Spam, la carne en conserva que dio nombre al correo basura, bate récords de ventas ocho décadas después

Spam, la carne en conserva que dio nombre al correo basura, bate récords de ventas ocho décadas después
7 comentarios

En el Green Midget Cafe de Bromley (Londres) se reúnen varios vikingos en una mesa. Aparece de la nada una pareja de ancianas. "Buenos días, ¿qué tienen?", preguntan. “Buenos, días. Tenemos huevos con bacon; huevos, salchichas y bacon; huevos y spam; huevos, bacon y spam; huevos, bacon, salchichas y spam; spam, bacon, salchichas y spam; spam, huevos, spam, spam, bacon y spam; spam, spam, spam, bacon y spam; spam, spam, spam, spam, spam, spam, judías y spam. O langosta thermidor aux crevettes con salsa Mornay con paté de trufa, coñac, huevo y spam". La señora contesta: "¿No tienen nada sin spam?". "Bueno, algún plato mucho spam no lleva", le contesta la dependienta. "¿Y no puedo pedirlo sin spam directamente?", insiste. "Puaaajjj", exclama la dependienta.

Este sketch de los Monty Python emitido en 1970 con la carne en conserva como protagonista, usada como racionamiento enlatado en la Segunda Guerra Mundial, bautizó ocho años después al correo basura, plaga de la sociedad moderna de Internet. Ahora, 50 años después, incluso Gmail tiene un apartado donde se redirige el spam. Con más de ocho décadas en el mercado, la marca de carne enlatada Spam ha registrado ventas récord en el 2021 por séptimo año consecutivo. ¿Qué está pasando?

El producto, lanzado en 1937, se hizo muy popular entre sus clientes por ser relativamente barato y tener una larga vida. Durante la Segunda Guerra Mundial fue distribuido en toneladas y se usó para alimentar tanto a las tropas estadounidenses como a los civiles europeos de las naciones aliadas. Spam también fue muy consumido los años posteriores al conflicto, cuando muchos países intentaban reconstruirse y los alimentos escaseaban.

Historia de Spam

Aunque oficialmente podría ser descrito como jamón y paleta de cerdo o jamón condimentado (hay versiones con cerdo y pollo, o pavo asado para ser alimento halal), en el imaginario popular ha quedado SPAM como siglas de Squirrel, Possum And Mouse (ardilla, zarigüeya y ratón), Spare Parts Already Minced (partes sobrantes previamente picadas), Something Posing As Meat (algo haciéndose pasar por carne) o Specially Processed Artificial Meat (carne artificial especialmente elaborada).

Con el paso del tiempo, este producto se convirtió en sinónimo de un ingrediente barato en Occidente, pero se vio como un manjar en la región de Asia-Pacífico, lo que explica en parte el éxito de la marca en los últimos años. El Spam fue llevado a Corea del Sur por el ejército estadounidense durante la Guerra de Corea en la década de 1950, como un intento de abordar la falta de alimentos durante el conflicto. Sin embargo, el producto fue tan absorbido por la cultura surcoreana que se convirtió en uno de los platos favoritos del país: el "budae jjigae" o "estofado militar".

Durante el Año Nuevo Lunar, se vende en supermercados como un artículo de lujo, con un empaquetado especial, utilizado como obsequio. Esta comida enlatada también tiene un gran mercado en el estado de Hawái, donde se encuentra en el menú de varios restaurantes del archipiélago. Allí se consume en el desayuno con huevos y arroz. También en otros platos de arroz frito o como una especie de sushi, el "Spam musubi".

Recetas Spam

De la lata a la bandeja de entrada de tu email

La victoria que ganó después de la Segunda Guerra Mundial la convertiría, años más tarde, en sinónimo de correos electrónicos no deseados. La razón, según el etimólogo Graeme Donald, se remonta a aquel sketch de los Monty Python en 1970, en el que una pareja va a un restaurante donde cada plato del menú tiene como ingrediente el Spam. Aunque la mujer deja claro que no le gusta la comida enlatada, el asistente repite con voz chillona: "Spam, Spam, Spam, Spam..."

El uso de la palabra como sinónimo de mensaje molesto y no deseado se volvió rápidamente universal entre los usuarios de Internet, como un meme, tal como explicaba Finn Brunton, autor del libro Spam: una historia secreta de Internet.

Aquel sketch fue también lo que se le vino a la cabeza a los 392 miembros de Arpanet cuando recibieron en 1978 un correo de su compañero Gary Thuerk, de Digital Equipment Corporation (DEC), en el que intentaba venderles un ordenador profesional por medio millón de euros al cambio actual (había puesto de moda los miniordenadores en los 60, antes que Apple y Microsoft). Así de intrusiva consideraron aquella comunicación. Tanto como el spam de los Monty Python. Incluso un edificio se levantó en su honor en el condado estadounidense que lo vio nacer, Mower County (Minnesota), donde hay un museo del spam.

El reciente éxito de la marca, ahora presente en más de 80 países, motivó a Hormel Foods a estudiar una expansión de su catálogo de productos de la familia Spam, que debería llegar a los estantes en 2023, según dijo su director en la última reunión de inversores. A medida que las personas continúan buscando opciones de despensa estables y fáciles de usar durante la pandemia del Covid, el Spam se abre camino en más y más carritos de compras en todo el mundo. De hecho, la empresa informó en 2020 de un aumento del 22% en la venta de sus productos.

Y sí, SPAM es, al final, el acrónimo de Spiced Ham (jamón especiado).

Temas
Inicio