Compartir
Publicidad

Zara, contra las protestas de Hong Kong: el éxito de China presionando a las multinacionales

Zara, contra las protestas de Hong Kong: el éxito de China presionando a las multinacionales
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Xi Jinping atraviesa la mayor crisis política de su mandato. En plena disputa comercial con Estados Unidos, Hong Kong se ha convertido en un hervidero de manifestantes e inestabilidad. Las protestas, iniciadas al principio del verano con motivo de una ley de extradición fomentada por el gobierno chino, se prolongan más de dos meses, y no tienen visos de desaparecer a corto plazo. Dadas las circunstancias, China está utilizando cuantos medios físicos y políticos tiene su a su alcance para aplacarlas. Y eso también incluye presionar a multinacionales de la talla de Inditex.

Qué ha pasado. Que a lo largo de ayer las redes sociales chinas se convertían en un hervidero de referencias a Zara, la marca comercial más reconocida de Inditex. Cuatro de sus tiendas en Hong Kong no habían abierto al punto de la mañana del lunes, en sospechosa coincidencia con la huelga estudiantil convocada por los manifestantes. ¿Estaba Inditex apoyando veladamente la causa de las protestas? Periódicos como Ming Pao, editado en la ciudad, se hicieron eco del cierre, y colocaron la pregunta en el centro de la atención mediática del país.

Claro que no. La respuesta de Zara ha sido tajante. La cadena ha emitido hoy un comunicado reafirmando su apoyo a la doctrina "un país, dos sistemas" promovida por las autoridades de Pekín. El comunicado ha gozado a amplia recepción en las redes sociales y en los medios de comunicación chino, en tanto que reafirma el alineamiento de Inditex con las posiciones de China. Se trata de un gesto de hondo significado político. "Un país, dos sistemas" es la piedra angular sobre la que se proyecta la estrategia política china en Hong Kong tras la retirada de Reino Unido en 1997.

¿Por qué? No cuesta entender los motivos. Como vimos a cuenta de Cathay Airways, la aerolínea nacional de Hong Kong y una de las diez más importantes del mundo, Pekín ha optado por una estrategia coral para reprimir las protestas. Evidenciada la inutilidad de la fuerza, al menos como herramienta única para detener a los manifestantes, las autoridades chinas han decidido presionar al empresariado local... Y a las principales multinacionales operando en Hong Kong y en China. Si no desean perder el favor del gobierno, deben plegarse a sus intereses.

Cathay tuvo que emitir un comunicado remarcando la línea política a seguir a sus empleados, una decisión inédita.

Precedentes. No es la primera vez que China utiliza estrategias similares. A principios del año pasado, Zara, Marriott, Qantas y Delta Airlines, entre otras, corrigieron un error incluido en sus páginas web: tanto Taiwán como Hong Kong aparecían como países diferenciados de China. Lo hicieron tras una campaña de veladas advertencias iniciada por la autoridad reguladora del país, y ante el temor de haber franqueado sus leyes de ciberseguridad y publicidad. Marriott llegó a declarar: "No apoyamos a nadie que trate de subvertir la soberanía y la integridad de China (...) Reconocemos la gravedad de la situación y pedimos sinceras disculpas".

Éxito. Palanca negociadora o chantaje, lo cierto es que China utiliza su gigantesco capital mercantil y económico para obtener de las multinacionales tantos posicionamientos políticos como desee. Es una estrategia eficaz. Ninguna gran empresa quiere perder su posición en el jugoso mercado chino, por lo que aceptan, como el resto de actores internacionales, la intervención y las sugerencias del gobierno chino. Es una circunstancia que se aplica a cuestiones políticas internas, como la vulneración de derechos humanos, y ahora también a Hong Kong.

Imagen: Kin Cheung/AP

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio