Compartir
Publicidad
El Parma y otros 29 one hit wonders del fútbol que amamos sin reparos
Ídolos de hoy y siempre

El Parma y otros 29 one hit wonders del fútbol que amamos sin reparos

Publicidad
Publicidad

Dos UEFA, una Eurocopa y una Recopa, más 102 años de historia no evitan que el Parma FC actual desaparezca por las deudas. La quiebra los obliga a refundarse y empezar desde abajo, en las categorías de aficionados, ni siquiera en la Serie B. Ya lo sentenció Beckenbauer: “Cruyff era mejor jugador, pero yo fui campeón del mundo”. Aquel equipo que enamoraba jugando al fútbol se encontró con la derrota más aciaga, dando el Mundial de 1974 a Alemania.

El fútbol genera grandes amores por esos corazones rotos, por las ilusiones de quienes parten sin la condición de favoritos y alcanzan la gloria. Puede que solo sea en una ocasión, por unos pocos años, como el Parma durante los 90, pero el amor por estos equipos no entiende de aficiones, sino de pasión por ver triunfar al pequeño, por más que años más tarde acabe con una deuda millonaria que impida al equipo incluso inscribirse en la segunda división italiana.

Deudas a la italiana

El dinero de la empresa italiana Parmalat, especializada en el sector alimenticio, ayudó a crear la mejor época de un equipo fundado en 1913. Eran años boyantes para el Parma, donde los fichajes acompañaban a los éxitos y donde este se traducía en forma de títulos europeos por partida doble en la Copa de la UEFA, la cual conquistaron en la temporada 1994/95 y en la 1998/99, y en la Supercopa de Europa de 1993, tras ganar la Recopa de Europa en 1992/93, en la que, un año más tarde, acabaron como subcampeones.

En aquel momento descubrimos a jugadores que marcarían un momento en el fútbol: Gianluigi Buffon, Cannavaro, Verón o Crespo. Por desgracia, la quiebra de Parmalat puso fin a unos años que acabaron con el descenso en la temporada 2007/08. El Parma se levantó, ascendió de nuevo, logró puestos de Europea League, pero la UEFA no le permitió jugar por sus deudas. A comienzos de 2015 su deuda superaba los 200 millones de euros, la Liga italiana aportó cinco millones al club para que pudiese terminar la temporada pero tras el último partido se declaró en quiebra y ha bajado a categoría de aficionados, después de que nadie se decidiese finalmente a comprarlo y sanear sus cuentas.

La quiebra de Parmalat puso fin a unos años que acabaron con el descenso en la temporada 2007/08

El Parma ha sido el ejemplo más evidente de one-hit wonder caído en desgracia dentro del fútbol italiano desde los años 90, aunque otros equipos también se podrían sumar a dicha lista sin tener que llegar a un final tan dramático. La U.C. Sampdoria, el S.S. Lazio y la ACF Fiorentina comparten subidas y bajadas donde las épocas de esplendor fueron puntuales. Dos de ellos, la Fiorentina y la Sampdoria, incluso descendieron a segunda tras sus años dorados. En el caso de la Sampdoria llegó a ser subcampeona de la Champions League en 1991/92 que ganó el FC Barcelona. Antes del cambio de década alzaron la UEFA en 1989/90. Durante los primeros años 90 ganaron la Supercopa Italiana en 1991 y la Copa Italia en 1993/94.

La Fiorentina tenía su propia estrella mediática: Gabriel Batistuta. El jugador argentino se convirtió en todo un símbolo para el equipo, del cual se hizo cargo Claudio Ranieri en la segunda división italiana en 1993/94, año en que ascendieron. Ya en la temporada 1995/96 lograron la Copa Italia y luego la Supercopa Italiana. Lo intentaron con la UEFA, donde llegaron a las semifinales en 1996/97, que perdieron ante el FC Barcelona, campeón de aquel año. Las deudas del club salieron a la luz en 2001 y la bancarrota acabó con ellos en la Serie B en el 2002/03.

A finales de los 90 el Lazio cogió el sitio de sus compañeros y con Sven-Göran Eriksson (que venía de la Sampdoria) conquistó la UEFA en 1998/99 y la Supercopa de Europa en 1999. Fue una etapa de una liga italiana, dos copas y dos supercopas nacionales. Las inversiones de Sergio Cragnotti trajeron a futbolistas de renombre, entre los que destacaron Vieri, Veron o Crespo, casualmente estos dos últimos procedentes del Parma. El fútbol bailaba alrededor de Pavel Nedvěd, la defensa era propiedad de Nesta y los goles de Marcelo Salas. Cuando el dinero se acabó y llegaron los escándalos se acabó el brilló.

Los pequeños dan guerra en Inglaterra

Blackburn Champions1995

La mítica liga inglesa es propiedad, al igual que el resto de grandes competiciones, de unos pocos clubs que se van intercambiando la victoria. Desde que se creó la actual Premier League en 1992 sólo cinco equipos han logrado ser el número uno, entre los que destaca el Manchester United con 13 títulos, seguido a lo lejos del Chelsea con 4, Arsenal con 3 y Manchester City con 2. El Blackburn Rovers es la excepción entre estos presupuestos millonarios mareantes y el ejemplo perfecto de la historia de one-hit wonder.

En 1991 el Blackburn asciende a la Premier, después de 26 años ausente. A la siguiente temporada el entrenador Kenny Dalglish lleva al equipo a la cuarta plaza de la liga, posición que un año más tarde superarían hasta acabar segundos. Esta progresión terminó con el título de la Premier en sus manos en la 1994/95 con un final agónico. La gloria se alcanzó una vez y en 1998/99 el equipo volvió a descender a Segunda división, para lograr otro ascenso en la 2000/01. El Blackburn volvió a sorprender ganando la Football League Cup (también conocida como la Carling Cup) en 2002 al Tottenham y hasta se clasificó para la UEFA en 2007 a través de la Intertoto. Las deudas y la venta a la empresa india Venkateshwara Hatcheries han eclipsado el sueño de los 90. Ahora el Blackburn se encuentra de nuevo en la Championship.

La progresión terminó con el título de la Premier en sus manos en la 1994/95 con un final agónico

Ante la supremacía de los equipos grandes de la Premier los pequeños se han dedicado a triunfar fuera, en Europa, donde el Middlesbrough primero, y el Fulham después, sí sorprendieron con presupuestos reducidos. El Boro, como así se conoce al Middlesbrough, antes de volver a bajar a la Championship en 2009 vivió su éxito en la UEFA donde alcanzó la final de 2006, que perdió frente al Sevilla. El modesto equipo había experimentado la sorpresa en 2003/04, cuando consiguió la Carling Cup ante el Bolton por un ajustado 1-2.

Los triunfos del Fulham son más recientes, pero su situación actual es aún más delicada que la del Boro, puesto que este año acabó en el puesto 17 de la Championship, después de llevar 13 años consecutivos en la Premier. Tras el club londinense se encuentra la fortuna de Mohamed Al-Fayed, que lo compró en 1997, cuando estaban en la Segunda B inglesa. Después de una progresión notable en la temporada de 2010 el Fulham da la campanada y llega a ser subcampeón de la UEFA, que gana el Atlético de Madrid por 2-1.

Aunque si buscamos one-hit wonders ingleses hay que irse a la FA Cup. Gracias a su formato de partido único es más fácil que los pequeños puedan tener sus 90 minutos perfectos y acabar alzando la copa, como en los últimos años ha pasado con el Wigan Athletic, que le arrebató el título a nada menos que al Manchester City en la 2012/13, y al Portsmouth al Cardiff City en la 2008. 14 rondas de competición para decidir a un campeón. El Hull, el Stoke o el Millwall han sido algunos de los últimos equipos que se quedaron a punto de lograr ser otros matagigantes de la competición, cayendo en la final ante el Arsenal, Chelsea o Manchester, respectivamente.

España juega en Europa

Cuando todo parecía sentenciado para los penaltis un jugador del Alavés marca el tanto definitivo. Por desgracia para él fue en la portería errónea

La bicefalia española entre el Real Madrid y el Barcelona es incontestable, y cada vez más, por mucho que ahora el Atlético y el Valencia a principios del 2000 puedan intentar cambiarla. Para triunfar hay que emigrar, sin hacer mención a la situación laboral. La UEFA es el torneo favorito para presentar credenciales ante equipos similares, aunque a veces las historias no tengan su final feliz. Bien lo sabe el Alavés, que en 2001 se encontró con el gol de oro que por entonces sí estaba vigente. Después de ir perdiendo por 3-1 el equipo vasco logró poner el empate durante unos minutos. El Liverpool volvió a adelantarse, y el Alavés volvió a empatar, forzando la prórroga. Cuando todo parecía sentenciado para los penaltis un jugador del Alavés marca el tanto definitivo. Por desgracia para él fue en la portería errónea y el tanto dio la victoria al Liverpool de Gerrard y Owen. En la siguiente temporada el Alavés bajaría a segunda.

Mejor suerte corrió el Celta de Vigo, más conocido como el EuroCelta de 1997 a 2003, época dorada que los llevó a la Champions League por primera vez en su historia, después de haber llegado hasta cuartos de final de la UEFA durante tres años consecutivos (de 1998 a 2000) y recibir el título de Club del mes del mundo por la IFFHS.

El título de one-hit wonder ya se ha quedado pequeño para el Villareal, aunque durante unas temporadas el fútbol y los logros del llamado Submarino amarillo podrían plantearse como algo temporal después de distintas inversiones que a la larga han encontrado más apoyos. El Villarreal llegó a semifinales de la Champions en 2005/06 y también a las de la UEFA en 2003/04 y en 2010/11.

El caso del Málaga es similar, aunque con un poco menos de éxito en la actualidad. En 2002 se convirtió en el primer equipo andaluz en ganar un torneo oficial europeo tras conseguir la Copa Intertoto, precisamente ante el Villareal. Después llegó hasta los cuartos de la UEFA y diez años más tarde haría lo propio con la Champions.

Bayern… y poco más

La hazaña recordada es la victoria en la 1997/98, cuando logró su segundo título después de haber ascendido ese mismo año de segunda

Con 24 títulos de liga en su palmarés, el Bayern Munich tiene pocos rivales que le puedan hacer sombra. A excepción del Borussia Dortmund, el dominio del Bayern es claro desde los 90, pero siempre hay oportunidad para que surjan historias de superación que alcancen los titulares de portada, como es el caso del FC Kaiserslautern. El club ganó su primera liga en la temporada 90/91, aunque la hazaña recordada es la victoria en la 1997/98, cuando logró su segundo título después de haber ascendido ese mismo año de segunda. Los Red Devils alemanes tenían a Otto Rehhagel como entrenador, quien se retiró en el club como jugador en 1972 tras seis años defendiendo su camiseta. Por desgracia, la bancarrota acabó con dicha etapa especial, hasta que en 2006 volvieron a segunda, donde se encuentran en este momento.

A excepción del Dortmund y del Werder Bremen solo dos equipos han logrado sus éxitos puntuales en la liga alemana en estos años recientes. El Stuttgart lo hizo en la 2006/07 y el Wolfsburg en la 2008/09. Aunque el equipo pequeño que ha llegado más lejos fuera de sus fronteras ha sido el Bayern Leverkusen, que después de alcanzar la final de la Champions League en 2001/2002 tuvo que ser testigo de cómo Zidane se disponía a levantar la pierna a media altura para situar el balón por la escuadra defendida por Butt y así ganar el partido para el Real Madrid. Un esfuerzo histórico que al menos servía para presenciar de cerca uno de los goles más hermosos hasta el momento.

Pinceladas francesas

El one-hit wonder francés se entona distinto. Mientras dentro de su país hay algunos equipos que destacan, una vez fuera estos se diluyen. La Liga francesa ha ido cambiando de líderes según décadas. El Olympique de Lyon es su último máximo exponente si tenemos en cuenta los siete títulos consecutivos que logró, en cambio, la Champions League se le ha resistido durante este tiempo. Su máximo progreso fue en la temporada 2009/10 cuando alcanzó las semifinales, tras caer durante tres años consecutivos en cuartos (de 2003 a 2005). La generación de Juninho Pernambucano sirvió como cantera para múltiples grandes europeos.

Es curioso cómo entre las pocas excepciones de los pequeños que han ganado la liga francesa sí ha habido algún éxito europeo en otras competiciones como la UEFA, final a la que llegó el Girondins de Bordeaux en 95/96, antes de ganar la liga en 1998/99, título que volvería a conquistar en 2008/09, acabando así con la racha del Lyon.

Antes de esta gesta hay que irse a buscar los éxitos de aquel Lens que a finales de los 90 se convirtió en un equipo de moda, ganando la liga de 1997/98 y llegando a la semifinal de la UEFA en 2000. Años antes el Auxerre gozó de la misma popularidad tras su título de liga en 1995/1996. Una etapa de victorias que hoy se ven desde la Ligue 2.

Los nuevos one-hit wonders europeos

Europa del Este está de moda dentro del fútbol. Tres equipos se han intercambiado el título de one-hit wonder en estos años recientes. La UEFA se ha ido a más allá de la estepa ucrania gracias a los triunfos del CSKA en 2005, el Zenit en 2008 y el Shakthar Donetsk en 2009. Nuevos actores que también ven cómo fuertes inversores multimillonarios apuestan por su equipo.

África gana en las selecciones

Aquel jugador de 38 años vivió su one-hit wonder particular gracias a unos goles que lograban la victoria desde el banquillo

España pudo convertirse en un one-hit wonder después de ganar por primera vez el Mundial en 2010, pero ya puestos había que evitar el mal de altura con otra victoria en las Eurocopas de 2008 y 2012. Cansados de tantos años de eternas promesas ya tocaba cambiar el rumbo. De promesas saben mucho en algunos países africanos a los que es llegar el Mundial y ver cómo su caché sube como posible sorpresa. Ghana es uno de los últimos ejemplos y en el Mundial de Sudáfrica, en la que era su tercera participación en esta competición, llegaron hasta el séptimo puesto, cayendo en los cuartos de final. En esta misma fase se despidió la selección de Camerún de Roger Milla en 1990. Aquel jugador de 38 años vivió su one-hit wonder particular gracias a unos goles que lograban la victoria desde el banquillo. Con 42 años repitió la experiencia en el Mundial de Estados Unidos, donde se convirtió en el futbolista más veterano en marcar un gol en una fase final de esta competición.

En el Mundial de Francia de 1998 Nigeria era el país africano llamado a hacer algo frente a los favoritos. En aquel equipo estaban Kanu, Finidi y Okocha, entre otros y España lo comprobó bien la fase de grupos donde perdió ante ellos por 2-3. Por desgracia, Dinamarca les amargó la fiesta en los octavos con una contundente goleada por 1-4.

Que te eliminen en los cuartos de un Mundial duele, pero si te dan el título al Equipo más entretenido del campeonato la herida cicatriza mejor. Corea del Sur recibió en el Mundial de 2002 —el mismo que se investiga por posibles amaños y que ellos organizaron— el galardón escogido por votación popular que entrega la FIFA por divertir al público. Quizá en los próximos años la eterna promesa de la selección de Colombia pueda recibir dicho premio tras años de rozar el one-hit wonder. Cada vez se acercan más y en este momento cuentan con una selección que puede lograrlo.

El auténtico one-hit wonder son ellos

Pocas lágrimas más pixelizadas se han derramado por alguien como las vertidas por la retirada de Castolo, Minanda, Ordaz y compañía. Ellos formaron durante años el auténtico equipo one-hit wonder. Competían en nuestra consola u ordenador a través del Equipo predeterminado de la Liga Master del PES. Con la edición de 2012 se retiraron tras varias temporadas en la cumbre. Su labor como nuevos entrenadores dio paso a una nueva generación de promesas que tiene el listón muy alto.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio