Un Yuri Berchiche desfondado: qué sabemos sobre el impacto del coronavirus en los deportistas

Un Yuri Berchiche desfondado: qué sabemos sobre el impacto del coronavirus en los deportistas
16 comentarios

Una imagen llamó la atención de aficionados y periodistas durante la disputa del Athletic - Celta, partido de la Primera División española celebrado el pasado viernes. Yuri Berchiche, jugador del club vasco, había llegado a su límite físico al término de la primera parte. Completamente desfondado y con dificultad para continuar sobre el terreno de juego, era sustituido en el minuto 46'. Una semana antes, frente al Getafe, le había sucedido lo mismo, abandonando el campo en el 49'.

¿Por qué?

Causas. A principios de octubre, Berchiche había contraído el coronavirus. Tras la convalecencia reglamentaria, se reincorporó a la actividad de equipo a mediados de mes. Desde entonces ha tenido dificultades para adaptar su físico al ritmo competitivo. "Estamos tratando de averiguar si sus problemas tienen relación o no", explicaría el mismo viernes su entrenador, Gaizka Garitano. "Hay casos diferentes y puede ser que algunos [jugadores] sigan teniendo algún efecto secundario de la enfermedad".

¿Posible? La hipótesis ha sido deslizada por el club por el peculiar cuadro de Berchiche. Originalmente atribuyeron sus dificultades a una pubalgia. Pero los síntomas que obligaron a sustituirle (cansancio, mareos) nada tenían que ver con ello. "Estamos preocupados", continuó Garitano, "no termina de arrancar. Se está haciendo pruebas". En abril, Melendo, jugador del Espanyol, apuntaba en la misma dirección: "Los compañeros afectados por el virus están más cansados".

Otros casos. La idea de un "largo covid" que penalice el rendimiento atlético de los deportistas durante meses no es nueva. Tenistas como Grigor Dimitrov han atribuido a la enfermedad su escasa forma física tiempo después. Tras dar positivo en junio, seguía sintiéndose "cansado" en septiembre, durante el US Open. Similar experiencia relata Jonny Walton, remero olímpico británico: "Tardé dos o tres meses en superarlo (...) Parecía que mi forma física había desaparecido de la noche a la mañana".

Entre otros síntomas, Walton mostraba pulsaciones disparadas a cada ejercicio. Hoy forma parte de un pequeño estudio del Instituto Inglés del Deporte sobre el impacto del covid en los atletas.

Un trabajo. ¿Pero hasta qué punto hay relación? Los casos anteriores hablan de sensaciones mucho antes que de certezas. En septiembre, un grupo de investigadores de la Universidad de Ohio publicaron un trabajo donde analizaban el impacto cardiovascular del covid en 26 atletas universitarios de Estados Unidos. Resultado: cuatro de ellos (el 15%) mostraban signos de "inflamación" en el miocardio, lo que disparaba su riesgo de sufrir una miocarditis.

Implicaciones. Desde entonces otros estudios, tanto centrados en deportistas profesionales como en la población general, han evidenciado los problemas cardiovasculares asociados al coronavirus. Estudios más recientes y amplios han identificado "inflamaciones" similares en hasta un 30% de los atletas analizados. Pero sólo son trabajos preliminares. No es posible establecer una causa-consecuencia (sus problemas pueden o no pueden deberse al covid, e incluso pueden precederles).

Seguimos teniendo más incógnitas que certezas.

Otro problema. En primavera, varias ligas universitarias de Estados Unidos aplazaron la reanudación de los partidos por sus implicaciones sanitarias. La más inmediata, el riesgo de sufrir una miocarditis. Los deportistas profesionales son más proclives a ellas por la naturaleza de su profesión, y es sabido que puede activarse a través de determinadas bacterias o virus. ¿Se cuenta el coronavirus entre ellos? No lo sabemos, pero los cardiólogos llevan advirtiendo de ello desde el verano.

Cansancio, fatiga. El caso de Berchiche parece más relacionado con el "largo covid" tan teorizado desde el inicio del otoño. Pacientes que prolongan los síntomas más leves de la enfermedad, como la fatiga o el cansancio permanente, durante meses. Ambos están contemplados como "efectos secundarios" por el CDC estadounidense. No obstante, es un área para la que aún no contamos con respuestas firmes.

Como revela este reportaje de The New York Times, el miedo a no recuperar el nivel de antaño es real entre algunos deportistas de élite. Pero lo cierto es que muchos, tras superar la enfermedad, han retomado su profesión con normalidad (incluso cuando han dado positivo en dos ocasiones, como Fernando Gaviria, ciclista colombiano). Sea como fuere, el virus ha irrumpido en el deporte profesional a todos los niveles.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Comentarios cerrados
Inicio