Compartir
Publicidad

Madrid CFF: niñas campeonas en una liga de fútbol donde todos los demás son niños

Madrid CFF: niñas campeonas en una liga de fútbol donde todos los demás son niños
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

“¿Qué le diríais a la gente que dice que el fútbol no es cosa de chicas?”, les pregunto a las niñas del Madrid CFF, ahora en categoría Alevín (de 10 y 11 años). Se miran entre ellas, extrañadas, como si les preguntara una soberana obviedad. “Pues no sé, que nos vean jugar” (primera vez que me siento vieja preguntando algo).

Son las primeras campeonas femeninas de la historia de una categoría que solo habían ganado chicos, con dos ascensos consecutivos. A falta de un partido de la temporada, son oficialmente campeonas con 158 goles a favor y 19 en contra. La semana pasada nos pasamos por uno de los tres entrenamientos semanales del equipo para conocerlas junto a su entrenadora y ver con nuestros propios ojos su juego.

Ellas lo ven totalmente normal, no hay sentimiento de sexismo

Hpv41 Foto Madrid Cff Equipo

Ante dicha hazaña es complicado no girarse a verlas, pero ellas lo ven con toda la naturalidad del mundo. “Ellas ven totalmente normal jugar contra chicos y ganar, están acostumbradas, tanto ellas como ellos”, nos cuenta Alba Mellado, la entrenadora del equipo blanco.

“Si es verdad que al principio había algún que otro comentario, pero después de verlas jugar aplauden y señalan el bonito juego que hacen. Hemos conseguido que viendo cómo juegan las niñas, la mentalidad de muchos padres cambie. Ver que evolucionan, que con el tiempo van mejorando... Al final reconocen su talento”.

Chicas en el entrenamiento

Las chicas ascendieron a Primera la temporada pasada con 198 goles a favor y 18 en contra y este año ya tienen garantizado el ascenso a la categoría Preferente. De los 22 partidos jugados esta temporada, han ganado todos excepto uno en el que empataron y otro que perdieron.

Lo que más llama la atención sin duda es el aura que se respira entre las chicas, de compañerismo y unión entre ellas. Mientras entrenan, se caen, chutan, se ríen entre ellas sin dejar de concentrarse al máximo en su juego. En su cabeza parece que siquiera conciben que la gente se sorprenda de que son chicas jugando al fútbol (y siendo muy buenas). Simplemente lo dan por sentado.

A día de hoy, como nos confirma su entrenadora, aún el balance de cantidad de chicos y de chicas que juegan hay una diferencia abismal, pero el hecho de que cada vez se trate con más naturalidad hace que le pique más "el gusanillo" del fútbol a más chicas, o que no tengan reparos en apuntarse.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio