellos, de irregularidades, y planteó lanzar una plataforma paralela.

De nuevo, pugna por el poder.

Navarra y La Rioja. En Navarra el cisma se consumó hace un año, cuando la portavoz parlamentaria de la formación, Laura Pérez, se desligó de la dirección oficial del partido junto a otros tres diputados afines. Este mes, Pérez y los críticos se constituían como un grupo parlamentario independiente: Ahora Sí - Orain Bai. Quedan tres diputados de Podemos, aún oficialistas. El gobierno de Barkos depende de todos ellos.

En La Rioja, las primarias están paralizadas en el juzgado tras la denuncia del portavoz parlamentario de la formación. La forma de la candidatura para mayo es aún una incógnita.

Imagen: Víctor J Blanco/GTRES

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio