El chef José Andrés es el gran embajador de la Marca España en EEUU que aquí muchas veces pasamos por alto

El chef José Andrés es el gran embajador de la Marca España en EEUU que aquí muchas veces pasamos por alto
5 comentarios

22 de noviembre. Late night de Stephen Colbert, es decir, el programa de este formato más visto de Estados Unidos, unos tres millones de espectadores. Colbert ha invitado a José Andrés. Esta vez ha traído catavinos y todo tipo de aparejos para veneciar un vino que divierte al presentador. Es casi la víspera de Acción de gracias, por lo que, si las cosas no se tuercen mucho, habrá más de uno y más de dos hogares estadounidenses que, movidos por la curiosidad, comprarán una botella de Tío Pepe y probarán en sus casas esa cosa llamada vino de Jerez que presentó el otro día en la tele el afable cocinero inmigrante.

Al cabo de unas horas el fragmento del programa se vuelve viral en redes sociales, pero José Andrés estará habituado. Hace apenas dos semanas el chef se pasaba por The Late Show enseñando a los angloparlantes a pronunciar “paella valenciana” y “fabada asturiana”. Para el especial de thanksgiving de 2020, y pese a todas las dificultades logísticas para grabar el segmento, el cocinero preparó un menú de sidra y oricios, entre otras, abriendo el surtido de manjares españoles a toda la audiencia estadounidense.

“Bravo una vez más, @chefjoseandres, esta noche presumiendo de nuevo de #España, esta vez con #Andalucía. ¡E invita a todos los espectadores a cualquiera de aus restaurantes!”, cuenta aquí José Ángel Abad. Chema Flores, más conciso: “lo que hace @chefjoseandres por los productos españoles es increíble”.

El resumen es ese, que este natural de Mieres lleva una década haciendo de embajador de la Marca España (lo es de forma oficial desde 2013) al otro lado del Atlántico como nadie ha podido hacerlo hasta ahora, poniendo en el mapa lo nuestro y potenciando así las posibilidades de exportación de nuestra industria culinaria gracias a una habilidad innata para el espectáculo y una visión humanística de la cocina.

No lo hace sólo en Colbert, sino que está dedicado a ello de manera constante: en 2019 abrió en Nueva York junto con los hermanos Adrià el Mercado Little Spain, un food hall de 3.200 metros cuadrados de comida española que cada tanto tiempo acoge eventos, catas, degustaciones... Este año, `por ejemplo, ha tocado la promoción de los vinos canarios. En el último International Cheese Festival, de Oviedo, mostró su determinación para poner a los quesos asturianos en la vanguardia mundial, con mayor prestigio que la que tienen, por ejemplo, los franceses o los italianos.

La obra que le puso en el mapa en los States fue su labor tras el huracán María, en 2017, donde él y un equipo humano de cientos de voluntarios dieron de comer a unas 150.000 personas cada día durante varios meses. Años antes, tras el terremoto de Haití de 2010, fue con otro grupo humanitario a aprender cómo funcionan los campamentos de trabajo para alimentar a personas en situación de vulnerabilidad extrema tras una catástrofe, y fue ese conocimiento y la dureza de la situación lo que le llevó a crear su archiconocido World Central Kitchen, dando solución a algo que considera es una grave carencia en decenas de países del mundo, planes de emergencia alimentaria.

Desde entonces su ONG aparece allí donde hay algún cataclismo que puede dejar a los muchos sin comer. Sólo en lo referente a la pandemia su asociación había repartido más de 36 millones de menús a fecha de mayo de este año, y su fundación también se ha pasado, cómo no, por La Palma tras la erupción del volcán de Cumbre Vieja. Con todo ello lo que consigue no es sólo alimentar bocas, sino que, cada vez que las redes sociales se conviertan en un océano de imágenes de crisis, aparezca en el timeline de los americanos este señor riquiño, con su ropa de faena y sus ollas gigantes, al que se le conoce en todos los rincones por identificarse como inmigrante estadounidense de origen español. Un país que, cuenta, es “el más rico del mundo” en lo tocante a lo gastronómico.

A José Andrés no le falta dinero, como puede certificar la veintena de restaurantes que posee, sus acuerdos comerciales o sus citas en alfombras rojas, pero tampoco se le puede negar su valor humano. Es todo esto lo que le ha valido una nominación al Nobel de la Paz o el Princesa de Asturias de la Concordia.

A veces parece que si pensamos en quiénes son los más importantes embajadores de España en el plano internacional nos acordamos de Antonio Banderas, Rosalía o Rafa Nadal. Sería un error no tener como referente a alguien que haciendo tantísimo como promotor de nuestro patrimonio al tiempo que asocia nuestra cultura con la solidaridad.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio