Compartir
Publicidad
19 momentos de solidaridad deportiva que resumieron a la perfección el espíritu olímpico
Ídolos de hoy y siempre

19 momentos de solidaridad deportiva que resumieron a la perfección el espíritu olímpico

Publicidad
Publicidad

Desde bien pequeños nos inculcan aquella famosa frase de lo importante es participar y no ganar, pero cuando se trata de una competición del calibre de los Juegos Olímpicos no hay frases de ese tipo que valgan. Uno se entrena todos los días y da lo mejor de sí para volver a casa con una medalla colgada en el cuello (de oro a poder ser) y ser el orgullo del propio país. Pero el tiempo ha demostrado que ese orgullo puede venir de distintas maneras.

El mundo sigue maravillado del acto de humanidad que demostraron tener la atleta neozelandesa Nikki Hamblin y la estadounidense Abbey D'Agostino tras caerse en la carrera de 5000 metros, y eso las llevó directamente a la final. Hay deportistas que demuestran que su ser es mucho más humano y sensible a través de sus actos. Y he aquí los mejores momentos de los deportistas vividos en la historia de los Juegos Olímpicos que nos enseñan que todavía debemos tener fe en el ser humano.

Berlin 1936: la amistad entre Jesse Owens y Lutz Long

Durante los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 Jesse Owens y Lutz Long protagonizaron uno de los momentos más épicos de la historia de las Olimpiadas. El deportista alemán Lutz Long era el favorito de Adolf Hitler, pero eso no impidió que forjara una amistad con el atleta afroamericano Jesse Owens. En la final de salto de longitud se enfrentaban, haciendo que Owens quedara como ganador. Ambos amigos se abrazaron frente al dictador.

Roma 1960: Abebe Bikila ganó el maratón sin zapatillas

Abebe Bikila fue el primer africano en subirse a un podio en los Juegos Olímpicos con una medalla de oro. Nadie apostó por él que compitió el maratón sin zapatillas deportivas. Esa hazaña la logró en 2 horas, 15 minutos y 16 segundos.

Abebe Bikila Maratona Olimpica Roma 1960 Abebe Bikila durante los Juegos Olímpicos de Roma 1960 (Foto: Blackcat para la Wikipedia italiana)

Múnich 1972: Teofilo Stevenson y su rechazo al millón de dólares

Teófilo Stevenson fue un boxeador cubano tres veces campeón olímpico y mundial. Se hizo famoso por su hazaña lograda en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 al rechazar una oferta de un millón de dólares para irse a pelear a Estados Unidos como profesional -lo que implicaba desertar de su país-. El cubano alegó,

No abandonaré a 11 millones de habitantes por un millón de dólares.

Sapporo 1972: compartir es vivir

La Unión Soviética era la favorita para ganar el oro en el biatlón celebrado en Sapporo. Durante la competición, uno de los integrantes del equipo, Alexander Tikhonov, se le rompió el esquí. Dieter Speer, del equipo alemán, le dio uno de sus esquís de reserva. Mientras que la Unión Soviética quedó primera, los alemanes ganaron el bronce -y algo más-.

Calgary 1988: el equipo jamaicano que inspiró a Disney

Calgary 1988 fueron unos Juegos Olímpicos muy importantes para Jamaica. En ellos se presentó por primera vez el equipo jamaicano de bobsleigh. Eso fue una gran proeza si tenemos en cuenta de que se trata de un país caribeño carente de nieve. El equipo lo formaban cuatro militares compatriotas de Bob Marley que se habían formado tan solo unos meses antes.

Durante la competencia, y como era de esperar, el equipo sufrió una caída . Al ver el trineo volcado -y conmovidos por el esfuerzo mostrado-, los espectadores los ayudaron a cargarlo hasta la línea de llegada. Años más tarde la historia inspiró a Disney para crear una película llamada Cool Runnings.

Cool Runnings Imagen sacada de la película Cool Runnings (Disney)

Seúl 1988: el rescate que le costó la medalla de plata

Lawrence Lemieux es un velerista del equipo canadiense que durante los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 demostró su lado más humano. Se encontraba en segunda posición y era de los favoritos para subir a podio pero debido a las inclemencias meteorológicas vio como una embarcación estaba en problemas: un competidor cayó al agua y el otro se aferraba al bote.

Lemieux no dudó en salirse de la competencia para rescatar a esas dos personas y esperó a que llegaran los salvavidas. Terminó en el puesto 23 de 32 embarcaciones, pero la Federación Internacional de Vela decidió otorgarle la medalla de plata que habría obtenido si no hubiese abandonado la competencia. Cuatro años más tarde, le dieron la medalla ‘Pierre de Coubertine’ que solo han recibido 12 personas y es concedida por el Comité Olímpico Internacional.

Atlanta 1996: la tenacidad de Kerri Strug

En los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 Kerri Strug, gimnasta estadounidense de 18 años y con poca experiencia deportiva, vio como recaía toda la responsabilidad para ganar el oro tras los fallos de su compañera Dominique Moceanu. En su primer intento cayó mal y, según revelaron los periódicos de la época, sufrió un severo esguince. En su segundo intento el salto lo finalizó cayendo prácticamente con un solo pie. Con lágrimas en sus ojos por el dolor fue subida a podio en brazos de su entrenador.

Sídney 2000: Corea del Norte y del Sur unidas

Durante las Olimpiadas celebradas en Sídney en el año 2000 Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), convirtió en la máxima prioridad de su agenda que las delegaciones de Corea del Norte y Corea del Sur desfilarán unidas, bajo una sola bandera durante la ceremonia inaugural.

Sídney 2000: el origen aborigen australiano de Cathy Freeman

Cathy Freeman es una atleta australiana de etnia aborigen. El momento más importante de su carrera se disputó en su propio país durante los Juegos Olímpicos de Sídney 2000. En la final de los 400 metros ganó la medalla de oro y no dudó en celebrarlo con una bandera aborígen que envolvió sobre sus hombros junto a la australiana.

Atenas 2004: el empujón a Vanderlei de Lima

Durante la prueba de maratón de los Juegos Olímpicos celebrados en Atenas 2004, a menos de 7 km para el final y cuando iba en primera posición, Vanderlei de Lima fue asaltado por el ex-sacerdote irlandés Cornelius Horan. Eso provocó que quedara tercero en la competición. Lejos de mostrarse enfadado o indignado, Lima mostró una gran deportividad y humildad al verse feliz por haber llegado a meta.

Atenas 2004: Markus Rogan, deportista del año en Austria

Durante los Juegos Olímpicos disputados en Atenas en 2004, el nadador Markus Rogan demostró el verdadero significado de amistad. Él y su amigo estadounidense Aaron Peirsol se disputaban el premio de 200 metros espalda. Peirsol quedó primero y Rogan segundo, pero el primer puesto se lo arrebataron ya que consideraron que hubo un giro ilegal durante la competición.

De ese modo Markus se proclamaba campeón, pero el título le duró muy poco ya que no consiguieron imágenes claras donde se veía la irregularidad de Aaron. El austríaco declaró,

Él es uno de mis mejores amigos (refiriéndose a Aaron) y no hay medalla más bonita que la propia amistad.

Torino 2006: el acto más humano por parte del entrenador noruego

Durante los Juegos Olímpicos de invierno de 2006 disputados en Torino, la esquiadora canadiense Sara Renner era una de las favoritas para subir al podio. Pero en plena bajada vio como uno de sus bastones se rompía, lo que hizo que sus competidoras la adelantaran. De entre el público apareció una persona que le cedió otro bastón para poder con continuar la prueba.

Ese hombre resultó el entrenador del equipo noruego Bjoermar Hâskenmoen. Después de todo el equipo canadiense quedó en segundo lugar y el noruego en cuarto, lo que provocó que la gente especulara alegando que sin su ayuda las noruegas podrían haber optado a podio. El propio entrenador dio una lección de vida al declarar:

Tratamos de mantener el espíritu olímpico, si no ayudas a alguien cuando debes hacerlo, ¿qué tipo de victoria obtienes?

Beijing 2008: Dara Torres se la jugó por una compañera

Dara Torres tenía 41 años en los Juegos Olímpicos de Beijing, haciendo que éstos fueran los quintos en los que competía. Durante las semifinales de los 50 metros libres, Dara ayudó a la sueca Therese Alshammar que se le había roto el bañador. Al ver que no había solución Torres corrió por la pista para pedir un poco de tiempo y así darle la oportunidad a Alshammar de cambiarse... Y así fue.

Beijing 2008: la oportunidad de ganar gracias al equipo de vela croata

Los marineros croatas Pavle Kostov y Petar Cupać terminaron en el puesto 17 en la competición de vela, sin embargo su embarcación fue parte fundamental de la medalla de oro ese año. ¿Los motivos? Ambos estaban junto a su entrenador Ivan Bulaja en la Villa Olímpica y se percataron que el barco del equipo danés sufrió severos golpes -éste era líder de la clasificación-.

A tan solo 15 minutos de que empezará la final, el mástil se les rompió. Kostov y Cupać no dudaron en prestarles su barco, y pese a que los daneses obtuvieron la séptima plaza lo suficiente para adjudicarse los puntos necesarios para alcanzar el oro.

Londres 2012: Dániel Gyurta y su triunfo dedicado a Alexander Dale Oen

El nadador húngaro Dániel Gyurta, ganador de los 200 metros estilo braza en Londres 2012, no dudó en hacer una réplica de su medalla para entregarle a la familia de Alexander Dale Oen. Éste era uno de sus mejores amigos y a la vez uno de sus rivales. Falleció meses antes de la competición por un ataque cardíaco. Gyurta declaró,

Estoy seguro de que él hubiera ganado los 100 metros en Londres. Esto es lo menos que puedo hacer para homenajear a mi amigo.

Sochi 2014: la oportunidad de poder acabar con dignidad

Durante las semifinales de la prueba de esprint del esquí de fondo de Sochi 2014 hubo un acto de bondad que demostró que el ser humano es bueno. El esquiador ruso Anton Gafarov era uno de los favoritos para ganar pero tras sufrir varias caídas uno de sus esquís se rompió. El entrenador de Canadá, Justin Wadsworth, agarró uno de los esquís de su equipo y se lo ofreció a Gafarov -iba ya tres minutos por detrás del grupo de cabeza cuando sólo le faltaban unos 200 metros para terminar el recorrido-.





En declaraciones a la prensa afirmó que,

Era como ver a un animal atrapado en una trampa. Cuando eso sucede uno no puede simplemente sentarse y no hacer nada al respecto. (...) Quería que pudiera cruzar la línea de meta con dignidad.

Sochi 2014: la espera del vencedor Dario Cologna

El esquiador suizo Dario Cologna se proclamó campeón en la disciplina cross country, pero su gran victoria fue otra. Y es que no dudó en esperar en la meta unos 28 minutos al esquiador peruano Roberto Carcelén para felicitarlo y abrazarlo. Éste se rompió dos costillas en el entrenamiento pero quiso competir ya que iban a ser sus últimos Juegos Olímpicos.

Río 2016: Adelinde Cornelissen y la retirada para salvar a su caballo

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, pero para la holandesa Adelinde Cornelissen su mejor compañero de fatigas es su caballo Parzival. La jinete notó como poco antes de iniciar una competencia al equino le empezó a subir la temperatura. Por ello hizo lo impensable: priorizó la salud del animal y se bajó del equino, saludó y se despidió.

Con tal de protegerlo, decidí renunciar. Mi compañero, mi amigo, el caballo, lo dio todo siempre por mí a lo largo de toda su vida y no se merecía que yo lo pusiera en peligro. (...) Los veterinarios llegaron a la conclusión de que el caballo fue mordido por un insecto, araña o algún tipo de animal que produce sustancias tóxicas. El caballo contrajo fiebre y tenía la cabeza hinchada el día antes del evento. Le dieron líquidos, le hicieron pruebas de sangre y pasó por los Rayos-X. (...) Estoy feliz. Parzi es feliz y está en forma otra vez.

Río 2016: Hamblin y D'Agostino, las auténticas ganadoras

La noticia que está dando vueltas por el mundo y que se ha vuelto viral estos días viene de la mano de las atletas Nikki Hamblin y Abbey D'Agostino. Hamblin pisó el bordillo interior de la pista desequilibrándose y cayéndose al suelo, lo que provocó que D'Agostino -se encontraba a sus espaldas- no pudo evitar el tropezón y siguió la misma suerte.

Ésta no dudó en ayudar a su rival para levantarse y terminar la prueba juntas pero segundos más tarde, D'Agostino se dejó caer y fue Hamblin quien la levantó y se quedó a su lado para cerciorarse de que estaba bien. Los jueces las recalificaron de nuevo, pero pese a ello Abbey D'Agostino no podrá competir ya que se rompió el menisco y el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha.

Fotos | Twitter @Olympics, Blackcat, History Division United States Marine Corps

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio