Compartir
Publicidad
Publicidad

"La cultura del esfuerzo ya no funciona": Isaac Rosa habla sobre los ninis en su nueva novela gráfica

"La cultura del esfuerzo ya no funciona": Isaac Rosa habla sobre los ninis en su nueva novela gráfica
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El novelista y columnista Isaac Rosa ha creado a partir de sus reflexiones sobre los modelos sociales y laborales una bibliografía en la que ha demostrado saber moverse de manera fluida entre el ensayo y la ficción, aprovechando los recursos que le ofrece cada formato de escritura para denunciar, exponer o teorizar. El aprovechar las idiosincrasia narrativa del cómic le llevó a trabajar junto con la dibujante Cristina Bueno 'Aquí vivió' (Nube de tinta, 2016), una novela gráfica con el drama de los desahucios como tema central.

Ahora, con 'Tu futuro empieza aquí'(Nube de tinta, 2017), junto con el ilustrador y dibujante Mikko, aborda la problemática del paro juvenil desde los ojos de los ninis, jóvenes que ni estudian, ni trabajan.

La obra, además, presenta un preciso retrato de la realidad laboral de España durante los últimos años a partir de un núcleo familiar que incluye un variado elenco de momentos de la vida del asalariado español a través de cuatro generaciones, así como un buen puñado de perfiles y anécdotas laborales que prácticamente cualquier lector puede reconocer como próximas. En esta entrevista, nos cuenta más cosas sobre su trabajo.

¿Cuál es la realidad del nini en la actualidad?

Creo que el nini durante estos años de la crisis ha sido una especie de personaje de ficción que se ha creado, especialmente, desde los medios. Es un cliché mediático que originalmente se refería a ese nini muy escaso y poco representativo que es el que dejó los estudios y no quiere estudiar ni trabajar, asimilado con alguien que está en casa de sus padres. A partir de ahí, se ha asimilado como nini a cualquiera que no trabaja ni estudia sin atender a la razón por la que no trabaja no estudia. Para mí, el nini es una forma de asomarnos a un colectivo amplio, romper con el cliché y ver la realidad de un montón de jóvenes que no trabajan o trabajan en la más absoluta precariedad y lograr entender que, realmente, lo que tenemos delante es un problema social enorme.

¿Podríamos decir que en 'Tu futuro empieza aquí' acumulas tu experiencia de La mano invisible y La habitación oscura, novelas en las que tratabas problemáticas laboras y juveniles, respectivamente?

Comparten obviamente interés y tanto en novelas como en cómic como en artículos de prensa hay una serie de elementos, personajes y colectivos que me interesan especialmente, tanto como ciudadano como como escritor. Entre todos esos problemas, conflictos y realidad, me interesa el mundo laboral. Una historia desde los ninis me permitía mirar más allá, ver qué esta pasando en el mundo del trabajo, no solo el cambio de condiciones, la precariedad y el empobrecimiento de los trabajadores, sino el cambio cultural de fondo que se refleja en la novela, en la distinta cultura laboral del padre del hijo, y cómo esa ruptura generacional abre una brecha entre ambos.

La novela gráfica como narrativa empática

Tu futuro empieza aquí

¿Cómo habéis organizado el proceso de creación de 'Tu futuro empieza aquí', cómo arrancó todo?

Una de las cosas que mas me gusta del trabajo en un cómic es el trabajo en equipo. Hice un tratamiento de la historia y, a partir de ahí se hizo una primera versión de guion bastante cerrado apoyado por un storyboard dejando que Mikko adaptase como le pareciese mejor.

Mikko: Justo la semana que me llamaron para proponerme este trabajo, acababa de terminar el guion de lo que pensaba que sería mi primera novela gráfica. Me pasaron un guion inicial, me contaron que era de Isaac Rosa, cuyo trabajo ya conocía, y veía que la temática me llamaba mucho, que tenia muchas posibilidades, así que me puse a ello. Ha sido un reto porque se sale un poco de lo que suelo ilustrar que he aceptado con mucho gusto, porque me permitía explorar distintas generaciones y distintos registros. Me llamaba mucho la atención, por ejemplo, la parte del personaje del padre.

¿Que es lo que te ha motivado a seguir haciendo novela gráfica?

La buena experiencia de la anterior, el trabajo en equipo y la buena acogida, que llegara a todo tipo de lectores, adultos y jóvenes, que funcionara en institutos de secundaria, hacia que fuese una experiencia para repetir. La motivación es que me interesa mucho el lenguaje de cómic como lector y dibujante de cómic frustrado pero, sobre todo, creo que hay historias que piden otro formato y lenguaje. Tanto 'Aquí vivió' como ésta las llevaba dentro pero no salían como una novela, a lo mejor necesitaban otro tipo de relación con el lector.

¿El lector acostumbrado a leer al Isaac Rosa de las columnas de opinión va a encontrar parámetros identificativos suyos en este cómic?

Hay muchos elementos comunes, ya no solo porque algunos de mis artículos los escribía mientras estaba con el guion del cómic y con la novela y se filtraban entre ellos, sino porque he dedicado varios artículos a los temas laborales de los jóvenes en concreto.

Optimismo y propuestas alternativas

Tu futuro empieza aquí

'Tu futuro está aquí' recorre muchas situaciones reconocibles, combinadas con propuestas de ficción y un tono alejado del habitual tremendismo... ¿Cómo habéis llegado a esta receta?

Llevo muchos años escuchando que soy un escritor pesimista, que mis novelas dejan un sabor amargo y poco espacio para la esperanza y hace años que me lo vengo planteando. A raíz de la reseña de una de mis novelas, me di cuenta que, en efecto, yo puedo ser un pesimista, pero no quiero contagiar ese pesimismo. Me di cuenta de que mis novelas y mis artículos me llevaban a ese pesimismo y a la ironía, que es una forma también de pesimismo, de no tomarte en serio la posibilidad de cambio. Me propuse no contribuir a extender más la amargura y el pesimismo que ya tenemos y que sí iba a intentar trabajar un poco más ese pesimismo de la voluntad.

"Seguimos siendo líderes de Europa de paro juvenil, pero no tenemos un problema de paro juvenil, tenemos un problema de paro en general"

Otro elemento que me interesa son las posibilidades de la literatura para ensanchar la imaginación, en este caso de imaginación política. Como sociedad, así como estamos sobrados de pesimismo, estamos muy faltos de imaginación política. Falta imaginación para pensar otras maneras de estar, otras maneras de relacionarnos, en el mundo del trabajo, otras formas de organización laboral, en el político, otras formas de organización social. Yo creo que la literatura puede ofrecer otra vía de ensanchar esa imaginación a base de probar. En esta novela gráfica probamos una forma de protesta. Me interesa mucho en literatura el "¿Que pasaría si...?". Y, en esta novela gráfica, es lo que hacemos, el qué pasaría si los jóvenes, los parados, abordasen un cierto tipo de acción.

Tu futuro empieza aquí

¿Qué pasa con la gente joven, qué vamos a hacer con su situación?

Tenemos un problema también de gente que trabaja en condiciones asimilables al paro. Cuando ha crecido tanto el porcentaje de trabajadores pobres, gente con un trabajo y una nómina que antes podía subsistir y ahora no lo consigue, el problema ya no lo tenemos solo con los parados. Seguimos siendo líderes de Europa de paro juvenil, pero no tenemos un problema de paro juvenil, tenemos un problema de paro en general.

Llevamos años escuchando lo del cambio de modelo productivo pero no sabemos cuál es, porque lo único que vemos es que se desarrolla la industria de servicios, es lo único que está creciendo. Tenemos un problema enorme que, pensando en el caso de los jóvenes es un problema de futuro, ya no solo porque hayan dejado de creer, como creían sus padres o creíamos nosotros, que si tu estudias o trabajas y te esfuerzas vas a conseguir algo en la vida. Ahora ven que estudian y no trabajan; trabajan y no consiguen seguir trabajando; consiguen seguir trabajando y no consiguen lo suficiente para montar una vida.

"Hoy en día le preguntas a cualquiera de nuestra generación qué va a ser de él dentro de diez años y no tiene respuesta"

El horizonte es bastante negro si piensas en gente que se va a pasar la vida con trabajos precarios, cotizando muy poco y generando muy pocos derechos, que prácticamente descarta cobrar jubilación. Venimos de una crisis en la que la sociedad ha resistido sin romperse porque había un colchón familiar importante de las generaciones anteriores que es el que ha permitido que la gente no acabase en la calle. El día de mañana, ¿qué colchón de ahorros y patrimonio van a ser capaces de acumular estos nuevos trabajadores para el día que venga la siguiente crisis? Como sociedad es algo que debería estar en el centro de nuestra preocupación.

¿Seguimos empeñados en transmitir a los jóvenes un modelo que no les vale?

Les estamos ofreciendo un espejismo, que es esa cultura del esfuerzo que ya no funciona. En el cómic, el personaje del padre pertenece a la generación en la que eso funciona, a la del sistema Fordista, en la que había trabajo, había estado de bienestar y en la que uno, si se preguntaba dónde iba a estar en diez años, podía contestar a esa pregunta, sabía más o menos qué iba a ser de su vida. Hoy en día le preguntas a cualquiera de nuestra generación qué va a ser de él dentro de diez años y no tiene respuesta, no hay esos elementos de seguridad que había antes. Insistimos en educar en una cultura del esfuerzo que no tiene recompensa.

Tu Futuro Empieza Aqui

¿El nini infiltrado es un ajuste de cuentas al programa 'El jefe infiltrado'?

Totalmente. 'El jefe infiltrado' es una de las cosas que más me han molestado en los últimos años, un formato denigrante, humillante y que extiende la desconfianza y el miedo en las empresas. Al pensar que tu compañero quizás sea tu jefe, lo que estás es convirtiendo el mundo del trabajo en un panóptico en el que debes tener cuidado porque cualquiera puede estar escuchándote o viéndote. Ese formato, que entiendo que lo que busca es el espectáculo televisivo, quería criticarlo y darle la vuelta, trasladar la inseguridad a los empleadores, que alguien se cuele en una empresa para trabajar.

¿Qué os gustaría conseguir con 'Tu futuro está aquí'?

Me gustaría conseguir lo que conseguimos con el cómic anterior, que nos leyeran todo tipo de lectores, pero también lo que no llegamos a conseguir., que es que la propuesta de acción que desarrollaba se llevase a cabo (placas conmemorativas que marcasen antiguos hogares de personas desahuciadas). Me encantaría encontrarme ninis infiltrados por ahí.

Mikko: Me gustaría que gustase sobre todo a gente joven que quizás no habla de su situación, que piensa que el problema es suyo y no de la sociedad. Puede que les anime a organizarse y compartir iniciativas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos