Compartir
Publicidad

Rey Mysterio: ascenso, caída y retorno del eterno héroe improbable

Rey Mysterio: ascenso, caída y retorno del eterno héroe improbable
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Santo, Blue Demon y Mil Máscaras son los tres principales responsables de la enorme popularidad adquirida por la lucha libre en México, algo que se ha mantenido durante muchos años después de la retirada de todos ellos. Uno de los nombres más destacados durante las últimas décadas es el de Rey Mysterio, una de las mayores estrellas de lo que aquí conocimos durante mucho tiempo bajo el título de 'Pressing Catch' y que aún hoy continúa en activo.

El verdadero nombre de Rey Mysterio es Óscar Gutiérrez Rubio y nació en Estados Unidos el 11 de diciembre de 1974. Eso sí, su debut en el ring se produjo en México en 1989, contando para ello con el apoyo de su tío, otro célebre luchador del que acabó heredando su nombre tras probar con otros que no terminaron de cuajar. En cuanto alcanzó la mayoría de edad fue fichado por la AAA, la más destacada compañía de lucha libre mexicana, y bien poco tardó en convertirse en toda una leyenda.

Su ascenso a la cima dentro del ring

Apenas tres años en México fueron suficientes para que Paul Heyman fijase su mirada en él y en otros talentos de la AAA como Eddie Guerrero para ECW, una compañía independiente americana que gozó de cierto prestigio a finales de los 90 gracias a la contundencia de sus combates, pero que nunca destacó por su fuerza financiera. Ese fue el principal motivo de que Mysterio abandonase ECW en 1996 para dar el salto a WCW, una empresa propiedad de Ted Turner que por aquel entonces se convirtió en la compañía de lucha libre número 1 de Estados Unidos.

Con el paso de los años, han sido varios los luchadores que han realizado maniobras aéreas muy vistosas para deleite de los fans, pero Mysterio fue durante mucho tiempo el que más destacó en esa materia. Por ello, pronto se convirtió en uno de los miembros más populares de la división crucero de WCW, es decir, el que estaba reservado para aquellos luchadores por debajo de los 100 kilos de peso y a la que no pocos atribuyen una parte importante del éxito de WCW a finales del siglo pasado.

Ni un mes pasó desde su debut en WCW hasta que consiguió el primer título crucero de los que cinco que logró durante su estancia en WCW en un disputado combate contra Dean Malenko. Sus peleas contra Psicosis, Chris Jericho, Eddie Guerrero, Chris Benoit o el propio Malenko eran jaleadas por el público, pero Eric Bischoff, uno de los jefazos, nunca vio en ellos a auténticas estrellas, por lo que jamás los consideró como una posibilidad para liderar la compañía

El estancamiento

Ese techo para los miembros de la división crucero hizo que luchadores como Chris Jericho, Eddie Guerrero o Chris Benoit fueran abandonando WCW rumbo a WWE, pero Mysterio fue uno de los que se quedó en la empresa hasta su cierre en 2001. De hecho, llegó a aceptar perder un combate en el que ponía su máscara en juego, un símbolo de suprema importancia para los mexicanos, con la promesa de que le darían la oportunidad de progresar más allá.

Sus esperanzas no tardaron en caer en saco roto, ya que su premio fue participar en algunos combates contra los que eran considerados como las verdaderas estrellas y una breve aparición en 'Listos para luchar', la película protagonizada por David Arquette. Sí, esa que promocionaron haciendo campeón al actor en una decisión que muchos consideran como la que condenó de forma definitiva a la muerte a WCW. Además, la carrera como actor de Mysterio nunca fue más allá de una breve participación como especialista en una escena de 'Freddy contra Jason' en la que un personaje tenía que dar un salto desde gran altura, algo a lo que él estaba ya muy acostumbrado, y la aparición en un sketch de Funny or Die.

Tras un breve paréntesis en el que volvió a México y participó en varias compañías independientes americanas, Mysterio dio el salto a WWE en 2002, y allí su inusual agilidad volvió a ser utilizada durante varios años en la división crucero. Por lo visto, la idea de un David contra Goliath, algo habitual a lo largo de su carrera -conviene recordar que únicamente mide 1 metro y 68 centímetros-, tenía un límite. Volvió a ser campeón en tres ocasiones, siendo el único luchador que logró ostentar el campeonato crucero un total de ocho veces, aventajando en un reinado a Billy Kidman y en dos a Chavo Guerrero.

Eso sí, Mysterio ya se había convertido en un luchador clave para la WWE, ya que su popularidad entre el público, especialmente en México, hizo que su merchansiding empezase a vender bastante. Seguramente por ello hasta le dieron la oportunidad de que su tema musical 'Crossing Borders' fuese la canción oficial del PPV 'No Way Out' en 2004. Además, también permitieron que fuera uno de los intérpretes de 'Booyaka 619', la canción que acompañaba su entrada al ring desde el 2005, aunque apenas un año después se optó por una nueva versión de la misma sin su participación vocal.

El campeonato mundial y su popularidad se dispara

El ya mencionado Eddie Guerrero fue clave en que la carrera de Mysterio diera un salto, primero con un feudo entre ambos tremendamente personal, y luego porque WWE decidió que había llegado el momento de dar una gran oportunidad a Mysterio. ¿El problema? Sólo se produjo tras la trágica muerte de Guerrero el 13 de noviembre de 2005. No son pocos los que aún hoy defienden que la compañía jamás hubiera promocionado con tanta fuerza a Mysterio de no ser por eso.

Sea cual sea el caso, lo único innegable es que Guerrero era más popular que Mysterio y que la WWE siempre ha dado una gran importancia al mercado latino, por lo que era lógico que quisieran llenar el gran vacío que había dejado. En enero de 2006 se celebró una nueva edición del Royal Rumble, ese combate donde 30 luchadores van entrando al ring hasta que solamente queda uno, y Mysterio fue el sorprendente ganador tras conseguir aguantar dentro del cuadrilátero más de 62 minutos, un récord no superado a día de hoy.

Tras un feudo en el que el nombre de Eddie Guerrero fue utilizado de forma notable, Mysterio se hizo con su primer campeonato de los pesos pesados el 2 de abril de 2006 en el combate que podéis ver justo encima de estas líneas. 112 días duró su primer reinado como campeón de los pesos pesados, el décimo más largo de dicho título en WWE. Eso sí, en su momento fue el cuarto y la derrota ante Booker fue irrelevante para que Mysterio se afianzase como una gran estrella.

De hecho, dio la sensación de que en WWE querían seguir sacando todo el jugo posible a Eddie Guerrero y la carrera de Mysterio giró durante un buen tiempo alrededor de su feudo con Chavo Guerrero, sobrino de Eddie. Eso ayudó a que su popularidad, sobre todo entre los más pequeños de la casa, permaneciese intacta, algo que la compañía aprovechó en varias ocasiones para volver a situarlo en la órbita por el título mundial, pero siempre perdiendo.

La "consolación" llegó con su primer campeonato intercontinental conseguido el 5 de abril de 2009 en un combate que apenas duró 21 segundos y que provocó la retirada de su contrincante. Eso sí, la carrera de Mysterio sufrió su primer importante manchón poco después al ser sancionado con 30 días de empleo y sueldo por dar positivo en un control de drogas.

Poco después se dijo que fue fruto de un malentendido por no haber informado de una receta médica, pero las dudas reaparecieron cuando en abril de 2012 sufrió una suspensión por motivos similares, aunque en este caso de 60 días. Tampoco fue algo especialmente grave en lo referente a su relación con WWE -es algo permitido, aunque una tercera vez supone el despido automático-, ya que Randy Orton pasó por lo mismo y tiempo después consiguió volver a hacerse con el título máximo de la compañía, pero sí que afeó un poco su imagen como ídolo infantil.

Exprimiendo a fondo su fama

Behind Mask
Una de las mejores formas de medir su popularidad es que hay una serie de luchadores que además de su sueldo reciben un bonus adicional por las altas ventas de su merchandising, desde las típicas camisetas hasta algo tan característico como réplicas de las máscaras utilizadas Mysterio. Sus ventas eran tan elevadas que cuando tocó renovar su contrato en 2009 se incluyó una cláusula por la que también pasó a cobrar un bonus de un 4% por las altas ventas de los productos basados en su imagen. Lógico que ese mismo año se publicase 'Rey Mysterio: Behind the Mask', un best seller en el que se sinceraba sobre lo que el wrestling significa para él y ofrecía además un detallado repaso a su carrera.

Para que os hagáis una idea de la importancia real de las ventas, muy pocos luchadores reciben un porcentaje adicional a lo habitual, siendo John Cena, la máxima estrella de la compañía durante los últimos 10 años, el único que superaba a Mysterio al ingresar un 6,25% adicional. A cambio, su sueldo era muy inferior al de Cena y también estaba por debajo del de otros luchadores de la compañía, aunque lo cierto es que con el nuevo contrato pasó a percibir más del doble que antaño -en 2005 apenas cobraba algo más de 400.000 dólares y en 2014 esa cifra ascendió hasta casi un millón-, una de sus exigencias para firmarlo.

Volviendo a su trabajo dentro del ring, en 2010 volvió a ganar el campeonato de los pesos pesados, pero fue un reinado efímero que apenas duró 28 días. Con todo, ya fue bastante más que las pocas horas que ostentó el título máximo de WWE, ya que el mismo 25 de julio de 2011 lo ganó y lo perdió, Durante esos años siguió dándolo todo, pero la compañía empezó a usarlo como un complemento de lujo para dar fuerza a nuevos villanos como Batista o Alberto del Río, un luchador mexicano por el que WWE apostó muy fuerte con escasa fortuna.

Sin embargo, su estilo de lucha se dejó notar y pronto empezaron a llegar diversas lesiones que hicieron que pasara casi más tiempo fuera que dentro del ring, lo cual hizo que la popularidad de su merchandising empezase a perder fuerza y acabase desapareciendo de la lista de los más vendidos. Sin embargo, su fama estaba fuera de toda duda y se dejó ver en varias campañas publicitarias como la que tenéis justo encima de estas líneas u para Trident en México para la que rodó varios spots -aquí podéis ver uno y pinchad aquí para ver otro-, donde seguía siendo todo un ídolo.

De hecho, Vince McMahon, el mandamás de WWE, no dudó en utilizar la excusa de sus lesiones para extender unilateralmente su contrato durante un año más pese a esa bajada de ventas y a la monumental pitada que recibió en la Royal Rumble de 2014 al ser el último participante en lugar de Daniel Bryan, el gran favorito del público por aquel entonces. A decir verdad, Mysterio no volvió e participar en combate alguno desde esa polémica renovación hasta que obtuvo finalmente su libertad de WWE a finales de febrero de 2015.

El trágico regreso a México

El pasado mes de marzo regresó a AAA y su triunfal regreso a México pronto se vio empañado de negro por un trágico accidente sucedido por un combate por parejas que acabó de la peor forma posible al perder El Hijo del perro Aguayo el sentido, muriendo de poco después como consecuencia de lo sucedido durante la pelea. Muchos quisieron culpabilizar a Mysterio por lo sucedido -posiblemente una de sus patadas fue la responsable del accidente-, pero la propia familia del fallecido salió en su defensa.

Mysterio ha seguido peleando desde entonces y el punto culminante de su nueva etapa en México fue su combate contra Myzteziz en Triplemania XXIII el pasado 9 de agosto. Era una de las contiendas soñadas por los mexicanos, ya que Mysteziz se convirtió en el luchador mexicano más popular en su país natal como Místico antes de probar fortuna en WWE, donde la intentona de utilizarlo como sustituto de Mysterio para el mercado latino no llegó a funcionar por mucho que sus ventas de merchandising como Sin Cara sí fueron buenas. Quizá por eso se optó por mantener el personaje pero con otro luchador oculto tras la máscara una vez Místico regresó a México.

Además, su gran popularidad en México no pasó desapercibida y Paramount llegó a un acuerdo con él para que fuese su embajador en dicho país. El acuerdo se inició promocionando 'Terminator Génesis' -atención al aspecto que lució entrando al ring durante una pelea este pasado verano- y no mucho después grabó este mensaje para animar a sus compatriotas a ver la quinta entrega de 'Misión Imposible'. El trato es además a largo plazo, ya que incluye la realización de vídeos similares para promocionar otros grandes títulos que aún incluso ni han llegado a empezar a rodarse.

Volviendo a su duelo con Mysteziz, su primer pelea se saldó con una victoria para Rey en el evento principal de Triplemania XXIII y aún está pendiente la revancha, que igual hasta podría ser su última pelea dentro de este regreso a México, pues han surgido varios rumores apuntando a un posible regreso a WWE. Ya veremos qué nos depara el futuro.

En Magnet | A un ring de wrestling se ha subido gente difícil de imaginar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio