Compartir
Publicidad

Quién es Adam Saleh, el youtuber expulsado de un avión comercial por, según él, hablar en árabe

Quién es Adam Saleh, el youtuber expulsado de un avión comercial por, según él, hablar en árabe
63 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se abre el telón y aparece la imagen de Adam Saleh, cargado con una mochila y ataviado con una gorra, frente a la cámara. "Hemos hablado un idioma diferente en el avión y ahora nos están expulsando". De fondo se aprecia ajetreo, hombres insultando a Saleh y las azafatas del avión empujando a Saleh y a su compañero fuera, mientras otros ocupantes a su lado se muestran indignados.

La secuencia, de apenas un minuto, acumula más de 100.000 retuits en apenas un par de horas. Desde entonces, Saleh ha subido otros Periscope (vídeos en directo) a Twitter en los que ha explicado el resto de la historia. Es estadounidense, nacido en Nueva York hace 23 años, pero hijo de yemeníes, de modo que conoce y habla el árabe. Lo estaba utilizando con un amigo suyo hasta que, al parecer, otros pasajeros se mostraron alarmados. Y de ahí a la escena final de su expulsión y al viral del día.

¿Por qué Saleh? La polémica se ha articulado en torno a dos historias diferentes: por un lado, la América dividida (era un avión de Delta) que no está dispuesta a aceptar símbolos de otra cultura que no sea la suya propia; por otro, el propio Saleh, un prolífico youtuber especializado en gastar bromas de todo tipo.

Hoy actor y también músico, la viralidad de Saleh se explica previa al episodio con Delta Airlines. Sus orígenes en YouTube se remontan a 2012, cuando inicia TrueStoryASA junto a Sheikh Akbar y Abdullah Ghuman, y más tarde cuando participa en otro canal colaborativo titulado 3MH. La temática de Saleh y sus compañeros varía, pero se centra habitualmente en el humor ligero, en toques de macarrismo humorístico y en asuntos identitarios relacionados con el Islam y con su carácter de hijo de inmigrantes.

Una carrera salpicada de bromas identitarias

Su carrera como youtuber tuvo poco impacto lejos de la plataforma hasta que en 2014 realizó una broma de carácter viral centrada en la discriminación que los árabes sufren frente a la policía estadounidense por su aspecto. El vídeo, titulado "Racial Profiling Experiment", presentaba dos escenas: en la primera, Saleh y Seikh discutían ataviados con ropa occidental; en la segunda, como árabes. Frente a un policía de Nueva York, en la primera escena no eran cacheados o detenidos y en la segunda sí.

El vídeo podía servir como denuncia del doble rasero de la policía estadounidense para con las minoría (existente)... o como broma. Poco después se descubrió que la acción, que había acumulado 1.000.000 de visitas en YouTube, era un montaje. Una broma en la que el policía protagonista también estaba envuelto.

¿Cómo? En The Smoking Gun hablaron con una fuente del Departamento de Policía de Nueva York que explicó lo inverosímil de la escena: un policía a pie y solo no patrulla una calle desierta en medio de ninguna parte. Tampoco pregunta cuestiones como "¿por qué va vestido así?". Los autores del vídeo habían logrado evitar que YouTube lo tirara pixelando la cara de policía, y respondieron a las acusaciones de hoax subiendo otras imágenes de momentos previos a la escena en la que defendían la veracidad de su contenido.

El episodio puso a Saleh en boca de muchos medios. Su carácter conflictivo y racial ganó la atención de los periódicos sensacionalistas tanto estadounidenses como británicos. Un año después, y ya con su carrera lanzada, el Daily Mail publicaría que Scotland Yard habría pagado tanto conciertos de Saleh en Reino Unido como la composición de uno de sus singles, 'Survivor', en el que se habría buscado dirigir una respuesta al yihadismo radical desde una figura joven y con influencia en las redes sociales.

Ahora, Saleh vuelve a los medios (The Sun ha sido el primero en recoger el vídeo), y la polémica podría, una vez más, tratarse de una broma. No lo parece, en cualquier caso. Como recoge CBS, Delta ha anunciado una información sobre lo sucedido, especificando que el motivo de la expulsión de Saleh y de su compañero no ha sido "hablar en árabe" sino la queja generalizada de 20 pasajeros por el comportamiento de ambos (se refiera esto último a lo que se refiera). Saleh ha lanzado una campaña de boicot a Delta.

La campaña, de momento, sólo tiene tirón en Twitter, pero ha impulsado a otros usuarios a denunciar casos similares.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio