Compartir
Publicidad

James Horner era el "Parabará", pero podrías adivinar a otros compositores sólo con escuchar su sello propio

James Horner era el "Parabará", pero podrías adivinar a otros compositores sólo con escuchar su sello propio
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy nos hemos despertado con una triste noticia para los amantes del cine y de la música: James Horner ha muerto en un accidente de avioneta mientras sobrevolaba el sur de California. Con él se nos va uno de los más grandes compositores de bandas sonoras de nuestro tiempo: un genio que en sus 40 años de carrera creó la música de más de más de 100 películas, algunas tan míticas como Titanic, Avatar o Apolo 13.

A lo largo de su exitosa carrera, Horner cosechó por el camino dos premios Óscar (aunque estuvo nominado en numerosas ocasiones), dos Globos de Oro y varios premios Grammy. Pero hay algo por lo que será recordado siempre: su firma personal, su famoso "Parabara" que forma parte de las bandas sonoras más famosas. ¿Lo reconoces?

El odiado y amado "Parabara" de Horner

Existe algo que todos los genios tienen en común: tienen rasgos que nos hacen reconocer su obra, a pesar de que sea la primera vez que la vemos o escuchamos. La firma de Horner en sus películas más famosas era el "Parabara". ¿Todavía no sabes de lo que estamos hablando? Allá va un vídeo recopilatorio de los "Parabaras" más famosos del compositor.

Muchos son los que han criticado a Horner por "reciclar" la melodía y las partituras de sus trabajos, incluyendo el "Parabara" en numerosas películas. También lo han hecho por inspirarse en clásicos como Schumman (para la película Willow) o Wagner (para el film Tiempos de Gloria), acusándole de ser poco original o auténtico.

Sin embargo, también hay muchas personas (entre las que me incluyo) a las que les encanta este sello personal de Horner; incluso hay un grupo en Facebook de fans del "Parabará". Personalmente, a mí me encanta descubrir la impronta de Horner en sus trabajos: siempre que veo alguna película en la que ha participado espero impaciente el momento del "Parabará". Y lo canto a voz en grito.

Un respiro para Horner; ni que hubiera sido el único que tiene un sello personal y reconocible en la historia de las bandas sonoras...

Hans Zimmer y sus cuatro notas

Otro de los grandes compositores de música para películas de la actualidad es el alemán Hans Zimmer. El ganador del Óscar por la banda sonora de El Rey León también tiene un sello personal que todos sus fans conocen y que, al igual que Horner, se basa en la repetición.

No se trata en esta ocasión de repetir una misma melodía en distintas películas, sino que el señor Zimmer es capaz de crear el tema principal de sus bandas sonoras más famosas tan solo repitiendo una secuencia de cuatro notas. Podéis escucharlo en sus últimos trabajos, como Origen, Interstellar o 12 años de esclavitud. Cuatro notas que se repiten y que son capaces de crear, a través de variaciones, una narración dramática que acompaña las imágenes.

El hecho de crear una melodía reconocible inmediatamente y que casa perfectamente con las imágenes y lo que está sucediendo en la película en cada momento con solo cuatro notas es, cuanto menos, asombroso.

John Williams, el rey del leitmotiv

El leitmotiv es un tema musical recurrente que aparece siempre que lo hace un personaje. No solo nos lo presenta, sino que pasa a formar parte de su propia personalidad, llegando a un punto en que nos es difícil imaginárnoslo sin él. El leitmotiv fue un concepto musical creado por los anilistas de la obra del compositor Richard Wagner para poder referirse a ese "tema dominante" que se repetía durante sus composiciones.

Si hay alguien en el mundo de las bandas sonoras que ha sabido crear los leitmotiv más famosos y tarareados de la historia, ese ha sido John Williams. El compositor estadounidense ha participado en las películas más famosas de la historia del cine reciente, la mayoría de las veces a las órdenes de grandes directores de cine como Steven Spielberg o George Lucas.

En sus 60 años de carrera cuenta con más de 100 bandas sonoras compuestas, además de sus trabajos para la televisión y como compositor de conciertos y obras orquestales. Ha estado nominado al Óscar en 48 ocasiones, y lo ha ganado en cinco de ellas. Su banda sonora para la película La Guerra de las Galaxias fue nombrada por el American Film Institute en 2005 como la mejor banda sonora de película norteamericana de todos los tiempos.

Algunos de los leitmotiv más famosos creados por Williams incluyen la Marcha Imperial que acompaña a Darth Vader en La Guerra de las Galaxias, la aterradora y muy reconocible melodía formada por dos notas que precede a las mandíbulas del tiburón en Tiburón, o el tema que acompaña al héroe en Superman. No es necesario que ponga los enlaces porque todos conocemos estas melodías, pero os los dejo igualmente para que disfrutéis escuchándolas.

Ennio Morricone y el spaghetti western

La carrera del compositor romano Ennio Morricone comenzaba de la mano de su compatriota y director de cine Sergio Leone, allá por los años 60. En aquella época surgía un nuevo subgénero cinematográfico que, con películas rodadas en Europa (sobre todo en Italia y España) y con un escaso presupuesto (aportado también por estos dos países) pretendían emular los grandes clásicos del oeste americano. Nacía entonces el spaghetti western.

Leone y Morricone trabajaron de forma conjunta, y no solo consiguieron emular los clásicos westerns, sino que en algunos casos los superaron con creces produciendo obras tan famosas como La muerte tenía un precio, El bueno, el feo y el malo o Por un puñado de dólares. La música tan característica de estos films, que muchos llamarían "el sonido Morricone", contribuiría a crear el género, que no se entiende sin los carcaterísticos banjos y voces a lo lejos.

Morricone no quiso encasillarse y buscó otros géneros en los que seguir trabajando. Cada película fue un éxito, ya se tratase de superproducciones de ambiente épico como La misión, cine costumbrista italiano como Cinema Paradiso o incluso cine español con ¡Átame!.

En 2006 recibió el Óscar honorífico por su carrera y en 2010 el Polar Music Prize, considerado como el premio Nobel de la música.

Henry Mancini, el amante del jazz

La influencia de los ritmos latinos y del jazz marcaron la prolífica carrera del compositor estadounidense Henry Mancini. Películas como El Guateque, Hatari! y la archiconocida melodía de la querida Pantera Rosa nos sirven como muestra de la gran originalidad y capacidad creativa del exitoso Mancini.

No se quedó solo en los ritmos de jazz, sino que además compuso algunas de las canciones más conocidas de famosas películas de la época, como Moon river de Desayuno con diamantes o el tema principal de Love Story.

Danny Elfman, el compañero de Burton

Hablar de la música de Danny Elfman supone hacerlo también de la filmografía prácticamente completa de Tim Burton; y es que este prolífico dúo lleva trabajando unido desde el comienzo de sus respectivas carreras. Esto explica también por qué la banda sonora de las películas de Burton encaja a la perfección con la lúgubre y mágica atmósfera que nos quiere transmitir en todas ellas.

La música de Elfman pasa a formar parte activa de las películas: no solo respalda y acompaña a las imágenes, sino que se introduce en la narración a través de canciones con coros y del uso de instrumentos que reflejan el ambiente oscuro de los dibujos burtonianos. Claro reflejo de esto son algunas bandas sonoras como la de Pesadilla antes de Navidad (por la que Elfman estuvo nominado al Óscar y la que se considera su obra maestra), Eduardo Manostijeras o La novia cadáver.

Más allá de Burton, Danny Elfman no se ha cerrado puertas, trabajando en proyectos muy distintos, como las películas de superhéroes (Hulk, Hellboy II, Los Vengadores: la era de Ultrón), películas de acción (Misión Imposible, Men in Black I y II) o la reciente 50 sombras de Grey.

Las eternas melodías de Elmer Bernstein

Algunas bandas sonoras son incluso más recordadas que las propias películas a las que acompañan, consiguiendo tener una entidad propia y traspasando el escudo de los años. Es el caso de algunas de las obras del estadounidense Elmer Bernstein, autor de bandas sonoras como La gran evasión, Los siete magníficos o Millie, una chica moderna, por la que ganó el Óscar en 1967.

Bernstein se reveló como un compositor tremendamente polifacético y no dudó en trabajar también para films mucho más ligeros pero igualmente exitosos, como Los cazafantasmas, Aterriza como puedas o Wild wild west.

Cliff Martínez y el uso de las nuevas tecnologías

El ex-batería del grupo de rock Red Hot Chili Peppers tenía aspiraciones más allá de dar conciertos multidudinarios ante millones de fans. Y vaya si las cumplió. Tras dejar el grupo probó suerte en el mundo de la composición de bandas sonoras y tuvo la suerte de estrenarse con un film que es hoy todo un clásico: Sexo, drogas y cintas de vídeo, de Steven Soderbergh, con quien volvería a trabajar en otras cintas como Traffic o Solaris.

Martínez experimentó con las nuevas tecnologías, que dan un aire íntimo a sus composiciones. No tiene miedo de probar todo tipo de sonidos, sobre todo de percusión, modificándolos a través de la electrónica. Dado que su background no es tradicional, tampoco lo son sus bandas sonoras, perfectamente reconocibles aún en las primeras notas.

La pareja Giacchino y J.J. Abrams

Otra de las parejas más fructíferas en cuanto a éxitos en cine y televisión es la formada por el director J.J. Abrams y el compositor Michael Giacchino. Giacchino destaca en su trabajo por ser polifacético y no temer el uso de diferentes objetos (y no solo instrumentos) a la hora de crear sus bandas sonoras. Trabajaron juntos en la serie Alias, donde su experiencia en el mundo de las músicas para videojuegos (la saga Medal of Honor es su mejor trabajo) hizo que mezclara temas orquestales con música electrónica, y volvieron a colaborar en la exitosa serie Perdidos, en la que no dudo en usar partes del fuselaje del avión para realizar la percusión.

Ya en el cine trabajaron juntos en Monstruoso, donde Giacchino se hizo cargo del tema principal de la película: la obertura de este tema es un claro homenaje a la música de las versiones japonesas de Godzilla, realizadas por Akira Ifukube.

Este es nuestro particular homenaje a James Horner, a su "Parabara", a sus compañeros de profesión y a la música en el cine. ¿Conocéis más casos de compositores "con sello"?

Imágenes | Cordon Press

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos