Compartir
Publicidad

El peor director de cine ha conseguido más espectadores insultando a sus fans en Youtube que con cualquiera de sus estrenos

El peor director de cine ha conseguido  más espectadores insultando a sus fans en Youtube que con cualquiera de sus estrenos
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uwe Boll es uno de los peores directores de cine en activo, más conocido por liarse a puñetazos sobre un ring de boxeo con la crítica -literalmente- o por ser un bocazas que por sus nefastas adaptaciones de videojuegos a cine. Pero, tras pedir dinero a los fans para seguir rodando y fracasar en tres ocasiones consecutivas, ha tenido bastante.

Boll está a punto de fracasar por tercera vez consecutiva en una camapaña de financiación colectiva para una película. Está en el punto en el que los creadores suben un vídeo a la desesperada para pedir un último esfuerzo. Pero él ha sido más claro: "que os jodan a todos". Y su vídeo ya lleva más de un millón de espectadores, una cifra que no ha conseguido ninguno de sus estrenos.

"Adiós, Hollywood"

"Que os jodan a todos. Quería hacer Rampage 3 porque es una película importante, pero parece que os gusta más dar dinero a una peli de un mago subnormal en un bosque o cualquier gilipollez que haga Marvel con Los Vengadores".

El autor de semejante perla es Uwe Boll, un director de cine alemán que lleva 13 de sus 49 años intentando hacerse un nombre en Hollywood. Sin mucho éxito. Boll es más o menos conocido entre los jugadores de videojuegos porque se ha dedicado a adaptarlos a cine, con resultados dignos de un videoclub de los 80. De todas sus películas "americanas", sólo la primera, House of the Dead, consiguió recaudar algo más en taquilla de lo que había costado hacerla.

A pesar de que ha trabajado con Ben Kingsley, Jason Statham, Ron Perlman y nombres más o menos familiares para la taquilla. Pero todas sus adaptaciones y proyectos han fracasado. Tras un lustro de estrenos comerciales, todos por debajo de los 10 millones de dólares en taquilla, se vio relegado al mercado doméstico.

Y, aunque Boll presumía de rodar las películas gracias a las subvenciones del gobierno alemán, ningún distribuidor se podía permitir estrenar fracaso tras fracaso. Estamos hablando de películas que costaban 25 millones de dólares y recaudaban menos de tres (BloodRayne). O que con 60 millones de presupuesto apenas rozaron los 10 millones en taquilla (En el Nombre del Rey, adaptación del videojuego Dungeon Siege).

Tras otros cinco años de distribución digital y DVD, Boll decidió fijarse en la moda de la financiación colectiva encabezada por Kickstarter: cuando los fans te dan dinero sin intermediarios para que cumplas con tu obra.

Nadie quiere a Boll

Boll pedía 50.000 euros para rodar Rampage 3, una película de acción con una pinta horrible. Quedan dos días y apenas lleva la mitad. Cerca de 350 personas han ofrecido su dinero para el proyecto: menos que amigos tienes en Facebook.

Y eso que esta vez ha sido más humilde: a final de año acudió a otro sitio de financiación colectiva a pedir 100.000 dólares para rodar esa misma película. Le dieron menos de 6.5000 dólares. En dos meses de campaña. En Indiegogo, donde Shaquille O'Neal recaudó más de 450.000 dólares para protagonizar un videojuego de lucha, por poner un ejemplo.

También es que no escarmienta. Un año antes había acudido a Kickstarter pidiendo medio millón de dólares para rodar Postal 2, una película de humor cenutrio. Recibió menos de 30.000 dólares.

Pero su derrumbe final ha sido apoteósico. Al video de "que os den a todos, tengo dinero para jugar al golf esl resto de mi vida" ha unido éste, en el que durante casi cinco minutos se dedica a insultar a George Clooney, Angelina Jolie y Brad Pitt, Jennifer Lopez, la gente del primer mundo que no se preocupa por Darfur[sic], etcétera.

Mejor eso que lo que hizo en 2006: retó a varios críticos con sus películas a un combate de boxeo. También a Quentin Tarantino porque es Uwe Boll. Tarantino no aceptó, claro, pero varios críticos de Internet sí. Lo que no sabían es que Boll había sido boxeador amateur e iba a partirles la cara.

Un cine "elevado"

A Boll no se le ha ocurrido que quizás la culpa es de sus propios proyectos. Veamos un par de ejemplos del cine que le ha convertido en el Ed Wood de nuestro siglo:

BloodRayne - Deliverance

Rayne, mitad vampiresa mitad humana con el mismo origen que el Blade de Marvel, lucha en el Salvaje Oeste contra la banda de vaqueros vampiros de Billy el Niño.

BloodRayne -El Tercer Reich

Rayne contra los nazis, que quieren capturarla para inyectar su sangre a Adolf Hitler para hacerle inmortal.

Postal

Una comedia de acción escatológica sobre talibanes en una ciudad de paletos nortemericana. Su primer "chiste" son los terroristas suicidas del 11S preguntándose si de verdad les esperan 100 vírgenes en el paraíso. Su mejor película.

En el Nombre del Rey

Jason Statham se lía a espadazos en una especie de El Señor de los Anillos y la gente se aburre. Repetimos: The Stath suelta leña y la película es aburrida: Uwe Boll tiene superpoderes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio